domingo, 8 de enero de 2017

RECETARIO DE COCINA ROMANA ANTIGUA X

De nuevo, De Re coquinaria comienza el año con la recopilación de las recetas publicadas con anterioridad. En esta ocasión el 2016 ha sido un año brindado con un gran número de recetas de vinos.


  ¡¡Como podéis ver ya vamos por la recopilación número 10!!

GUSTATIO- ENTRANTES


PLATO DE MEMBRILLOS, IV, II, 37

“Cocer membrillos con puerros, miel, garum, aceite, defritum, y servir. Pueden cocerse igualmente con agua y miel”

PRIMA MENSA- CARNES O PESCADOS

TERNERA O BUEY CON PUERROS, CON MEMBRILLO, CON CEBOLLA O CON COLOCASIA, IV, V, 2

“Garum, pimienta, benjuí y un poco de aceite”

SALSA PARA EL DENTÓN ASADO, X, 2, 12

“Pimienta, ligústico, coliandro, menta, ruda seca, membrillo cocido, miel, vino, garum y aceite. Poner a calentar y envolver con almidón”

CARNE AL MODO DE APICIO
Sacar los huesos a un trozo grande de carne, envolverla, pasarle un pincho y meter al horno.
Cuando se haya puesto dura, sacarla, y para que eche el líquido, ponerla sobre la parrilla a fuego lento, cuidando de que no se queme. Machacar pimienta, ligústico, chufa y comino, amalgamar con garum y vino de pasas. Poner la carne en una cazuela junto con esta salsa. Una vez cocida, sacarla y secar. Servir sin la salsa, espolvorear pimienta y presentarla. Si fuere demasiado grasa, quitar la piel en el momento de sacar el pincho.
Puede asimismo prepararse esta carne con la tripa de cerdo.

Otra receta de asado
Una hoja de perejil, una de benjuí, una de jengibre, cinco bayas de laurel, finas hierbas, 5 gr. De raíz de benjuí, 5 gr. de orégano, 5 de chufa, costo en poca cantidad, 5 gr. de pelitre, 5 gr. de apio en grano 10 gr. de pimienta, garum y aceite en cantidad suficiente.

Otra receta de asado

5 gr. de pimienta, 5 gr. de ligústico, una hoja de perejil, 5 gr. de apio en grano, 5 gr. de eneldo, 5 gr. de raíz de benjuí, 5 gr. de nardo, pelitre en muy poca cantidad, 5 gr. de chufa, 5 de alcaravea, 5 de comino, 5 de jengibre, 250 gr. de garum y 50 de aceite.

SECUNDA MENSA- POSTRES
DULCE DE MEMBRILLO, Paladio, 11, 20

“Se cortan los membrillos maduros en trocitos muy pequeños y muy delgados, después de quitarles la monda, y se tira de membrillo el carozo duro que tienen por dentro. Después se hierven en miel hasta que se suma una mitad y al cocer se rocían con pimienta fina.

Otra fórmula: se mezclan dos sextarios de zumo de  membrillo, un sextario y medio de vinagre y dos de miel, y se cuecen hasta que toda la masa cobre un espesor similar al de la miel pura. Seguidamente se añadirán dos onzas de pimienta molida y jengibre”

La receta original la conocemos gracias a Catón, De Agricultura, CXXI:

RECETA DE MVSTACEVM

"Haz panes de mosto [vino dulce] así. Rocía de vino dulce un modio de harina de trigo candeal: añade anís, comino, dos péndulos de manteca, una libra de queso, y ralla una vara de laurel, y cuando lo hayas amasado, pon debajo hojas de laurel. Entonces se cuece"

POSIBLE ADAPTACIÓN DE LA RECETA

Ingredientes
500 gr. de harina
250 ml. de mosto de uva roja
25 gr. de levadura fresca ó 1 sobre y 1/2  de levadura seca granulada
2 cucharadas de miel
1 cucharadas de sal
2 huevos
50 gr. de mantequilla
Relleno:
150 gr. de miel
3 cucharadas de semillas de anís y comino
200 gr. de queso rallado
Canela en polvo al gusto
Hojas de laurel para presentación

Preparación
Mezclamos el mosto tibio con la levadura, la miel y 3 cucharadas de harina. Lo dejamos reposar tapado en un lugar cálido durante 10 minutos. 
En un bol mezclamos la harina con la sal, los huevos y la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente.
Agrega la masa que hemos dejado reposar y  amasa enérgicamente durante 10 minutos sobre la tabla, añadiendo poco a poco más harina hasta obtener una masa lisa y elástica que no se pegue.
Hacemos una bola y la dejamos reposar en el bol tapado con un paño y en un lugar cálido, durante aproximadamente 1 hora, o hasta que la masa haya doblado su volumen.
Pasado este tiempo, amasamos nuevamente para eliminar los gases que se hayan podido formar y estiramos dando forma rectangular. Debe quedar delgada, menos de medio centímetro de grosor.
Añadimos el relleno por toda la superficie. Podemos enrollar  y cortar rollitos de 3 cm. de ancho más o menos. Los colocamos sobre hojas de laurel en la bandeja del horno.
Tapamos con un paño seco y los dejamos reposar en un lugar cálido durante 30 minutos.
Precalentamos el horno a 180º  y horneamos hasta que veamos que están doraditos.
Se sirven sobre las hojas de laurel.


 PATINA DE PIRIS

Pira elixa et purgata e medio teres cum pipere, cumino, melle, passo, liquamine, oleo modico. Ovis missis patinam facies, piper super aspargis et inferes.



 PLATO DE PERAS

Cocer en agua peras y sacarles el corazón.  Macerarlas con pimienta, comino, miel, vino de pasas, garum y un poco de aceite. 
Añadir huevos y preparar una bandeja. Espolvorear pimienta y servir.

ADAPTACIÓN DE LA RECETA

Ingredientes

- 1/2  kg. de peras conferencia
- 200 ml de vino tinto
- 2 cucharadas de miel
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 50 ml de passum (podemos utilizar un poco de Málaga Virgen o de moscatel)
- 1 cucharada de garum
- 4 huevos
- 1 cucharada de comino tostado y molido
- Un poco de pimienta negra molida


Elaboración

Pelar las peras y quitarles el corazón. A continuación, cortarlas en cuatro trozos.
Cocerlas a fuego lento en el vino tinto y el passum.

Pasar las peras por el tamiz hasta conseguir un puré. Añadir la miel, el aceite de oliva, el garum y los cuatro huevos. Mezclar de nuevo todos los ingredientes.

Tostar el comino y moler para que tenga más sabor. Añadir el comino y un poco de pimienta negra molida.

Colocar la mezcla en una fuente engrasada y hornear a 190 grados hasta que los huevos estén cuajados y tenga consistencia de flan.

Servir tibio con un poco más de pimienta espolvoreada por encima.


OTRAS RECETAS

RECETA DE ACEITE DE LIBURNIA
Mezclar con aceite español helenio, hojas frescas de chufa y de laurel, todo triturado y pasado por el tamiz hasta hacerse un polvo muy fino, sal frita bien desmenuzada. Mezclar todo con cuidado durante 3 días o más. Dejar reposar algún tiempo, y todos creerán que es aceite de Liburnia.

A su vez, también Casiano Baso en Geopónicas IX, 27, 1 nos habla del ACEITE PARECIDO AL ISTRIO

Echa en aceite onfacino énula campana seca, hojas de laurel y juncia seca, todo desmenuzado, pulverizado  y pasado por un tamiz, y sal, pulverizada y tostada. Luego incorpóraselo y mover para mezclarlo todo, cuando se asiente, guárdalo dos o tres días, incluso más, tapándolo. Este es el aceite libúrnico y ellos los istrianos.


BEBIDAS


HYDROMEL (ὕδωρ « agua » y μέλι « miel »)

"1. Toma agua vieja de lluvia, o si no es posible hervida hasta reducirla a un tercio, mezcla con ella una cantidad suficiente de miel y échala en un recipiente, poniéndola diez días a la sombra y dejándole un orificio de ventilación, y consúmelo, así; si se deja envejecer estará mejor. 
2. Los médicos expertos lo administran para la debilidad, sabiendo que se compone sólo de agua y miel. 
3. Otros mezclan con miel nieve pura, lo agitan y lo reservan, y se convierte en un remedio contra las quemaduras. Lo llaman ‘nievemiel’"

POSIBLES ADAPTACIONES DE LA RECETA

OPCIÓN 1

Ingredientes:

· Un vaso de miel de buena calidad.

· Dos vasos de agua mineral.

Modo de hacerlo:

Se mezclan ambos ingredientes, se va agitando hasta que se disuelva bien la miel en el agua.
Se pasa a un tarro con tapa y se pone al sol durante cuarenta días, con sus respectivas noches.
Pasado ese tiempo, está lista para ser degustada.



OPCIÓN 2

Ingredientes:

· 250 ml de zumo de manzana.

. 450 ml de miel de buena calidad.

·  650 ml de agua mineral.

Modo de hacerlo:

Mezclar todos los ingredientes en un cazo, poner a hervir a fuego lento durante 30 minutos. Cuando se enfríe, colar y poner en el frigorífico para consumir muy fresco.

RHODOMELI, ROSAMIEL

La receta original la podemos leer en Casiano Baso en sus Geopónicas 8, 29

"Después de quitar las espinas, desmenuza rosas hermosas de monte, si las hay, exprímelas en un tornillo y coge dos sextarios de jugo y un sextario de miel. Tras quitar la espuma a la miel, agregar al jugo de rosas, batiéndolo enérgicamente en un recipiente. Para terminar, se guarda en un sitio  sin humedad"

ADAPTACIÓN DE LA RECETA

Ingredientes

60 gr. de miel
120 ml de agua de rosas que compraremos en una herboristería.

Elaboración

Mezcla muy bien los ingredientes. Esteriliza un recipiente de cristal y guarda la bebida en él, que se mantendrá en perfectas condiciones durante varios meses.

La receta de rosamiel se puede gastar para aromatizar bebidas como vino, infusiones, dulces o panes.

VINO DE MEMBRILLO. KYDONITES

Dioscórides, 5, 21: “El vino de membrillo, al que algunos llaman mēlítēs, se prepara así: saca la simiente de los membrillos y córtalos en rodajas, echa 12 minas de ellos en una metreta de mosto durante 30 días; luego, cuélalo y almacénalo. Se prepara también de otra manera: tras majar y exprimir los membrillos, hay que mezclar 10 sextarios de su jugo con uno de miel y almacenarlo así. Es astringente, estomacal, conveniente para las disenterías, para los que padecen del hígado, del riñón y de dificultades urinarias”

VINO DE MEMBRILLO Y MIEL. MELOMIEL

Dioscórides, 5, 21: “También el vino de membrillo y miel, al que también se llama kydōnómeli, se prepara, una vez han sido extraídas las semillas de los membrillos, echándolos en miel en la mayor cantidad de ella posible de forma que queden cubiertos. Después de un año la miel se vuelve suave, parecida al vino mulso. Es conveniente para las mismas cosas que la preparación anterior”

VINO DE MEMBRILLO Y AGUA. HYDROMELON

Dioscórides, 5, 22: “El vino de membrillo y agua se prepara mezclándose una metreta de vino de membrillo y miel con dos de agua cocida y poniéndolo al sol en los días de la canícula. La virtud de éste también es la misma”
VINO AROMATIZADO cuya receta nos ha llegado a través de Dioscórides, 5, 54:

"El vino aromático se prepara así: maja un quénice de cada, de dátiles, de aspálato, de caña, de nardo céltico, amásalo con mosto dulce y haz tortas de buen tamaño y échalas luego en 12 sextarios de mosto seco y déjalo estar durante 40 días, tras haber taponado el recipiente, cuélalo y almacénalo. 

[Se prepara también de otra manera]: maja 8 dracmas de caña, 7 dracmas de valeriana, 2 dracmas de costo, 6 dracmas de nardo montano, 8 dracmas de canela de China, 4 dracmas de azafrán, 5 dracmas  de amomo, 4 dracmas de ásaro, [todo al mismo tiempo], ata todo ello dentro de un lienzo a modo de envoltorio y échalo en una metreta de mosto, y, después de que haya parado de hervir, trasvasa el vino.
 Es eficaz, bebido, contra los dolores del pecho, de costado, de pulmón, para las dificultades urinarias, los escalofríos febriles, la menstruación retenida, para los que caminan por parajes glaciales y los que generan humores gruesos. Procura también buen color, es somnífero y analgésico, y conveniente para las afecciones de vejiga y de riñones"

ADAPTACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DE LA RECETA


VINO AROMATIZADO

 Partiendo de las dos maneras de hacer este vino que nos ha legado Dioscórides vamos a presentar nuestra posible receta cambiando algunas de las hierbas por otras pues es difícil encontrarlas por estar su venta prohibida o por no existir ya en la actualidad.

Ingredientes

- 2 l de vino tinto

- 450 gr. De miel 

- Una pizca de pimienta, valeriana, bayas de enebro,canela, cardamomo y azafrán

- Dos hojas de laurel

- 10 dátiles secos, deshuesados

Elaboración

Calentamos 1 l de vino a fuego lento para poder diluir bien la miel. A continuación añadimos el resto de ingredientes y dejamos hervir unos 5 minutos aproximadamente.

Veremos que el vino reduce, en ese momento, está preparado para poderlo colar.

En una botella de cristal ponemos el otro litro de vino a temperatura ambiente y le añadimos la reducción del vino con las especias y la miel.

Obtendremos un vino aromatizado que es ideal para tomar caliente.


Prosit!!! 

¡POR UNOS 10 AÑOS MÁS!

 FELIZ AÑO MMXVII

Plurimam salutem!

jueves, 22 de diciembre de 2016

IO SATVRNALIA!!!





DESDE DE RE COQVINARIA 

OS DESEAMOS UN AÑO MÁS

UNAS

FELICES FIESTAS  



NUESTROS MEJORES

PARA EL PRÓXIMO AÑO


FELIZ MMXVII

Plurimam salutem!

domingo, 11 de diciembre de 2016

LUPINI III, USO CULINARIO

Estas dos últimas semanas hemos estado viendo los usos y características de los altramuces en la antigüedad, pero en esta ocasión hablaremos de una utilización muy importante en nuestro blog  el USO CULINARIO

Debido a su amargura como leemos en Virgilio, Geórgicas, I, 75: “y las frágiles cañas del amargo altramuz y en Macrobio, Saturnales, VI: “E1 empleo de ‘tristis’, triste, en el sentido de amargo es una elegante translación, como por ejemplo: ... y del altramuz amargo”,  era necesario ponerlos en maceración en agua caliente para convertirlo en suave y dulce, así lo leemos en varios autores:




Casiano Baso, cap. 30: “Los atramuces se endulzan si se ponen en maceración durante tres días en agua de mar o de río; cuando empiezan a ponerse dulces, se dejan secar y se guardan, y se dan a las bestias junto con pajas como alimento”

Ateneo II 55 f y ss:” Dífilo de Sifhos afirma que los altramuces son purgantes y muy alimenticios, sobre todo los que han sido muy endulzados. Por eso también Zenón de Citio, que era un hombre rudo y sumamente irascible con sus conocidos, después de trasegar gran cantidad de vino se volvió dulce y amable. Y a quienes le preguntaban por el cambio de carácter les decía que le había pasado lo mismo que a los altramuces; pues también ellos antes de estar en remojo son muy amargos, pero una vez remojados se vuelven dulces y agradabilísimos”

Plinio HN XVIII 136: Empapado en agua tibia, se utiliza como alimento, también, para el hombre. Un modius es una comida suficiente para un buey, y da un vigor considerable al ganado; situado sobre el abdomen de los niños actúa como un remedio en ciertos casos. El humo es un plan excelente para secar el altramuz pues cuando se mantiene en un estado húmedo, los gusanos atacan el germen”

Plinio HN XXII 74: “Hay altramuces silvestres, inferior en todos los aspectos a los de cultivo, excepto en su amargura. De todas los productos alimenticios, no hay ninguno menos pesado o más útil que los altramuces secos. Su amargura es modificada considerablemente al cocinarlos en cenizas calientes, o al ponerlos en remojo en agua caliente

Paladio, I, 31: “Pues bien, deberá haber cerca de la casa de labranza dos estanques excavados en el suelo o vaciados en piedra, que sea fácil llenar de agua de fuente o de lluvia, de modo que uno de ellos sirva para el ganado y aves acuáticas, el otro valga para mojar varas, cueros, altramuces y lo que suele poner a remojo la gente del campo”



Solucionado el problema se podían consumir cocidos como aperitivo, en la gustatio o tostados como postre, como la Cena de Trimalción, 66: “A su alrededor había garbanzos y altramuces, nueces a discreción y una manzana por persona”

Marcial, V, LXXVIII, habla de la cena de Toranio en el que como aperitivos se dio a los invitados: “Después de todo esto si Baco te despierta el apetito como acostumbra, acudirán a ti las célebres aceitunas cogidas recientemente en los olivares de Piceno, guisantes cocidos y altramuces calientes”

Otro uso muy frecuente era su empleo en forma de harina, mezclada con trigo o cebada, para elaborar unos excelentes panes. Así nos lo transmite Casiano Baso, cap. 30: En la elaboración del pan, si se mezcla la harina de altramuz con la de cebada o trigo, se hacen panes aceptables”


Como hemos podido ver, ya los antiguos romanos reconocieron en los altramuces unos buenos aliados a su salud, pues son beneficios para reducir el colesterol, mejorar la vista, para la diabetes, son ricos en fibra por lo que curan el estreñimiento y son una gran fuente de proteínas, los grandes inconvenientes son que, al conservarlos en sal, hay que vigilar no consumirlos en exceso si se sufre de hipertensión y al contener cierta cantidad de purinas, las personas con gota deben evitar el consumo, pues les puede subir el ácido úrico.

Un gran alimento

Prosit

Plurimam salutem!!


domingo, 27 de noviembre de 2016

LUPINI II, USOS GENERALES

Hace unas semanas hablamos del cultivo de los altramuces en la antigüedad y en esta ocasión nos centraremos en sus usos además del culinario.

Veamos su USO MEDICINAL, mientras que en el campo culinario no eran muy apreciados en el médico ocupaban un lugar relevante.



 Plinio HN XXII 74 enumera los beneficios médicos de los altramuces: “El altramuz amargo es bueno para la picadura de la cobra. Altramuces secos, despojados de la cáscara y machacados, se aplican en una sábana a las úlceras negras, para que salga carne nueva: hervidos en vinagre, se dispersan las llagas y las glándulas parótidas. Una decocción de ellos, con  ruda y pimienta, sirve contra la fiebre, incluso, es excelente para los gusanos intestinales, para los pacientes menores de treinta años de edad. Para los niños es bueno si se aplican sobre el estómago como vermífugo…Altramuces tienen el efecto de estimular el apetito, quitar las náuseas y de disipar. Si se amasa con vinagre, y se aplica en el baño, elimina las espinillas y el prurigo; usado sólo, seca llagas ulcerosas. Cura contusiones también, y, utilizado con polenta, alivia las inflamaciones. El altramuz salvaje es  más eficaz para la debilidad de las caderas y los lomos. Una decocción de ellos, que se utiliza como un fomento, elimina las pecas y mejora la piel; y altramuces, ya sea silvestres o cultivados, si se reducen con miel, son una cura para las erupciones y la lepra. Una aplicación de altramuces cultivados sirven para el ántrax, y reduce los tumores inflamados y úlceras escrofulosas, o de lo contrario los lleva a un punto crítico: hervido en vinagre, restauran la carne durante el cicatrizado. Hervidos en agua de lluvia, la decocción de ellos le suministre un medicamento detergente, del que están hechos los fomentos de gangrenas, erupciones purulentas y úlceras. Esta decocción es muy buena, tomada como bebida, para afecciones del bazo. Golpeado en bruto, con higos secos, altramuces se aplican externamente al bazo. Una decocción de la raíz actúa como un diurético”

Casiano Baso, cap. 30 dice que son muy útiles contra las lombrices: “Molidos y aplicados en el ombligo expulsan las lombrices 

Dioscórides, 1,109 comenta también su uso antiparasitario, además de otros usos, diferenciando entre el cultivado y el silvestre: “Altramuz cultivado: Su harina, en electuario con miel o bebida con vinagre, remueve y expulsa las lombrices. Puestos los frutos en remojo, y comidos todavía amargos, tienen el mismo efecto. Su decocción hace lo mismo, bebida con ruda y pimienta, [por lo que] y ayuda a los que sufren del bazo; es fomento [útil] para la gangrena, llagas malignas, sarna en su inicio, albarazos, manchas, erupciones cutáneas, descamaciones. En aplicación directa con mirra y miel, esa misma decocción, que es absorbente, expulsa las menstruaciones y embriones. Su harina purifica la piel y las livideces, alivia las inflamaciones con agua y harina de cebada; con vinagre conforta los dolores ciáticos y los furúnculos. Cocido en vinagre en cataplasma suprime las escrófulas y arranca los carbuncos. ... La raíz cocida con agua y bebida, provoca la orina. Los endulzados, majados y bebidos con vinagre, alivian la náusea de estómago y curan de la falta de apetito.
Altramuz silvestre. Existe también un altramuz silvestre que es semejante al cultivado en todo, aunque algo más pequeño. Es eficaz para lo mismo que el cultivado”

Podemos resumir en unas líneas cuáles serían sus EFECTOS TERAPÉUTICOS: Abortivo, cadera, ciática, contra erupciones cutáneas, contra escrófulas, contra forúnculos, contra inflamaciones externas, excrecencias carnosas,  contra la lepra blanca o los albarazos, contra la sarna, contra las descamaciones, contra las náuseas, diurético, para ablandar o favorecer el bazo, para el carbunco, para expulsar parásitos intestinales, gusanos, tenia, para gangrenas, para llagas malignas, invasivas, para provocar la menstruación y provoca apetito.

Y cuáles sus FORMAS DE APLICACIÓN: Aplicado con miel, bebido con vinagre, decocción con agua, electuario, emplasto con harina, emplasto con vinagre, fomento, ingerido solo  y crudo



Sobre su USO COSMÉTICO podemos decir que: “Cocidos los altramuces con agua de lluvia hasta que den su jugo, limpian la cara(Dioscórides, 1,109). Además se utilizaban para dar brillo a la cara y aclarar las manchas.

OTROS USOS DE LOS ALTRAMUCES:

Como curiosidad sobre esta leguminosa citar a Paladio, I, 28 que habla del valor mágico de los altramuces si se da como alimento a las gallinas: “Si comen altramuz negro, les salen bajo los ojos los granos de él, que las matan si no se les sajan abriendo las membranas superficialmente con una aguja”

COMO FERTILIZANTE

Columela. II, 14 habla del uso para fertilizar el campo: “Pero entre las semillas que he referido, el mismo Saserna cree que hay algunas que estercolan las tierras y les son útiles, y otras al contrario, que las abrasan y desustancian. Que el altramuz, el haba, el yero, la lenteja, la guija y el alverjón la estercolan. Del altramuz ninguna duda tengo, como ni de la veza que se siembra para forraje, con tal que desde que se haya cortado verde se le eche inmediatamente el arado, y lo que haya dejado la hoz lo destroce el arado y lo entierre antes que se seque, pues esto sirve de estiércol porqué si las raíces de ella que se han dejado después de haber cortado el forraje se secaren, quitarán al terreno todo el jugo y consumirán su fuerza: lo que también es verosímil que suceda en el haba y demás legumbres con que parece se engrasa la tierra: de suerte, que si no se le da una labor al instante que se han recolectado estas legumbres, de ninguna utilidad serán a las semillas que en seguida deben sembrarse en aquel sitio. … Pero el tallo del altramuz cortado tiene lugar igualmente de un estiércol excelente. ... Pero el tiempo de cortar el altramuz en los terrenos areniscos es cuando haya echado la segunda flor, y en lo§ rojos cuando haya echado la tercera. En los primeros se entierra cuando está tierno para que se pudra prontamente y se incorpore con el suelo endeble; y en los segundos cuando está más recio, porque sostiene más tiempo los terrones duros y los mantiene levantados, para que calentándose con los soles del estío se deshagan”

Columela reitera esta idea en el capítulo 11: “La veza y el haba se dice que estercolan el campo: el altramuz, como no lo entierres cuando está en flor, no lo habrás estercolado de modo alguno”

Paladio, I, 15 nos relata también su empleo para fortalecer la tierra: “El altramuz y la veza forrajera, si se cortan verdes y se ara por encima de sus raíces inmediatamente después de seccionadas, fertilizan los campos a semejanza del estiércol, pero si se secan por sí mismos antes de que los cortes, el jugo de la tierra se va en ellos”

CONTRA LA SARNA DEL GANADO

Dioscórides, 1,109: “Cocidos con raíz de ajonjera negra sanan las sarnas de las ovejas si se las lava con la decocción tibia”

Paladio, VI, 8 para sarna de las ovejas: “realizarse ahora la trasquiladura de las ovejas. Las ovejas que ya fueron esquiladas deben tratarse con el siguiente ungüento medicinal: se mezclará jugo de altramuz cocido, heces de vino añejo y alpechín, en la misma proporción, y se aplicarán cuidadosamente todos estos ingredientes cuando  estén integrados en un solo cuerpo”

Paladio, Medicina Veterinaria, en el libro XIV vuelve a tratar el tema de cómo apaciguar la sarna: “Va bien, en primer lugar, el preparado que hemos descrito un poco antes, que consiste en mezclar con borras de vino y alpechín zumo de altramuz cocido en igual proporción”

Paladio, XIV, 34: “Contra la sarna de la raza ovina viene  bien untar las ovejas después de esquilarlas. Pero si ya están invadidas de sarna, se curan del modo siguiente: se mezcla a partes iguales alpechín, agua en la que haya cocido altramuz amargo y escobajos de vino blanco, se calienta en una vasija y se untará la oveja durante 2 dos días. Al tercero, se lava con agua de mar o salmuera 3 caliente y, a continuación, con agua dulce”

PARA LA LIMPIEZA DE LAS OVEJAS

Catón, LXXXXVI: “[I] Para las ovejas no se ensucien. Coge la pez, hazla bien limpia, agua donde habrá hervido altramuz, y poso de vino bueno: mézclalo muy bien. Después, cuando tengas todo, enjuágalas todas, déjalas húmedas dos o tres días. [2] Entonces, enjuágalas con agua de la  mar: si no tienes agua de mar,  hazla con salerosa y enjuágalas con ésta. Si haces esto así, no tomarán suciedad y tendrán más lana y mejor, y las garrapatas no los serán molestas. Emplea la misma para  los cuadrúpedos que se ensucian”



PARA LOS PIOJOS DE LAS AVES

Paladio, I afirma: “Les mata los piojos, la estafisagria y el comino tostado, machacados en igual proporción, con vino y agua de altramuz amargo si penetra en la raíz de las plumas”

PARA ESPANTAR LOS MOSQUITOS

Paladio, I, 35: Se espanta a los mosquitos esparciendo gálbano y azufre; a las pulgas rociando por el suelo varias veces alpechín o comino silvestre triturado en agua, o bien echando a menudo semilla de cohombro silvestre disuelta en agua, o agua de altramuces refinada con el amargo de la vitisalba”

PARA LAS LOMBRICES

Paladio, XIV: “Suelen además dañar a los terneros las lombrices, que se originan de ordinario por indigestiones. En consecuencia, hay que moderar la dieta para que digieran bien; si ya están aquejados de tal trastorno, se trituran altramuces a medio cocer y se les introducen por el gaznate bocados a modo de un insalivante”

PARA EVITAR LAS LANGOSTAS

Paladio, I, 35 contra las langostas: “En opinión de los griegos, si se levanta de repente una nube de langostas, pasará de largo si todas las personas se ponen a cubierto; y, si los sorprenden desprevenidos al aire libre, no dañarán ningún fruto si inmediatamente se refugian todos bajo techo. Dicen que también se expulsan con agua hervida de altramuz amargo o de cohombro silvestre si se vierte mezclada con salmuera” 

En breve hablaremos de los usos culinarios con alguna que otra receta.

Plurimam salutem!