domingo, 3 de julio de 2016

YA DIEZ AÑOS....

Hoy 3 de Julio de 2016

el blog
 DE RE COQUINARIA,

cumple sus diez años de existencia.


Todo comenzó gracias a un curso del CEFIRE de Sagunto en el que la magistra Ana Ovando nos enseñó los rudimentos básicos para crear un blog.

¡Gracias Ana!

Han pasado muchos años ya, pero la ilusión y las ganas de seguir investigando sobre el mundo culinario de la antigua Roma sigue brillando como el primer día. 

Quizás el tiempo de dedicación no sería todo el que nos gustaría pero lo importante es seguir ahí. 

Un año más esta entrada está dedicada a todos vosotros, pues sin vosotros De Re Coquinaria no sería lo que es.

                                                            Gracias por estar siempre ahí

Nos vemos en septiembre.

Feliz verano a todos

Plurimam salutem!

domingo, 19 de junio de 2016

CYPERVS ESCVLENTVS, LA RICA CHUFA

Con el nombre científico de CYPERVS ESCVLENTVS, también llamado juncia avellana, nace el rico tubérculo tan cultivado en la actualidad por nuestras tierras, la CHUFA.

Sobre su ORIGEN, no hay noticias exactas, podría venir del este de África pues se han encontrado restos e imágenes de ella en el mundo egipcio, pero al no tener constancia lo único que podemos afirmar es lo que nos indica Teofrasto, IV, 8, 2, 6,12 afirma: “La chufa es una planta común a todos los ríos”

Sobre sus CARACTERÍSTICAS leemos en Teofrasto, IV, 8, 2, 6,12:“Nace en los terrenos arenosos no alejados del río. Presenta forma redondeada, del tamaño de un níspero, pero sin hueso y sin corteza. Echa hojas parecida a las de la juncia larga. Los indígenas la recolectan y las hierven en cerveza hecha de cebada y resultan muy agradables. Todos las comen como manjar exquisito. De ella pueden comer vacas y ovejas”

Dioscórides, I, 4 afirma: “La juncia avellana. Otros la llaman ‘cetro protector’ (erysískēptron) que es otro de los nombres del aspálato; [los romanos radix iunci, otros iuncus.]

Tiene hojas semejantes al puerro, aunque más largas y enjutas, un tallo de un codo o incluso más, anguloso, semejante al del junco, en cuya culminación hay una excrescencia de hojitas pequeñas y semillas. Sus raíces por debajo, que son precisamente lo que sirve de provecho, están empalmadas unas con otras con forma de aceitunas alargadas, o también redondas, son negras, bienolientes, amargas. Nacen en lugares cultivados y pantanosos, y la mejor es la más pesada, compacta, gruesa y difícil de tronchar, áspera, y bien oliente con cierta acritud. Así es la de Cilicia, la de Siria y la procedente de las islas Cícladas"

En las Geopónicas II, 6, 32 de Casiano Baso encontramos unas referencias a la juncia, pero nos surge la duda si se trata de la juncia avellana o la otra juncia que pertenece a la misma familia, salvo que la chufa es cyperus esculentus y la otra es cyperus longus. Pese a todo, veamos sus reflexiones sobre esta planta: 
“La juncia llamada por algunos zérna, tiene las hojas nuevas semejantes a las del ajoporro, delgadas y un tallito como el del junco pero más fino, y en el extremo semilla como la del mijo; la raíz negra como una aceituna negra  y sabrosa al paladar”

USO MÉDICO

Dioscórides, I, 4 enumera sus propiedades: {2} La virtud de su raíz es calorífica, desopilativa, si se bebe es diurética en quienes padecen del mal de piedra y en el enfermo de hidropesía. Presta ayuda también a los picados por un escorpión, y va bien, aplicada en baños de vapor, para los enfriamientos y cerramientos de la matriz, pues provoca la menstruación. Seca y majada es eficaz para las úlceras de la boca y las corruptivas. Se mezcla también con cataplasmas emolientes y caloríficos y es útil para producir las sustancias astringentes de los perfumes”

Podemos resumir así sus PROPIEDADES TERAPÉUTICAS

Contra llagas malignas, úlceras o aftas de la boca 
Diurético 
Mordeduras de escorpión 
Para menstruar
Para, invasivas 
Para tratar la hidropesía

Y sus FORMAS DE USO

Aplicado directamente
Bebido con agua (o solo)
Emplasto, cataplasma
Ingrediente para perfumes
Sahumerio, vahos

Plinio, XXI, 70, 117-118 también hace mención a su uso médico: “Sus raíces resultan digestivas y diuréticas”

También Casiano Baso en Geopónicas XVIII, 15, 3 habla de su uso para curar la sarna “frotando azufre y juncia triturados junto el albayalde y mantequilla” 

En el mismo libro leemos su empleo contra la pediculosis lavando lo zona con “la decocción de la juncia”



USO CULINARIO

Su empleo viene de lejos, quizás del neolítico, consumida seca e hidratada con agua. E incluso molida para conseguir una harina de chufa para dulces o panes.

Contrasta bastante con el uso que hacemos en la actualidad de la chufa pues se toma como horchata, es decir, bebida hecha con los frutos machacados de la chufa, mezclados con agua y azúcar, pero la horchata se puede hacer de otros productos como de cebada de donde vendría su nombre del latín  hordeāta , 'hecha con cebada' (hordeum).

Teofrasto, IV, 8, 2, 6,12 nos dice que: “La chufa es comestible y tiene un sabor delicado” “Es una planta herbácea, de manera que no tiene ningún uso, como no sea el de que sirve de alimento. Sobresale por su gustoso sabor”

Añade Teofrasto, IV, 2: “Parece que se distinguen por su suavidad y por ser las plantas más utilizadas en la alimentación, tres: el papiro, la planta llamada sári  y la que llaman «chufa»

En Apicio encontramos varios usos:

a)      Para simular aceite de Liburnia, en el Danubio

RECETA DE ACEITE DE LIBURNIA
Mezclar con aceite español helenio, hojas frescas de chufa y de laurel, todo triturado y pasado por el tamiz hasta hacerse un polvo muy fino, sal frita bien desmenuzada. Mezclar todo con cuidado durante 3 días o más. Dejar reposar algún tiempo, y todos creerán que es aceite de Liburnia.

A su vez, también Casiano Baso en Geopónicas IX, 27, 1 nos habla del ACEITE PARECIDO AL ISTRIO

Echa en aceite onfacino énula campana seca, hojas de laurel y juncia seca, todo desmenuzado, pulverizado  y pasado por un tamiz, y sal, pulverizada y tostada. Luego incorpóraselo y mover para mezclarlo todo, cuando se asiente, guárdalo dos o tres días, incluso más, tapándolo. Este es el aceite libúrnico y ellos los istrianos.

b)      Para elaborar carnes asadas

CARNE AL MODO DE APICIO
Sacar los huesos a un trozo grande de carne, envolverla, pasarle un pincho y meter al horno.
Cuando se haya puesto dura, sacarla, y para que eche el líquido, ponerla sobre la parrilla a fuego lento, cuidando de que no se queme. Machacar pimienta, ligústico, chufa y comino, amalgamar con garum y vino de pasas. Poner la carne en una cazuela junto con esta salsa. Una vez cocida, sacarla y secar. Servir sin la salsa, espolvorear pimienta y presentarla. Si fuere demasiado grasa, quitar la piel en el momento de sacar el pincho.
Puede asimismo prepararse esta carne con la tripa de cerdo.

Otra receta de asado
Una hoja de perejil, una de benjuí, una de jengibre, cinco bayas de laurel, finas hierbas, 5 gr. De raíz de benjuí, 5 gr. de orégano, 5 de chufa, costo en poca cantidad, 5 gr. de pelitre, 5 gr. de apio en grano 10 gr. de pimienta, garum y aceite en cantidad suficiente.

Otra receta de asado

5 gr. de pimienta, 5 gr. de ligústico, una hoja de perejil, 5 gr. de apio en grano, 5 gr. de eneldo, 5 gr. de raíz de benjuí, 5 gr. de nardo, pelitre en muy poca cantidad, 5 gr. de chufa, 5 de alcaravea, 5 de comino, 5 de jengibre, 250 gr. de garum y 50 de aceite.




c)      Aparece enumerada en su  EXTRACTOS DE APICIO, POR EL FAMOSO VINIDARIO, en su lista de especias indispensables para la casa, a fin de poder preparar todos los condimentos, en el apartado de secas, conjuntamente con:

 Secas
Raíz de benjuí, menta, nevada, salvia, ciprés, orégano, cebolla, enebro, genciana, bayas de tomillo, coliandro, pelitre, cidro, zanahoria, cebolla de Ascalonia, raíz de junco, eneldo, poleo, chufa, ajo, legumbres secas, mejorana, helenio, laserpicio y cardamomo.

En Teofrasto, IV, 6 podemos leer que: “La chufa es planta herbácea, de manera que no tiene ningún uso, como no sea el de que sirve de alimento”

Teofrasto, IV, 8, 2, 6,12 nos comenta su uso como bebida: “Los indígenas la recolectan y las hierven en cerveza hecha de cebada y resultan muy agradables. Todos las comen como manjar exquisito. De ella pueden  comer vacas y ovejas”

d)     Casiano Baso, Geopónicas VIII, 22, 1 recurre a la juncia para fabricar vino amíneo, es decir, de uvas amíneas conjuntamente con aloe hepático y juncia.

Para terminar comentar su USO EN LA PESCA

Casiano Baso en Geopónicas XX, 24, 1 la emplea para hacer cebos de pesca: “Cuatro hojas de nardo céltico, una de juncia, una cantidad como de una haba de esmirnio perfoliado egipcio, un pellizco de tres dedos de comino, un puñado de semillas de eneldo. Pícalo, tamízalo y échalo en un canuto”

Animaos a tomar la chufa de otras maneras


Plurimam salutem!

*Imágenes de Amparo Moreno y José Vicente Bayona 
Muchas gracias 

domingo, 5 de junio de 2016

PATINA DE PIRIS, UN SENCILLO Y EXQUISITO POSTRE ROMANO

Esta semana vamos a centrarnos en un sencillo postre con un resultado realmente sorprendente.

Se trata de un plato de Apicio, 4, 2, 35 cuyo ingrediente principal es la pera. Podemos pensar, al leer la receta, que es raro mezclar peras, garum y huevos pero no es así, el resultado es un exquisito flan de pera.



 PATINA DE PIRIS

Pira elixa et purgata e medio teres cum pipere, cumino, melle, passo, liquamine, oleo modico. 
Ovis missis patinam facies, piper super aspargis et inferes.


 PLATO DE PERAS

Cocer en agua peras y sacarles el corazón.  Macerarlas con pimienta, comino, miel, vino de pasas, garum y un poco de aceite. 
Añadir huevos y preparar una bandeja. Espolvorear pimienta y servir.


ADAPTACIÓN DE LA RECETA

Ingredientes

- 1/2  kg. de peras conferencia
- 200 ml de vino tinto
- 2 cucharadas de miel
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 50 ml de passum (podemos utilizar un poco de Málaga Virgen o de moscatel)
- 1 cucharada de garum
- 4 huevos
- 1 cucharada de comino tostado y molido
- Un poco de pimienta negra molida




Elaboración

Pelar las peras y quitarles el corazón. A continuación, cortarlas en cuatro trozos.
Cocerlas a fuego lento en el vino tinto y el passum.

Pasar las peras por el tamiz hasta conseguir un puré. Añadir la miel, el aceite de oliva, el garum y los cuatro huevos. Mezclar de nuevo todos los ingredientes.

Tostar el comino y moler para que tenga más sabor. Añadir el comino y un poco de pimienta negra molida.

Colocar la mezcla en una fuente engrasada y hornear a 190 grados hasta que los huevos estén cuajados y tenga consistencia de flan.

Servir tibio con un poco más de pimienta espolvoreada por encima.

Prosit!!!

Plurimam salutem!


domingo, 22 de mayo de 2016

CONVIVIVM NUPTIALE II

Como comentamos en la anterior entrada dedicada a los platos servidos en un banquete nupcial, no existía boda en la que no se sirviera la tarta nupcial de vino dulce o mosto, anís y queso que se cocía y servía con unas hojas de laurel. Para su elaboración se utilizaba harina de trigo, pues el trigo era símbolo de fertilidad y prosperidad. 



Este pastel se ofrecía a los invitados antes de retirarse a sus hogares, después del banquete nupcial Juvenal, Sátira, VI 202: “Si no has de querer a ésta con la que ahora te has prometido, y te has juntado a ella con documentos legítimos, no veo por qué te casas. Como no veo tampoco el motivo por el que has de malgastar la cena y los pasteles que se ofrecen, al final del banquete, a los convidados ahítos.


También Ateneo, IV, 131 a y ss habla de la importancia de los vinos y la música en el banquete nupcial: “Anaxándrides, en Protesilao, ridiculizando el banquete de bodas de Ifícrates, cuando se casó con la hija de Cotis el rey de Tracia, dice: se extendieron por el Ágora cobertores purpúreos hasta el norte. Los que cenaron eran unos comemantecas, unos pelosucios en número infinito. Las calderas eran de bronce, mayores que bodegas con capacidad para doce lechos, y el propio Cotis se puso el delantal, sirvió el caldo en congios de oro, y probando de las crateras, se emborrachó antes de que los invitados bebieran. Tocó la flauta para ellos Antigenidas, Argas cantó y ciñó la cítara Cefisódoto de Acarnas”.
  

Otro momento importante de las bodas era el segundo banquete, REPOTIA del que nos habla Horacio, Sat. II.2.60 y que era ofrecido por el marido:  Entre vida sórdida y vida frugal habrá una distancia, a juicio de Ofelo. Pues en vano habrás evitado aquel vicio si errando el camino incurres en otro. Avidieno, que lleva pegado el mote de Can, ganado con toda justicia, come olivas de cinco años y bayas de cornejo silvestre; y no se aviene a servir un vino a no ser que este estropeado; y un aceite cuyo olor no se puede aguantar es el que, aunque, vestido de blanco, celebre una tornaboda (repotia), un cumpleaños u otros días de fiesta, lo echa el mismo gota a gota a las coles, de un cuerno de dos libras, y sin ahorrar anejo vinagre”

No es de extrañar que se regulara el excesivo gasto en los banquetes nupciales, como bien pudimos leer en la entrada anterior.

Para terminar esta entrada sobre el banquete nupcial, dediquemos unas líneas a la tarta matrimonial, MVSTACEVM.

La receta original la conocemos gracias a Catón, De Agricultura, CXXI:

RECETA DE MVSTACEVM

"Haz panes de mosto [vino dulce] así. Rocía de vino dulce un modio de harina de trigo candeal: añade anís, comino, dos péndulos de manteca, una libra de queso, y ralla una vara de laurel, y cuando lo hayas amasado, pon debajo hojas de laurel. Entonces se cuece"

POSIBLE ADAPTACIÓN DE LA RECETA


Ingredientes
500 gr. de harina
250 ml. de mosto de uva roja
25 gr. de levadura fresca ó 1 sobre y 1/2  de levadura seca granulada
2 cucharadas de miel
1 cucharadas de sal
2 huevos
50 gr. de mantequilla
Relleno:
150 gr. de miel
3 cucharadas de semillas de anís y comino
200 gr. de queso rallado
Canela en polvo al gusto
Hojas de laurel para presentación



Preparación
Mezclamos el mosto tibio con la levadura, la miel y 3 cucharadas de harina. Lo dejamos reposar tapado en un lugar cálido durante 10 minutos. 
En un bol mezclamos la harina con la sal, los huevos y la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente.
Agrega la masa que hemos dejado reposar y  amasa enérgicamente durante 10 minutos sobre la tabla, añadiendo poco a poco más harina hasta obtener una masa lisa y elástica que no se pegue.
Hacemos una bola y la dejamos reposar en el bol tapado con un paño y en un lugar cálido, durante aproximadamente 1 hora, o hasta que la masa haya doblado su volumen.
Pasado este tiempo, amasamos nuevamente para eliminar los gases que se hayan podido formar y estiramos dando forma rectangular. Debe quedar delgada, menos de medio centímetro de grosor.
Añadimos el relleno por toda la superficie. Podemos enrollar  y cortar rollitos de 3 cm. de ancho más o menos. Los colocamos sobre hojas de laurel en la bandeja del horno.
Tapamos con un paño seco y los dejamos reposar en un lugar cálido durante 30 minutos.
Precalentamos el horno a 180º  y horneamos hasta que veamos que están doraditos.
Se sirven sobre las hojas de laurel.

Prosit!!

¡QUÉ VIVAN LOS NOVIOS!

Plurimam salutem!

domingo, 1 de mayo de 2016

CONVIVIVM NVPTIALE I

Un tema interesante no sólo por descubrir el legado en la actualidad sino también por el tema culinario, es saber qué platos se servirían en un BANQUETE NUPCIAL, para ello las fuentes serán nuestras guías.




En esta entrada nos centraremos en la opulencia de este tipo de banquetes como puede ocurrir en la actualidad y en los platos que se solían servir.

Sobre un Convivium Nuptiale podemos leer en Teofrasto, Cartas, III, 13 que se llevaban a cabo grandes festines con parásitos incluidos: “tú mi genio protector, que me has asignado y tocado en suerte, ¡qué malvado eres y cómo me  entristeces,  teniéndome atado a la pobreza! Cuando no hay una invitación, me obligas a comer perifollo y  ascidias o a recoger hierbas y llenar mi estómago bebiendo agua en la fuente Enneacruno. Además, cuando el cuerpo, por encontrarse en su mejor momento de vigor y de juventud, aguanta las afrentas y estaba de una etapa en la que podía sufrir los golpes, el mal trato era algo soportable. Pero ahora, una vez que ya me encuentro en la mitad del camino y que lo que me resta de vida tiende a la vejez ¿cuál será el remedio de mis males? Necesito una soga de Haliarto y me colgaré enfrente del Dipilón, a no ser que la fortuna quiera otorgarme algún favor. Pero si se mantiene en las mismas, no pondré el yugo en mi cuello hasta que disfrute de una mesa bien servida. En breve tendrá lugar la boda, ilustre y que atrae la atención de todos. A ésta yo seré invitado, sin duda alguna, bien para el primer o para el segundo día, pues en las celebraciones nupciales se requieren diversiones y la presencia de parásitos. Sin nosotros no hay fiesta en absoluto y el cortejo sería de cerdos en lugar de seres humanos”

Para que todo fuera perfecto se sucedían las compras en el mercado, así nos lo cuenta Plauto,  Aulularia, acto II. Escena IV,  donde leemos los platos que se servían:

Ántrax: ¿con la hija de quién se casa?

Pitódico: Con la hija de Euclión, nuestro vecino de al lado. Por eso me mandó dejar en su casa la mitad de la compra, a uno de los dos cocineros y a una de las dos flautistas. […]

Ántrax: ¿Y es que este viejo no podía haber hecho la compra para la boda de su hija con su dinero? […]

Ántrax: Ése es un cocinero de feria: cocina cada nueve días.

Pitódico: (a Ántrax) Cállate ya de una vez, coge el más gordo de los dos corderos y entra en nuestra casa.

Escena VII, donde descubrimos los elevados precios del pescado y la carne.

Euclión: Por fin me decidí hoy a hacer el esfuerzo de agasajarme con motivo de la boda de mi hija. Voy al mercado y pregunto el precio del pescado. Me lo dicen: está caro. La carne de cordero cara, la de buey cara, la de ternera, el atún, la de cerdo, todo está caro, y tanto más caro cuanto que yo no tenía ni un céntimo. […] Después mi voluntad se sumó a mi opinión de celebrar la boda de mi hija con el menor gasto posible. […]

Escena VIII,  que nos habla del menú: congrio y murena acompañados de pan.

Ántrax: Dromón quítale las escamas al pescado; tú, Maquerión, quítale el espinazo al congrio y a la murena. Voy a la casa de al lado a pedir prestado el molde para cocer el pan. Tú si eres listo, deja ese gallo mejor desplumado que un bailarín depilado.

ACTO III. Escena II, nos habla que se podían alquilar los servicios de cocineros en el Forum Coquorum.

Congrión: Cállate, hemos venido a guisar para la boda.

Debido al abuso que se hacía en las bodas, como bien leemos en Catulo, 62, 3:“Vespero está aquí, jóvenes, levantaos. Vespero, con dificultad, al fin alza del Olimpo sus luces largo tiempo esperadas. Hora es de levantarse ya, de dejar ya las mesas abundantes. Ya llegara la novia, ya se cantara el Himeneo. !Oh, Himen Himeneo!!Oh, preséntate, Himen Himeneo!  fue necesario legislar y limitar estos gastos, así nos los comenta Aulo Gelio. Noc. Att. 2, 24, 7 y 14: “Luego fue votada la ley Licina, la cual, permitiendo gastar en ciertos días cien ases, como la Fania, concedió doscientos para las bodas. […] Durante el imperio de César Augusto, llegó al pueblo, la última, la ley Julia, por la cual se fijaban doscientos sestercios para los días festivos; para las calendas, los idus, las nonas y ciertas otras fiestas, trescientos; para las bodas y tornabodas, mil

Sobre la misma idea de los elevados costes se centra Juvenal, Sátira, 6, 200: “Si no estás dispuesto a amar a la mujer prometida y unida a ti por un contrato legal, no hay motivo para que tires el dinero en la cena y los pasteles que hay que darles a los invitados ya indigestos al final de la ceremonia ni el regalo de la noche de bodas, cuando en la rica deja brillan Dádico y Germánico grabados en oro”.

El día de la boda se comenzaba con el sacrificio de un cerdo, Varrón, D. R, II, 4:
Al comienzo de una boda los antiguos reyes y personalidades de Etruria inmolaban un cerdo, antes de la unión nupcial. También los primitivos latinos y los griegos en Italia lo hacían. También nuestras mujeres, mayormente las nodrizas, llaman “porcum” a la naturaleza femenina de las doncellas y las griegas “choeron” significando señal de nupcias”.

Para continuar con un banquete en el que se servían un gran número de platos.

Son varios los ejemplos de convivia que nos han llegado de la antigüedad, por ejemplo en Ateneo, IV, 128a-130d podemos leer el menú de las nupcias de Cárano:

“En Macedonia, cuando Cárano celebró sus bodas los invitados fueron veinte. En cuanto se recostaron a la mesa, se les entregaron  como regalo sendas copas de plata. Además, previamente los coronaron a todos, antes de entrar, con una tiara de oro. Una vez que vaciaron sus copas, les dieron en sendas fuentes de bronce un pan del mismo ancho, así como aves y patos, además de palomas torcaces, un ganso y otra gran cantidad de manjares de este tipo en un montón.  Se pasaban para comer otras muchas viandas y, tras ellas, una segunda fuente de plata con un nuevo pan, así como gansos, liebres, cabritos, otros panes especialmente preparados, pichones, tórtolas, perdices y gran cantidad del resto de las volátiles.  […] cuando ya nosotros estábamos agradablemente alejados de la sobriedad, irrumpieron unas flautistas, cantantes y tañedoras de sambuca rodias, a mí me pareció que desnudas, pero algunos decían que llevaban túnicas; También se presentaron otras jóvenes portando cada una dos frascos de perfume, uno de plata y otro de oro, que nos entregaron a cada uno. A continuación se trajo una fuente de plata con baño de oro con una masa de cerdo asado y muy grande, que estaba puesto de espaldas, mostrando por arriba el estómago, relleno de todo tipo de cosas buenas. En su interior había, asados al mismo tiempo, zorzales, patos, papafigos, yemas de huevo vertidas encima, ostras y vieras. Tras ello, después que bebimos, tomamos cada uno un cabrito hirviendo, con una fuente del mismo estilo y cucharas de oro.  […] cuando nos despedimos de los danzarines y acróbatas, nos recibió de nuevo una bebida caliente sin mezcla, habiendo a nuestra disposición vinos de Tasos, Mende y Lesbos, y nos trajeron sendas copas de oro, muy grandes. Y tras la bebida, una fuente de vidrio, colocada en un recipiente de plata, llena de toda clase de pescados asados reunidos y nos ofrecieron una panera de plata con panes de Capadocia, de los que comimos una parte y entregamos la mitad a los esclavos. De nuevo nos lavamos las manos y nos ofrecieron coronas y perfumes. [Tras un brindis] entró un coro de cien hombres que cantaban armoniosamente un himno de bodas. […] Nos sirvieron a cada uno, en fuentes cuadradas con filetes de oro, auténticos jabalíes de Erimanto, atravesados con venablos de plata. […] por último se trajeron las mesas de postres, y se ofrecieron a todos golosinas en cestas trenzadas de marfil, pasteles de cada variedad: de Creta, de los de tu tierra de Samos y de Atenas. Después de eso nos levantamos y nos pusimos a despedirnos, sobrios ¡por los dioses!, en nuestro temor por las riquezas que nos llevábamos”


Otro ejemplo muy interesante lo encontramos en Ausonio, Cento Nuptialis, XIX en el que los platos fuertes fueron aves, peces, cabritos, corderos, ciervos y corzos procedentes de la caza, vino y exquisitos frutos:

 “El día ansiado había llegado / y al digno himeneo /  madres y hombres, / jóvenes a los ojos de sus padres /  vienen y se tiende sobre lecho de púrpura. / Dan los criados agua a las manos / y cargan en cestos los dones de la amasada Ceres  / y de caza suculenta las asadas entrañas traen. / Gran cantidad de platos: la raza de las aves y animales domésticos, / y cabras gregarias no faltan allí, / ni ovejas ni cabritos topadores, / ni la raza  acuática, / corzos ni ciervos huidizos. Ante los ojos y  en las manos hay / frutas maduras. Cuando el hambre está calmada y el deseo de comer satisfecho, /  se colocan grandes crateras / y ofrecen vino de Baco. Cantan sacras canciones, / aplauden a los coros de danzantes y recitan poemas. Y el sacerdote tracio, de largo vestido,  hace hablar los siete intervalos de las notas con ritmos. / Desde otro lugar / la flauta ofrece su canto de doble agujero/ Un descanso común para todas las fatigas / y juntos de las solitarias  mesas se levantan, / por los alegres alrededores numerosos pasean y se cruzan a su vez / el pueblo y los senadores, las matronas, los niños, / y llenan de voz los amplios  atrios: cuelgan lámparas de los techos dorados. /

No podría faltar la pequeña torta nupcial, llamada MVSTACEVM de la que hablaremos en la próxima entrada, ¡no os la podéis perder!


Plurimam salutem!




domingo, 17 de abril de 2016

LVDI SAGVNTINI MMXVI CLAVSI SVNT!

Tras una semana muy intensa, podemos decir que los Ludi Saguntini MMXVI  han terminado. 

La semana ha pasado como un suspiro y, pese al cansancio, la satisfacción es muy grande.

De nuevo nos hemos reencontrado con viejos amigos durante unas horas y hemos podido disfrutar con los alumnos de la escenificación de una cena romana y de un maravilloso entrenamiento militar.








Como otros años hemos tenido un delicioso pan romano en la panadería La Melica y hemos cerrado la semana con una extraordinaria Pompa en honor a Dionisos, Las Grandes Dionisíacas, con Ménades y canéforas incluidas.








No queremos terminar esta entrada sin dar las gracias a Emilia por su ayuda en los talleres de cocina y militaria durante la semana de los Ludi.




Y a todos los compañer@s talleristas y voluntari@s que han hecho posible que un año  más Sagunto brille con sus Ludi Saguntini.

Gracias a tod@s

Plurimam salutem!!

domingo, 10 de abril de 2016

LVDI SAGVNTINI MMVI, MAÑANA COMIENZAN

Tempus fugit!!,
es increíble pero mañana comienzan los Ludi Saguntini MMXVI.



Ya en su XVIII edición, de nuevo el Taller DE RE COQUINARIA, tiene todo preparado para recibir a sus numerosos participantes

Al igual que estos últimos años, se ubicará en la Comunidad de Regantesen la plaza Mayor de Sagunto, 10, compartiendo espacio con el taller MILITARIA,


¡Somos grandes amigos!





Tras unos ajetreados días de mudanza, todos los talleres están en sus puestos, ¡ya está todo preparado, para que de nuevo los Ludi Saguntini brillen de esplendor!





Un año más los alumnos podrán vivir en primera persona la invitación a un banquete romano con fines políticos, recreando cuáles serían sus rituales según los testimonios clásicos.


¡Qué poco hemos cambiado!

Al terminar se elaborarán unas sales para  hacer un exquisito aceite aromático y se podrán degustar alimentos de la tríada mediterránea.

Confiamos en que aquellos que vais a participar en el taller de cocina romana antigua disfrutéis mucho de este paseo por el mundo culinario.

Nos vemos en los Ludi Saguntini MMXVI, 
bajo la protección de nuestro Hermes 

Plurimam salutem!