domingo, 18 de octubre de 2020

PAPAVER SOMNIFERVM L.- II


En una entrada anterior trabajamos las características, cultivo y siembra de las amapolas, en esta ocasión nos centraremos en sus USOS CULINARIOS

Al igual que en la actualidad se empleaban en la cocina las semillas maduras de color gris azulado, la variedad nigrum, para la elaboración de panes y pasteles. Pero también se utilizaban las semillas blancas de la variedad album, para espesar las salsas. Aunque nos llama la atención el fragmento de Ateneo, II, 68 e que nos indica que es una planta adecuada para hervir: Diocles de Caristo, en el libro I de su Sobre la salud [fr. 120 Well.], afirma que verduras silvestres adecuadas para hervir son: lechuga (de ella la mejor es la negra), mastuerzo, cilantro, mostaza, cebolla (sus variedades, ajo bravo y cebolleta), ajo, cebollino, pepino, melón, adormidera

 En panes y pasteles

 Sus semillas tostadas y rociadas de miel se servían como postre además de ser el condimento principal en los dulces.

 Dioscórides, IV, 64 nos comenta su uso en la cocina: “Se la llama ‘bolsera’ (thylakîtis)”. Sus simientes sirven para hacer un pan destinado al uso medicinal. Y mezclada con miel se sirven de ella a guisa de sésamo”

Plinio, XIX, 53: “Lamapola blanca, cuya semilla, reseca y mezclada con miel, solía servirse en el segundo plato en las mesas de los antiguos; En la actualidad, también, la gente del campo lo rocía sobre la corteza superior de su pan, haciéndolo adherirse por medio de la yema de los huevos, la corteza inferior se sazona con perejil para realzar el sabor de la harina”

Ateneo, III, 111 a nos habla de los panes de adormidera: Menciona los panes de adormidera (makonides). Alcmán, en el libro quinto, de este modo [PMG, fr. 19]: Siete lechos y otras tantas mesas cubiertas de panes de adormidera, [y de lino, y de sésamo y, en pequeñas escudillas, pasteles dorados”

 Ateneo, III, 113 c: El llamado pan boletino (boletinos) imita la forma de un hongo. La artesa se engrasa, esparciéndose por el fondo semillas de adormidera, sobre las que se pone la masa, y mientras fermenta no se pega a la tapa de la amasadera. Cuando se mete en el homo, se esparce en el cacharro de barro algo de sémola por el fondo, a continuación se coloca encima el pan, y adquiere un color  hermosísimo, parecido al del queso ahumado”

Ateneo, XIV, 647 F- 648 a nos describe otro dulce con semillas de amapola: “Koptoplacoûs. Hacemos, (dice Crisipo nuevamente) en la isla de Creta, una especie de placoides llamados gastridos o barrigones. Aquí está el procedimiento: tome nueces, almendras, semillas de amapola que asará con cuidado; luego tritúrelos bien en un mortero limpio, mezcle estas tres cosas, tritúrelas añadiendo miel y pimienta. Se volverá negro a causa de la pimienta; aplaste esta masa en un cuadrado, luego muela el sésamo blanco, amase con miel, para hacer dos bloques entre los cuales colocará la masa negra anterior, ajustándola bien en el medio”

En Catón, Agr. Encontramos dos dulces en los que se utiliza la amapola, 79 [LXXXVIII]: “Haz los globos de la siguiente manera: mezcla del mismo modo el queso con la alica; hazlos con eso del volumen que quieras. Echa grasa en un caldero caliente de cobre. Fríelos de uno en uno o de dos en dos y dales vuelta a menudo con dos espátulas; sácalos cuando estén fritos, úntalos de miel y échales encima amapola molida; sírvelos así”

84 [XCIII]: “Haz el savillum de la siguiente manera: mezcla todo junto media libra de harina, dos libras y media de queso, como para el libum, un cuarto de libra de miel y un huevo.  Unta de aceite una escudilla de barro. Cuando lo hayas mezclado todo bien, échalo en la escudilla, cubre la escudilla con una tapadera de barro. Mira que lo cuezas bien por el centro, donde es más alto: cuando esté cocido, retira la escudilla, úntalo de miel, echa encima amapola molida, colócalo un poco bajo la tapadera de barro y retíralo después: sírvelo así en su escudilla y con una cuchara”

 Como condimento de carnes

Petronio, Satiricón, I, 31 sirve unos lirones con estas semillas: “Dos pasarelas soldadas entre si tenían encima unos lirones salpicados con miel y adormidera”

Seguiremos comentando más curiosidades sobre esta hierba.

Plurimam salutem!

domingo, 4 de octubre de 2020

PAPAVER SOMNIFERVM L.- I


Con el nombre científico de mēkōn hēmerosκων μερος) conocemos la adormidera, llamada así por su longitud (mekos) según algunos autores, pero según otros como Nicandro, Alexipharmaca, 1. 433 y 444 por no levantar polvo: "mekon se llama así de “mí konein” (para no levantar polvo), es decir, no para estar activo" […] "la etimología de mekon se deriva de “mí akonein”, como dice el dicho, es decir, no causar una evacuación intestinal".

 También recibe otros nombres como ‘lechetrezna rastrera’ (khamaisýkē), ‘amapola’ (mēkōn rhoiás),  ‘semilla ácida’ (oxýgonon) y para los romanos papauer somniferum, como se puede leer en Catón, Plinio, el viejo, Celso,…

El opio se extrae de la amapola y quizás su etimología venga de una de las características de esta planta. Deriva de la palabra griega opos (jugo) y de ahí pasó al latín. 

 Encontramos muchas referencias a la adormidera en los autores clásicos, principalmente como fuente terapéutica y narcótica, pero también alimenticia y ritual.

 Se han vinculado las amapolas con las diosas de la fertilidad como Ceres, Deméter y Venus. Y también con divinidades relacionadas con la muerte y el sueño como Somnus (Hipnos griega), Morfeo y Thanatos (muerte).

 En primer lugar veamos qué nos cuentan las fuentes clásicas sobre ella, sus características, tipos y cultivo.

 CARACTERÍSTICAS Y TIPOS

Sabemos de la existencia de varios tipos de papaver: la cultivada  y la silvestre, una con semilla blanca y otra con negra.

Dioscórides, IV, 64 nos habla de los diferentes tipos que existían: “Hay una especie cultivada y hortense. […] Se la llama ‘bolsera’ (thylakîtis); tiene la cabezuela alargada y la simiente blanca. Otra es la silvestre, que tiene la cabezuela plana, la simiente negra, la cual se denomina ‘tinajera’ (pithîtis), aunque también ésta es llamada por algunos rhoiás, porque destila un licor. La tercera especie es más silvestre, más pequeña y más medicinal que las anteriores; su cabezuela es alargada”

Teofrasto, IX, 12, 3, 4 y 5 también hace referencia a los diferentes tipos: Son varias las clases de amapolas silvestres. Una llamada adormidera marina o «glaucio» es negra. Su hoja es como la del tientayernos, pero no tan negra. El tallo adquiere una altura como de un codo. La raíz es gruesa y superficial. El fruto es retorcido como un pequeño cuerno; se recolecta cuando se cosecha el trigo. Otra especie de amapola es la llamada rhoiás, que es parecida a la achicoria silvestre, por lo cual es comestible. Crece en los sembrados, sobre todo entre la cebada. Tiene la flor roja y una cápsula que viene a tener la anchura de la uña del dedo humano. Se recolecta antes de la siega de la cebada, cuando aún está un poco verde. Hay otra amapola que se llama «heraclea»  Tiene la hoja como la de la saponaria, con la que blanquean el lino; raíz delgada y superficial; el fruto blanco […] Todas estas plantas, por consiguiente, tienen un mismo nombre, pero son distintas”

Plinio, XIX, 53 también nos enumera los tres tipos: Hay ciertas plantas que se cultivan en compañía con otras, la amapola, por ejemplo, sembrada con coles y calabazas […]. De la amapola cultivada hay tres tipos, la primera es la amapola blanca, […]. El segundo tipo es la amapola negra, de la cual, al hacer una incisión en el tallo, se destila un jugo lechoso; y el tercero es el conocido por los griegos con el nombre de "rhoas"; y por nosotros como la amapola salvaje. Esto último crece espontáneamente, pero en los campos, más particularmente, que se han sembrado con cebada: crece a la altura de un codo y tiene una flor roja, que se desvanece rápidamente; es a esta flor a la que le debe su nombre griego.
En cuanto a los otros tipos de amapolas que brotan espontáneamente, tendremos ocasión de hablar de ellas al tratar las plantas medicinales. Que la amapola siempre ha sido estimada entre los romanos, tenemos una prueba en la historia relacionada con Tarquinio  el Soberbio quien, golpeando las amapolas más altas en el jardín, ofreció de forma oculta aquella sanguinaria respuesta a los mensajeros enviados por su hijo”

Teofrasto, I, 12, 1 nos describe el carácter lechoso de esta planta: El humor de los árboles, según se ha dicho ya, presenta diferentes modalidades de gustos. Es, a veces, lechoso, como el de la higuera y el de la adormidera”

Teofrasto, IX, 8, 1 completa su descripción: El acopio del jugo se obtiene, o bien de los tallos, como ocurre con la lecherina, la escarola y la mayoría de las plantas, o bien de las raíces, o bien, en tercer lugar, de la cabezuela, como en el caso de la adormidera, porque ésta es la única planta de la que se extrae así y esta es la característica de ella”

Teofrasto, I, 9, 4 explica que: De entre los subarbustos y plantas herbáceas hay que mencionar las siguientes: …. orégano, apio, amapola  y muchos tipos más de plantas silvestres”

La característica principal de esta planta son sus semillas y es la parte más empleada. De ello  nos habla Teofrasto, I, 11, 2: De la misma manera, otras plantas tienen las semillas en cápsulas o desnudas; en cápsulas, como la amapola y otras semejantes a ésta”

Teofrasto, IV, 8, 10 compara la flor de loto con la amapola: El tamaño de la «cabeza» es como el de la cápsula más grande de amapola y tiene ranuras como las de ésta todo alrededor, pero el fruto está más apiñado en las amapolas”

ÉPOCA DE SIEMBRA

Paladio, III, 24, 2 nos indica cuándo hay que sembrarla: “Hacia mediados de febrero….También se siembra el cardo, el mastuerzo, el culantro y la adormidera”

Paladio, X, 13,1 también habla del mes de septiembre: “Se siembra ahora la adormidera en parajes secos y calurosos. Puede incluso sembrarse con otras plantas. Se dice que nace mejor después de haber quemado sus talos y renuevos

Plinio, XVIII, 61 se refiere a la siembra de las semillas de amapola: “Uno de los períodos aquí mencionados, es el mismo que ahora se está considerando, siendo el momento apropiado también para sembrar lino y amapola.  Con referencia a esto último, Catón da el siguiente consejo: "Quema, en la tierra donde se ha cultivado  cereal, las ramitas y ramas que no te son útiles, y cuando eso esté hecho, siembra la amapola allí". ”

También Catón, Agr.  38, 4 [XLV] hace referencia a esta planta y a su siembra: “Si no puedes vender la leña y las varas y no tienes piedra con la que cocer la cal, haz carbón de leña; quema en tierra de cultivo las varas y sarmientos excedentes de uso. Ahí donde los hayas quemado, siembra amapola”

Como podemos ver son muchas las referencias clásicas a estas semillas, cuyo estudio continuaremos en otras entradas.

Plurimam salutem!!

domingo, 20 de septiembre de 2020

VALOR SAGRADO DEL TRICLINIVM

Empezamos de nuevo tras este verano tan atípico con un tema interesante sobre los comedores romanos.

El triclinium romanum no sólo era la sala de banquetes en las domus patricias, sino que tenía un papel sagrado, mágico y cósmico pues simbolizaba el universo del "dominus" y debía proteger al anfitrión de las envidias de sus invitados.

                                          

A su vez, todos los rituales que envolvían a una cena romana eran respetados por los convidados que, al llegar a casa del anfitrión, se quitaban la toga para sustituirla por un traje de festín llamado synthesis. Retiraban sus zapatos, purificaban sus pies y, tras entrar en el triclinium con el pie derecho, se recostaban descalzos, sin cinturones ni anillos pues el nudo evocaba el círculo cerrado e impedía la comunicación mágica con los espíritus: 
“Desconcertado por el presagio, Trimalción mandó verter vino bajo la mesa y rociar también las lámparas con vino puro. Además se quitó el anillo de la mano izquierda y se lo puso en la derecha” (Petronio, Cena de Trimalción, 44)

“Por lo tanto, cuando estamos en la mesa, por ejemplo, es la práctica universal, vemos, quitar el anillo del dedo” (Plinio, NH, XXVIII, 5)

PLANO CELESTIAL

Representado por el techo de la sala y su artesonado que simbolizaría el CIELO.


Dos autores nos hablan de las curiosidades de algunos artesonados, Suetonio, Nerón, 31:”Hizo construir la Domus Aurea. … El techo de los comedores estaba formado de tablillas de marfil movibles, por algunas aberturas de los cuales brotaban flores y perfumes”
  
 Y Petronio, Cena de Trimalción, 60:  "No se nos dio mucho tiempo para admirar tan elegante pantomima; pues, de pronto, empezó a retumbar el artesonado y tembló todo el comedor. Yo, alarmado, me puse en pie y temí ver a algún equilibrista bajar del techo. No menos extrañados, también los demás invitados levantaron la cabeza en espera de alguna novedad enviada del cielo. He aquí, pues, que se abre de pronto el artesonado y desciende un gran aro, arrancado sin duda de alguna enorme cuba; en toda la extensión de su circunferencia colgaban coronas de oro con frascos de perfume"
 

PLANO TERRENAL

Representado por la mesa que simbolizaba la MADRE TIERRA, EL HOGAR FAMILIAR Y LA RECONCILIACIÓN SOCIAL.

En el centro de los tres lechos se encontraba una mesa llamada cilliba, que tenía la función de sostener los alimentos entregados por la madre tierra. 

Varrón L L, 5, 118: “A la mesa de comer solían llamar cilliba: tenía forma cuadrada …más tarde se hicieron redondas, debido a que entre nosotros es media (ocupa el centro) y entre los griegos μετα, puede denominarse mesa. Pero su nombre también puede explicarse por el hecho de que, a la hora de la comida, la mayor parte de los platos se servían dosificados (mensa)



Horacio, Sátiras, 1, 6, 116-118 nos comenta que podía ser de otro material que no fuera madera: “Una pequeña mesa de mármol blanco me sostiene dos copas y un vaso, hay también un salero sencillo y una vinagrera con su vaso”

Además había otra mesa auxiliar donde se ubicaba el vino y otros alimentos, llamada repositorium o cilibantum según Varrón LL, V, 118: "la mesa redonda para el vino era designada con el nombre de cilibantum como lo es aún ahora en los campamentos. Parece haberse obtenido por transformación del griego Kylikeîon, armario para recipientes para beber y éste a partir del de una copa cylix que estaba en ella”


A su vez, la colocación de los lecti alrededor de esta mesa central a modo de círculo mágico de supersticiones y creencias. Representaba la unidad de los comensales, le daba un valor sagrado al espacio y protegía a todos los asistentes, de ahí la acción de respeto que leemos en Petronio, Cena de Trimalción, 64 cuando los asistentes besan la mesa para ahuyentar las brujas: Los invitados nos miramos los unos a los otros bastante asustados y, dando por ciertos los relatos, besamos la mesa para conjurar a las brujas a permanecer en sus casas y no molestarnos” 

Esta mesa central jamás podía estar vacía pues representaba la fertilidad de la tierra: “Leucio, dijo que recordaba haber oído a su abuela que la mesa era algo sagrado y que nada sagrado debía estar vacío; «y a mí me parecía también, dijo, que la mesa era una imitación de la tierra, pues, aparte de alimentarnos, es redonda, y firme y es bien llamada por algunos 'hogar', pues lo mismo que tenemos por justo que la tierra tenga y nos aporte siempre algo útil, así tampoco creemos que la mesa debe estar vacía o quedar sin peso” (Plutarco, Cuestiones Romanas, VII, 7)


Sobre ella siempre se colocaba un salero que simbolizaba la hospitalidad: "Vive feliz con poca cosa el que en su mesa no recargada ve lucir el salero de sus padres y ni el temor ni la vil avaricia le roban el ligero sueño” (Horacio, Odas, II, 16,13)

PLANO INFERNAL 

Representado por el SUELO, donde residían los ESPÍRITUS DE LOS ANTEPASADOS o MANES, que se alimentaban de los restos de comida que caían al suelo por ello no se recogían los alimentos por pensar que podía ser motivo de mal augurio:

“Si cuando alguien se levanta de la mesa se barre el suelo o mientras que el invitado está bebiendo se quita la mesa o los cubiertos, se considera de pésimo augurio (Plinio, NH XXVIII, 5, 26). 

“En el bullicio, un plato de postre se le fue accidentalmente de la mano a un esclavo, que intentó recogerlo del suelo. Trimalción, que se dio cuenta de ello, mandó abofetear al esclavo y tirar otra vez aquel plato” (Petronio, Cena de Trimalción, 74)

“Cuando la comida caía de la mano de un invitado, era costumbre devolverla colocándola sobre la mesa, y estaba prohibido soplar sobre él, con el propósito de limpiarlo” (Plinio, NH XXVIII, 5, 26)

Los suelos de los triclinia podían estar decorados con mosaicos diversos, por ejemplo:

- El típico pavimento de "suelo sin barrer" o asarôtos oikos. Se trataba de un mosaico en el que estaban representado los restos de alimentos como espinas, huesos, cáscaras de mariscos o huevos, frutas, etc.


- También se representaban esqueletos que recordaban a los comensales que debían disfrutar con la comida y la bebida porque la vida es efímera ("carpe diem").


- Era frecuente encontrar decoraciones pavimentales con motivos de vegetación y fauna para dar fecundidad y prosperidad a los que estaban en el triclinium y para los familiares de esa domus.

- Podemos encontrar la cabeza de Gorgona como motivo central, ante los ojos de los comensales reclinados en sus lecti. Tendría una función apotropaica de proteger al anfitrión de las envidias  y miradas nocivas de sus invitados.


A su vez el espacio estaba iluminado por lámparas de aceite que jamás podían ser apagadas por representar la LLAMA SAGRADA Y HOGAR DOMÉSTICO:

  

“Se creía que por el parentesco con el fuego inextinguible y divino los antiguos se abstenían por razones religiosas de destruir cualquier fuego; pues hay dos tipos de destrucciones, como en el hombre: uno, cuando se apaga violentamente y el otro cuando se extingue, por así decirlo, de acuerdo con la naturaleza. Pues bien, al sagrado lo defienden de ambas, alimentándolo y cuidándolo siempre; al otro, en cambio, toleran que se extinga por sí mismo, sin que ellos mismos lo violenten ni maltraten” (Plutarco, Cuestiones Romanas, VII, 4)

Os deseamos un buen principio de curso 2020/21

Plurimam salutem!!

domingo, 5 de julio de 2020

XIV CUMPLEAÑOS - DE RE COQVINARIA



Un 3 de julio de hace ya unos cuantos años nació el blog DE RE COQVINARIA. 


En este difícil y extraño 2020 se cumplen 14 años de su creación.

¿Os animáis a festejarlo con un delicioso menú romano ?

Comenzaremos con unas  LENTEJAS CON CASTAÑAS


Ingredientes

500 gr. de lentejas cocidas (o se pueden cocer con un puerro, tras ponerlas en remojo desde la noche anterior), ½ k. de castañas, una cucharita de bicarbonato, agua, una pizca de pimienta en grano, de comino, de cilantro, de menta y de poleo, dos ajos, vinagre, miel y aceite verde.

Elaboración

 Poner en una cazuela castañas peladas. Cocer con agua y un poco de bicarbonato sódico. 
En un mortero añadir pimienta, comino, semillas de cilantro, menta, dos ajo y poleo; machacar bien y empapar con vinagre y miel. 
Verter sobre las castañas cocidas. 
Añadir aceite y poner a hervir. 
Cuando esté todo bien cocido machacar en el mortero y aderezar con esta salsa las lentejas ya cocidas. 
Servir y aliñar con aceite verde y unos granos de pimienta.

Como plato fuerte tomaremos un ATÚN ASADO CON SALSA

Ingredientes

500 gr. de atún fresco, una pizca de apio en grano, de menta, y de pimienta. Unos dátiles, miel, vinagre y aceite.

Elaboración

Tras asar el atún, añadir una salsa hecha con pimienta, apio en grano, menta, trocitos de dátiles, miel, vinagre y aceite.

Acabaremos con un exquisito PASTEL DE HIGO CON ALMENDRAS

Ingredientes

 100 gr. de higos secos y unas almendras.

Elaboración

 Triturar los higos secos y hacer una masa conjuntamente con las almendras. 

Darle forma de pastel.

Todo amenizado con VINO DE PIÑONES

Ingredientes

 Piñones frescos y mosto.

Elaboración

Machacar los piñones frescos y cubrir con mosto. 

Se deja macerar diez días. 

Otra opción es cocer el mosto ya mezclado con los piñones y servir.




GRACIAS A TOD@S, 

SIN VUESTRO TRABAJO Y CARIÑO HUBIERA SIDO IMPOSIBLE

Gratias plurimas!

Ahora toca un pequeño descanso

Nos vemos después del verano 

Descansad y recordad CARPE DIEM

Plurimam salutem!


domingo, 14 de junio de 2020

OXYPORIVM, UN EXQUISITO ADEREZO PARA LAS ENSALADAS



Con el nombre de Oxyporium encontramos dos recetas en Apicio y Columela que nos recuerda mucho a un aderezo, a modo de vinagreta, para las ensaladas que se caracterizaba por estar elaborado con diferentes hierbas a las que se le añadía vinagre y miel.

Se creía que esta salsa podía ser beneficiosa para el estómago según nos comenta Plinio, 20, 256 pues a veces las verduras de las ensaladas, como por ejemplo, la lechuga, pueden resultar indigestas y flatulentas: 

“Ipsum condimentis prope omnibus inseritur, oxyporis etiam aptissime. quin et panis crustis subditur. semen stomachum dissolutum adstringit vel in febribus sumptum, nausiam ex aqua tritum sedat, pulmonibus et iocineribus alumu. ventrem sistit, cum modice sumitur, urinam ciet et ad tormina potu. decoctum in lactis defectu potum mammas replet”

“El hinojo se emplea como ingrediente en casi todos nuestros condimentos,  vinagre, salsas más particularmente: se coloca también debajo de la corteza del pan. La semilla, incluso en fiebres, actúa como astringente sobre un estómago relajado, y golpeada con agua, alivia las náuseas: también es muy apreciada por las afecciones de los pulmones y el hígado. Tomado en cantidades moderadas, detiene la flojedad de los intestinos y actúa como diurético; una decocción de la misma es buena para el agarre del estómago, y tomado en bebida, restaura la leche”


Receta de Oxyporium de Apicio, I, 18:

"Cumini unc. II, zingiberis unc.I, rutae viridis unc.I, nitri scripulos VI, dactilorum pinguium scripulos XII, piperis unc.I, mellis unc.IX. Cuminum vel Ethiopicum aut Siriacum aut Libicum aceto infundes, sicca et sic tundes. Postea melle comprehendis. Cum necesse fuerit, oxygaro uteris"

“50 gr. de comino, 20 gr. de jengibre, 20 de ruda fresca, 10 de carbonato sódico, 15 gr. de dátiles gordos, 20 de pimienta, 250 de miel.
Aliñar con aceite comino de Etiopía, de Siria o de Libia, dejarlo secar y triturar. A continuación, envolverlo con la miel. Se podrá usar esta salsa de vinagre siempre que se necesite”

Receta de Oxyporium de Columela,  XII, 59, 5 que dista un poco de la de Apicio.

OXYPORI COMPOSITIO.

"Piperis albi, si sit, si minus, nigri unciae tres, apii seminis unciae duae, laseris radicis, quod silphion Graeci vocant, sescunciam, casei sextantem; haec contusa et cribrata melli permisceto et in olla nova servato; deinde, cum exegerit usus, quantulumcumque ex eo videbitur, aceto et garo diluito"

se mezclarán con miel tres onzas de pimienta negra si la hubiere, y si no de blanca, dos de semilla de apio, una y media de laserpicio, al cual llaman los griegos silphion, y dos de queso todo molido y cribado, y guardarás esta mezcla en una olla nueva: después, cuando fuere menester gastarlo, se desleirá lo poco que se quisiere tomar en vinagre y garo. Tomarás una onza de apio montano, dos de pasas que se les hayan quitado los rabos, y tres de pimienta blanca o negra: estas cosas, si quieres excusar mayores gastos, se pueden mezclar con miel y conservarse de esta suerte. Pero si quieres hacer un oxíporo más costoso, mezclarás estas mismas cosas con la composición anterior, y en seguida guardarás esta mezcla para tu gasto; pero si no tuvieres laserpicio, echarás en su lugar media onza más de miel.


ADAPTACIÓN DE LA RECETA, combinando ambas fuentes clásicas

Ingredientes 
  • 40 gr de hojas de apio
  • Un puñado de pasas o dátiles troceados
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de vinagre
  • Sal (si se quiere)
  • 1 cucharada de aceite
  • Un puñado de menta seca
  • Un poco de pimienta blanca o negra molida
  • Un poco de comino
  • Un poco de jengibre fresco


Elaboración

  • Cortar finamente las hojas del apio.
  • Moler la pimienta y el comino.
  • Rallar el jengibre fresco.
  • Añadir las especias, las pasas, la miel, el aceite y el vinagre al apio. Si se quiere, se puede poner un poco de sal. 
  • Remover bien.
Esta salsa se utilizaba para condimentar ensaladas de hoja verde.

Muy rica y refrescante

Prosit!!

Plurimam salutem!!

domingo, 31 de mayo de 2020

MENSA PODIALE AVT SEPVLCHRALIS



Con el nombre de MENSA PODIALE O SEPULCRALIS encontramos en el mundo romano un tipo de mesa funeraria, hecha de piedra o mármol que podía presentar diferentes formas como rectangular, cuadrada o incluso circular.



En los Museos Capitolinos de Roma encontramos numerosos ejemplos de este tipo de tabula que se podía ubicar en el pavimento de las necrópolis o en los columbarios.

                                     

La mayoría de estas mesas presentan características parecidas:

- Suelen tener una inscripción funeraria o titulus sepulchralis con el nombre de la persona fallecida o la relación familiar y las conocidas fórmulas:

D(is) M(anibus): “A los dioses Manibus”



T(e) R(ogo) P(raeteriens) D(icas) S (it) T(ibi) T(erra) L(evis): “te pido, de paso, para decir: ¡Que la tierra se encuentran ligeramente sobre usted!”



- Además de la inscripción, todas tienen en el centro un hueco de forma circular con un agujero o más de uno (infundibulum) que servía para verter las libaciones de leche, vino o miel (profusiones) a los difuntos durante el banquete fúnebre o los días conmemorativos para que así el fallecido participara del mismo.



Se han encontrado diferentes maneras de decorar esos infundibula. 

Desde una pátera como podemos ver en la imagen.  



Una concha, como nos muestra la foto:



O incluso un cuenco con doble asa:




 Como hemos visto, a través de los infundibula, el difunto también participaba del banquete en su honor con ofrendas varias como por ejemplo, alimentos líquidos: vino puro, miel, leche, sangre, agua, aceite de oliva, etc. 

Así nos lo narra Petronio, Satiricón, 65 y 66

“De todos modos pasamos un día muy agradable, aunque se nos obligó a verter sobre los pobres huesos del difunto la mitad de la bebida

Virgilio, Eneida, V, 77 y ss: 

“Luego, nace la aurora en el noveno día, iniciaré los juegos con regatas, […] Al punto se iniciará una inmenso cortejo hacia el sepulcro. La libación de rúbrica derrama sobre el suelo: dos vasos de vino puro, dos de leche fresca, dos de sangre de víctimas y en torno flores rútilas vierte, mientras dice: ¡Padre, yo te saludo![…] Con nuevo ardor renueva el sacro rito dudoso si tal vez sería el genio de aquel paraje o familiar espíritu servidor de su padre”. 

Sacrifica dos bidentes ovejas, dos lechones y dos toretes de atezados lomos. Luego vertiendo vino, el alma evoca del magnánimo Anquises a que suban de Aqueronte sus sagrados Manes”

También alimentos sólidos como cereales, lentejas, habas, queso, sal, huevos, frutas rojas (granada), pasteles de miel, gachas, etc.

Es importante tener presente que los alimentos ofrendados se consideraban primordiales para proporcionar vida y fertilidad. 

 A su vez, destacan por su color: 

Oscuro como son las legumbres y las flores (violetas); rojo como el vino, la sangre, algunas frutas (granada, fresas, cerezas, moras,…) o flores (rosas rojas); blanco que alivia la oscuridad como los huevos (simbolizan fertilidad), leche, queso, sal y harina. 
Transparente como el agua.  
Dorado  como la miel y el aceite de oliva (ambos curativos y muy beneficiosos), incienso (mirra) y cereales (trigo,…).

El cuidado de los seres queridos y su amor infinito queda bien patente en estas mesas funerarias.



Plurimam salutem!!


*Imágenes propias