domingo, 1 de mayo de 2016

CONVIVIVM NVPTIALE I

Un tema interesante no sólo por descubrir el legado en la actualidad sino también por el tema culinario, es saber qué platos se servirían en un BANQUETE NUPCIAL, para ello las fuentes serán nuestras guías.




En esta entrada nos centraremos en la opulencia de este tipo de banquetes como puede ocurrir en la actualidad y en los platos que se solían servir.

Sobre un Convivium Nuptiale podemos leer en Teofrasto, Cartas, III, 13 que se llevaban a cabo grandes festines con parásitos incluidos: “tú mi genio protector, que me has asignado y tocado en suerte, ¡qué malvado eres y cómo me  entristeces,  teniéndome atado a la pobreza! Cuando no hay una invitación, me obligas a comer perifollo y  ascidias o a recoger hierbas y llenar mi estómago bebiendo agua en la fuente Enneacruno. Además, cuando el cuerpo, por encontrarse en su mejor momento de vigor y de juventud, aguanta las afrentas y estaba de una etapa en la que podía sufrir los golpes, el mal trato era algo soportable. Pero ahora, una vez que ya me encuentro en la mitad del camino y que lo que me resta de vida tiende a la vejez ¿cuál será el remedio de mis males? Necesito una soga de Haliarto y me colgaré enfrente del Dipilón, a no ser que la fortuna quiera otorgarme algún favor. Pero si se mantiene en las mismas, no pondré el yugo en mi cuello hasta que disfrute de una mesa bien servida. En breve tendrá lugar la boda, ilustre y que atrae la atención de todos. A ésta yo seré invitado, sin duda alguna, bien para el primer o para el segundo día, pues en las celebraciones nupciales se requieren diversiones y la presencia de parásitos. Sin nosotros no hay fiesta en absoluto y el cortejo sería de cerdos en lugar de seres humanos”

Para que todo fuera perfecto se sucedían las compras en el mercado, así nos lo cuenta Plauto,  Aulularia, acto II. Escena IV,  donde leemos los platos que se servían:

Ántrax: ¿con la hija de quién se casa?

Pitódico: Con la hija de Euclión, nuestro vecino de al lado. Por eso me mandó dejar en su casa la mitad de la compra, a uno de los dos cocineros y a una de las dos flautistas. […]

Ántrax: ¿Y es que este viejo no podía haber hecho la compra para la boda de su hija con su dinero? […]

Ántrax: Ése es un cocinero de feria: cocina cada nueve días.

Pitódico: (a Ántrax) Cállate ya de una vez, coge el más gordo de los dos corderos y entra en nuestra casa.

Escena VII, donde descubrimos los elevados precios del pescado y la carne.

Euclión: Por fin me decidí hoy a hacer el esfuerzo de agasajarme con motivo de la boda de mi hija. Voy al mercado y pregunto el precio del pescado. Me lo dicen: está caro. La carne de cordero cara, la de buey cara, la de ternera, el atún, la de cerdo, todo está caro, y tanto más caro cuanto que yo no tenía ni un céntimo. […] Después mi voluntad se sumó a mi opinión de celebrar la boda de mi hija con el menor gasto posible. […]

Escena VIII,  que nos habla del menú: congrio y murena acompañados de pan.

Ántrax: Dromón quítale las escamas al pescado; tú, Maquerión, quítale el espinazo al congrio y a la murena. Voy a la casa de al lado a pedir prestado el molde para cocer el pan. Tú si eres listo, deja ese gallo mejor desplumado que un bailarín depilado.

ACTO III. Escena II, nos habla que se podían alquilar los servicios de cocineros en el Forum Coquorum.

Congrión: Cállate, hemos venido a guisar para la boda.

Debido al abuso que se hacía en las bodas, como bien leemos en Catulo, 62, 3:“Vespero está aquí, jóvenes, levantaos. Vespero, con dificultad, al fin alza del Olimpo sus luces largo tiempo esperadas. Hora es de levantarse ya, de dejar ya las mesas abundantes. Ya llegara la novia, ya se cantara el Himeneo. !Oh, Himen Himeneo!!Oh, preséntate, Himen Himeneo!  fue necesario legislar y limitar estos gastos, así nos los comenta Aulo Gelio. Noc. Att. 2, 24, 7 y 14: “Luego fue votada la ley Licina, la cual, permitiendo gastar en ciertos días cien ases, como la Fania, concedió doscientos para las bodas. […] Durante el imperio de César Augusto, llegó al pueblo, la última, la ley Julia, por la cual se fijaban doscientos sestercios para los días festivos; para las calendas, los idus, las nonas y ciertas otras fiestas, trescientos; para las bodas y tornabodas, mil

Sobre la misma idea de los elevados costes se centra Juvenal, Sátira, 6, 200: “Si no estás dispuesto a amar a la mujer prometida y unida a ti por un contrato legal, no hay motivo para que tires el dinero en la cena y los pasteles que hay que darles a los invitados ya indigestos al final de la ceremonia ni el regalo de la noche de bodas, cuando en la rica deja brillan Dádico y Germánico grabados en oro”.

El día de la boda se comenzaba con el sacrificio de un cerdo, Varrón, D. R, II, 4:
Al comienzo de una boda los antiguos reyes y personalidades de Etruria inmolaban un cerdo, antes de la unión nupcial. También los primitivos latinos y los griegos en Italia lo hacían. También nuestras mujeres, mayormente las nodrizas, llaman “porcum” a la naturaleza femenina de las doncellas y las griegas “choeron” significando señal de nupcias”.

Para continuar con un banquete en el que se servían un gran número de platos.

Son varios los ejemplos de convivia que nos han llegado de la antigüedad, por ejemplo en Ateneo, IV, 128a-130d podemos leer el menú de las nupcias de Cárano:

“En Macedonia, cuando Cárano celebró sus bodas los invitados fueron veinte. En cuanto se recostaron a la mesa, se les entregaron  como regalo sendas copas de plata. Además, previamente los coronaron a todos, antes de entrar, con una tiara de oro. Una vez que vaciaron sus copas, les dieron en sendas fuentes de bronce un pan del mismo ancho, así como aves y patos, además de palomas torcaces, un ganso y otra gran cantidad de manjares de este tipo en un montón.  Se pasaban para comer otras muchas viandas y, tras ellas, una segunda fuente de plata con un nuevo pan, así como gansos, liebres, cabritos, otros panes especialmente preparados, pichones, tórtolas, perdices y gran cantidad del resto de las volátiles.  […] cuando ya nosotros estábamos agradablemente alejados de la sobriedad, irrumpieron unas flautistas, cantantes y tañedoras de sambuca rodias, a mí me pareció que desnudas, pero algunos decían que llevaban túnicas; También se presentaron otras jóvenes portando cada una dos frascos de perfume, uno de plata y otro de oro, que nos entregaron a cada uno. A continuación se trajo una fuente de plata con baño de oro con una masa de cerdo asado y muy grande, que estaba puesto de espaldas, mostrando por arriba el estómago, relleno de todo tipo de cosas buenas. En su interior había, asados al mismo tiempo, zorzales, patos, papafigos, yemas de huevo vertidas encima, ostras y vieras. Tras ello, después que bebimos, tomamos cada uno un cabrito hirviendo, con una fuente del mismo estilo y cucharas de oro.  […] cuando nos despedimos de los danzarines y acróbatas, nos recibió de nuevo una bebida caliente sin mezcla, habiendo a nuestra disposición vinos de Tasos, Mende y Lesbos, y nos trajeron sendas copas de oro, muy grandes. Y tras la bebida, una fuente de vidrio, colocada en un recipiente de plata, llena de toda clase de pescados asados reunidos y nos ofrecieron una panera de plata con panes de Capadocia, de los que comimos una parte y entregamos la mitad a los esclavos. De nuevo nos lavamos las manos y nos ofrecieron coronas y perfumes. [Tras un brindis] entró un coro de cien hombres que cantaban armoniosamente un himno de bodas. […] Nos sirvieron a cada uno, en fuentes cuadradas con filetes de oro, auténticos jabalíes de Erimanto, atravesados con venablos de plata. […] por último se trajeron las mesas de postres, y se ofrecieron a todos golosinas en cestas trenzadas de marfil, pasteles de cada variedad: de Creta, de los de tu tierra de Samos y de Atenas. Después de eso nos levantamos y nos pusimos a despedirnos, sobrios ¡por los dioses!, en nuestro temor por las riquezas que nos llevábamos”


Otro ejemplo muy interesante lo encontramos en Ausonio, Cento Nuptialis, XIX en el que los platos fuertes fueron aves, peces, cabritos, corderos, ciervos y corzos procedentes de la caza, vino y exquisitos frutos:

 “El día ansiado había llegado / y al digno himeneo /  madres y hombres, / jóvenes a los ojos de sus padres /  vienen y se tiende sobre lecho de púrpura. / Dan los criados agua a las manos / y cargan en cestos los dones de la amasada Ceres  / y de caza suculenta las asadas entrañas traen. / Gran cantidad de platos: la raza de las aves y animales domésticos, / y cabras gregarias no faltan allí, / ni ovejas ni cabritos topadores, / ni la raza  acuática, / corzos ni ciervos huidizos. Ante los ojos y  en las manos hay / frutas maduras. Cuando el hambre está calmada y el deseo de comer satisfecho, /  se colocan grandes crateras / y ofrecen vino de Baco. Cantan sacras canciones, / aplauden a los coros de danzantes y recitan poemas. Y el sacerdote tracio, de largo vestido,  hace hablar los siete intervalos de las notas con ritmos. / Desde otro lugar / la flauta ofrece su canto de doble agujero/ Un descanso común para todas las fatigas / y juntos de las solitarias  mesas se levantan, / por los alegres alrededores numerosos pasean y se cruzan a su vez / el pueblo y los senadores, las matronas, los niños, / y llenan de voz los amplios  atrios: cuelgan lámparas de los techos dorados. /

No podría faltar la pequeña torta nupcial, llamada MVSTACEVM de la que hablaremos en la próxima entrada, ¡no os la podéis perder!


Plurimam salutem!




domingo, 17 de abril de 2016

LVDI SAGVNTINI MMXVI CLAVSI SVNT!

Tras una semana muy intensa, podemos decir que los Ludi Saguntini MMXVI  han terminado. 

La semana ha pasado como un suspiro y, pese al cansancio, la satisfacción es muy grande.

De nuevo nos hemos reencontrado con viejos amigos durante unas horas y hemos podido disfrutar con los alumnos de la escenificación de una cena romana y de un maravilloso entrenamiento militar.








Como otros años hemos tenido un delicioso pan romano en la panadería La Melica y hemos cerrado la semana con una extraordinaria Pompa en honor a Dionisos, Las Grandes Dionisíacas, con Ménades y canéforas incluidas.








No queremos terminar esta entrada sin dar las gracias a Emilia por su ayuda en los talleres de cocina y militaria durante la semana de los Ludi.




Y a todos los compañer@s talleristas y voluntari@s que han hecho posible que un año  más Sagunto brille con sus Ludi Saguntini.

Gracias a tod@s

Plurimam salutem!!

domingo, 10 de abril de 2016

LVDI SAGVNTINI MMVI, MAÑANA COMIENZAN

Tempus fugit!!,
es increíble pero mañana comienzan los Ludi Saguntini MMXVI.



Ya en su XVIII edición, de nuevo el Taller DE RE COQUINARIA, tiene todo preparado para recibir a sus numerosos participantes

Al igual que estos últimos años, se ubicará en la Comunidad de Regantesen la plaza Mayor de Sagunto, 10, compartiendo espacio con el taller MILITARIA,


¡Somos grandes amigos!





Tras unos ajetreados días de mudanza, todos los talleres están en sus puestos, ¡ya está todo preparado, para que de nuevo los Ludi Saguntini brillen de esplendor!





Un año más los alumnos podrán vivir en primera persona la invitación a un banquete romano con fines políticos, recreando cuáles serían sus rituales según los testimonios clásicos.


¡Qué poco hemos cambiado!

Al terminar se elaborarán unas sales para  hacer un exquisito aceite aromático y se podrán degustar alimentos de la tríada mediterránea.

Confiamos en que aquellos que vais a participar en el taller de cocina romana antigua disfrutéis mucho de este paseo por el mundo culinario.

Nos vemos en los Ludi Saguntini MMXVI, 
bajo la protección de nuestro Hermes 

Plurimam salutem!

domingo, 3 de abril de 2016

UN BRINDIS POR LOS LVDI SAGVNTINI MMXVI



En breve se celebrará una nueva edición de los LVDI SAGVNTINI MMXVI, en concreto la XVII, y para festejar su continuidad tras tantos años gracias a la ilusión y esfuerzo de muchas personas apasionadas por el mundo clásico, desde  DE RE COQVINARIA quisiéramos alzar nuestras copas para brindar un año más por los Talleres didácticos de cultura clásica de Sagunto.

¡Por muchos años más!

En esta ocasión el vino a degustar será un Vino aromatizado cuya receta nos ha llegado a través de Dioscórides, 5, 54:


"El vino aromático se prepara así: maja un quénice de cada, de dátiles, de aspálato, de caña, de nardo céltico, amásalo con mosto dulce y haz tortas de buen tamaño y échalas luego en 12 sextarios de mosto seco y déjalo estar durante 40 días, tras haber taponado el recipiente, cuélalo y almacénalo. 

[Se prepara también de otra manera]: maja 8 dracmas de caña, 7 dracmas de valeriana, 2 dracmas de costo, 6 dracmas de nardo montano, 8 dracmas de canela de China, 4 dracmas de azafrán, 5 dracmas  de amomo, 4 dracmas de ásaro, [todo al mismo tiempo], ata todo ello dentro de un lienzo a modo de envoltorio y échalo en una metreta de mosto, y, después de que haya parado de hervir, trasvasa el vino.


 Es eficaz, bebido, contra los dolores del pecho, de costado, de pulmón, para las dificultades urinarias, los escalofríos febriles, la menstruación retenida, para los que caminan por parajes glaciales y los que generan humores gruesos. Procura también buen color, es somnífero y analgésico, y conveniente para las afecciones de vejiga y de riñones"

ADAPTACIÓN Y ACTUALIZACIÓN DE LA RECETA

VINO AROMATIZADO

 Partiendo de las dos maneras de hacer este vino que nos ha legado Dioscórides vamos a presentar nuestra posible receta cambiando algunas de las hierbas por otras pues es difícil encontrarlas por estar su venta prohibida o por no existir ya en la actualidad.



Ingredientes

- 2 l de vino tinto

- 450 gr. De miel

- Una pizca de pimienta, valeriana, bayas de enebro,canela, cardamomo y azafrán

- Dos hojas de laurel

- 10 dátiles secos, deshuesados

Elaboración

Calentamos 1 l de vino a fuego lento para poder diluir bien la miel. A continuación añadimos el resto de ingredientes y dejamos hervir unos 5 minutos aproximadamente.

Veremos que el vino reduce, en ese momento, está preparado para poderlo colar.

En una botella de cristal ponemos el otro litro de vino a temperatura ambiente y le añadimos la reducción del vino con las especias y la miel.

Obtendremos un vino aromatizado que es ideal para tomar caliente.


¡Salud!

Plurimam salutem!



domingo, 13 de marzo de 2016

SPATIA LVDI SAGVNTINI MMXVI- DE RE COQVINARIA EN LOS CURSOS DE FORMACIÓN

Esta semana el Taller de cocina romana antigua de Sagunt, De Re Coquinaria, ha sido protagonista de los cursos de formación de voluntarios para los Ludi Saguntini MMXVI.


En esta edición el Forum Classicum sufrirá una bonita transformación. 

Nacen los SPATIA, donde podremos disfrutar de diferentes espacios dedicados a temas concretos de la vida cotidiana de un romano.


El alumnado participante podrá aprender muchas curiosidades: 

Cómo se escribiría en cursiva, cómo se hacía y decoraba una pieza de cerámica, cómo se teñían los vestidos y qué simbolizaban los colores, cómo se fabricaban los perfumes, cómo era la ceremonia del dies lustricus, cómo se hacían los mosaicos y sus estilos, cuáles eran las técnicas de conservación de los alimentos, además podrán hacer sus pinitos en latín y griego e incluso podrán transformarse en divinidades.... 

¡Una experiencia inolvidable!

Para poder llevar a la práctica todos estos contenidos, se precisa de una preparación previa de los voluntarios que, con gran ilusión y dedicación, van a estar al frente de los Spatia todas las mañanas de la semana del 11 al 15 de abril.




El spatium de cocina estará dedicado a los sistemas de conservación de los alimentos, una preocupación existente no sólo en la antigüedad sino también en nuestros días.

La explicación se presentará respaldada por juegos didácticos, imágenes, etc. para que sea mucho más atractiva.

Confiamos en que los alumnos que pasen por el spatium se lleven un precioso recuerdo y que descubran que somos herederos de la mayoría de las técnicas de conservación que empleaban los romanos.

Os esperamos en los Ludi Saguntini MMXVI

Plurimam salutem!!!


domingo, 28 de febrero de 2016

MEMBRILLOS, LAS MANZANAS DE INVIERNO II



Hace unas semanas hablamos de los cuidados de los membrillos, sus característicos y cultivos, en esta ocasión nos centraremos en sus amplios usos.

Sobre sus usos médicos Dioscórides, 1.115.1 nos habla de sus cualidades: “{1} Los membrillos son estomacales, diuréticos. Asados se vuelven más suaves. Son útiles, sobre todo crudos, para los flujos del vientre y de los intestinos, para abscesos internos y flujos biliosos. Y su infusión, bebida, viene bien contra los flujos del estómago o del vientre. {2} El jugo de los membrillos crudos, tomado, presta ayuda a los que padecen de ortopnea. La decocción de los membrillos es irrigación apropiada para el prolapso de matriz y de ano. Los condimentados a base de miel son diuréticos por sí mismos y la miel toma de ellos su misma virtud, pues se vuelve constrictiva y astringente. Los cocidos con miel son beneficiosos para el estómago y agradables al paladar, pero menos constrictivos. Los crudos se mezclan en emplastos para el estreñimiento del vientre, contra el vómito y ardor del estómago, la inflamación de mamas, las durezas del bazo y las callosidades. Se produce también un vino a partir de membrillos cortados en trozos y exprimidos; para su conservación se mezcla 1 sextario de miel con 12 sextarios de jugo, porque tiende a avinagrarse. Éste es conveniente para todo lo dicho.
{3} También de ellos se hace un ungüento, el llamado ‘de membrillo’ (mēlinon), del que hacemos uso cada vez que necesitamos de un aceite astringente. Es menester elegir los membrillos auténticos, que son pequeños, redondos y olorosos. Los llamados strouthía y los grandes son menos útiles. Las flores de los membrillos, tanto secas como verdes, son apropiadas en emplastos para aquellas afecciones que tienen necesidad de astringencia, contra las inflamaciones de los ojos, y, bebidas tras mezclarlas con vino, van bien contra la expectoración de sangre, contra el flujo del vientre y la evacuación de los menstruos”

El escrito de Dioscórides podríamos resumirlo de la siguiente manera:


FORMAS DE APLICACIÓN

Bebido con vino
Decocción con agua
Decocción y luego con miel
Emplasto, cataplasma
Jugo
Ungüento
Vinificación

FINES MÉDICOS

Contra el ardor de estómago
Contra el prolapso de matriz
Contra hemorragias ginecológicas 
Contra inflamaciones oculares 
Contra inflamación de mamas 
Digestivo, estomacal 
Diurético 
Expectorante de sangre o pus 
Para ablandar o favorecer el bazo 
Para callosidades 
Para el prolapso del ano 
Para estreñir, contra la diarrea 
Para la ortopnea 
Para purgar la bilis por abajo 
Para tratar abscesos 
Reprimir el vómito, antiemético 



USO COSMÉTICO


ACEITE DE MEMBRILLO, contra la caspa, los herpes, la sarna, los sabañones, las descamaciones, la excesiva sudoración, las llagas malignas, reducir la orina excesiva y las úlceras de matriz.

Se podía aplicar directamente o con agua a modo de lavativa.


Dioscórides, 1, 45:”El aceite de manzana o membrillo se prepara de esta forma: mezcla 6 sextarios de aceite con 10 sextarios de agua, añade 3 onzas de romaza triturada y 1 onza de esquenanto, déjalo durante un día y cuécelo. Luego, tras colar el aceite, échalo en una vasija de boca ancha, coloca encima zarzos de caña o una esterilla antigua y sobre ellos manzanas o membrillos, envuélvelo todo con paños y déjalo reposar suficientes días, hasta que el aceite atraiga la virtud de los frutos. {2} Algunos envuelven las manzanas o membrillos durante diez días, para que el buen olor se mantenga y no se disipe. Después de eso, los dejan en remojo en aceite durante dos días con sus respectivas noches, y, luego, tras exprimir el aceite, lo almacenan. Tiene virtud astringente, refrigerante; es eficaz contra llagas sarnosas, caspas, sabañones, herpes, y, en infusión, contra ulceraciones de la matriz. Como lavativa, contiene las orinas excesivas y detiene los sudores. Se bebe también contra las cantáridas, los escarabajos venenosos y la oruga de pino]. Es muy aceptado el que huele a membrillos”

USO CULINARIO

RECETAS


Son muchas las recetas de membrillo que podemos encontrar en Apicio

PLATO DE MEMBRILLOS, IV, II, 37
“Cocer membrillos con puerros, miel, garum, aceite, defritum, y servir. Pueden cocerse igualmente con agua y miel”

TERNERA O BUEY CON PUERROS, CON MEMBRILLO, CON CEBOLLA O CON COLOCASIA, IV, V, 2

“Garum, pimienta, benjuí y un poco de aceite”

SALSA PARA EL DENTÓN ASADO, X, 2, 12

“Pimienta, ligústico, coliandro, menta, ruda seca, membrillo cocido, miel, vino, garum y aceite. Poner a calentar y envolver con almidón”

DULCE DE MEMBRILLO, Paladio, 11, 20

“Se cortan los membrillos maduros en trocitos muy pequeños y muy delgados, después de quitarles la monda, y se tira de membrillo el carozo duro que tienen por dentro. Después se hierven en miel hasta que se suma una mitad y al cocer se rocían con pimienta fina.

Otra fórmula: se mezclan dos sextarios de zumo de  membrillo, un sextario y medio de vinagre y dos de miel, y se cuecen hasta que toda la masa cobre un espesor similar al de la miel pura. Seguidamente se añadirán dos onzas de pimienta molida y jengibre”



USO MEDICINAL


En la antigüedad su uso medicinal estuvo muy extendido por considerarlo beneficiosos para el hígado, el riñón, por ser diurético y digestivo  

VINO DE MEMBRILLO. KYDONITES


Dioscórides, 5, 21: “El vino de membrillo, al que algunos llaman mēlítēs, se prepara así: saca la simiente de los membrillos y córtalos en rodajas, echa 12 minas de ellos en una metreta de mosto durante 30 días; luego, cuélalo y almacénalo. Se prepara también de otra manera: tras majar y exprimir los membrillos, hay que mezclar 10 sextarios de su jugo con uno de miel y almacenarlo así. Es astringente, estomacal, conveniente para las disenterías, para los que padecen del hígado, del riñón y de dificultades urinarias”

VINO DE MEMBRILLO Y MIEL. MELOMIEL


Dioscórides, 5, 21: “También el vino de membrillo y miel, al que también se llama kydōnómeli, se prepara, una vez han sido extraídas las semillas de los membrillos, echándolos en miel en la mayor cantidad de ella posible de forma que queden cubiertos. Después de un año la miel se vuelve suave, parecida al vino mulso. Es conveniente para las mismas cosas que la preparación anterior”


VINO DE MEMBRILLO Y AGUA. HYDROMELON


Dioscórides, 5, 22: “El vino de membrillo y agua se prepara mezclándose una metreta de vino de membrillo y miel con dos de agua cocida y poniéndolo al sol en los días de la canícula. La virtud de éste también es la misma”

USO RITUAL


En el mundo clásico el membrillo siempre estuvo consagrado a Afrodita, diosa de la belleza, del  amor y la fecundidad por ello nos dice Plutarco en sus Cuestiones romanas, 65 afirma que las mujeres recién casadas mordían un membrillo para tener el aliento fresco y perfumado al entra en su habitación nupcial:
"¿O, al igual que Solón  escribió que la novia entrara en la habitación nupcial tras morder un fruto de membrillo para que el primer saludo no fuera desagradable ni ingrato, así el legislador romano decretó esto para que si hubiera algo raro y desagradable en el cuerpo, permaneciese oculto?”

O servir en el banquete nupcial romano membrillo como símbolo de fecundidad, suerte y prosperidad.

A su vez, se sabe que la diosa podía ser representada con un membrillo en su mano derecha, pues tal vez “la manzano dorada” que en el Juicio de Paris entregó a Afrodita fuera un membrillo.

Quizás las formas redondeadas de esta fruta recordarían a la silueta femenina.

Como vemos todo un poco confuso, pero curioso.


Plurimam salutem!



domingo, 14 de febrero de 2016

MEMBRILLOS, LAS MANZANAS DE INVIERNO I

Confundidos muchas veces por las fuentes clásicas con las manzanas, encontramos a los MEMBRILLOS, también llamados “las manzanas de invierno”, aunque algún autor las confunde con las manzanas de Cidonia”, una variedad asilvestrada del membrillo cultivado (en griego strouthíon), que nace de la pepita de este fruto, y no de un pie injertado, según nos ha transmitido Ateneo, III, 81 c y ss: 
manzanas de Cidonia, algunas de las cuales también se llaman membrillos, son en general las más digestivas de todas las pomas, y especialmente las maduras. Gláucidas dice que las mejores de las frutas son las manzanas de Cidonia, las bastas, y los membrillos. Filótimo, en el libro décimo tercero de su tratado Sobre la alimentación [fr. 10 St.], dice: «…”Entre las pomas invernales, las manzanas de Cidonia producen jugos más acres, mientras que los membrillos producen menos jugos, y menos acres, y se pueden digerir mejor. Nicandro de Tiatira afirma que las manzanas de Cidonia se llaman membrillos, pero se equivoca. En efecto, Gláucidas lo deja claro cuando dice que las mejores frutas son las manzanas de Cidonia, las manzanas bastas y los membrillos….También Filemón, en El campesino, llama membrillos a las manzanas de Cidonia….Que son distintos la manzana de Cidonia y el membrillo lo dice claramente Teofrasto en el libro II [2, 5] 82ª de su Historia (de las plantas)”




Las fuentes nos proporcionan ideas diferentes sobre ellos, desde frutas pequeñas, con un gran aroma según Plinio, hasta grandes y no muy bien consideradas según Dioscórides, pero, como siempre, acudamos a las fuentes para descubrir qué más cosas nos cuentan.

Empecemos por la etimología: en griego, Kydónion y en latín encontramos dos términos: malum cotoneum (de ahí codoñer o cotogno) y Cydonia oblonga, utilizado sólo por Paladio en sus textos. 

Los mismos griegos consideraban que se les llamaba así por proceder de Cidonia, una antigua ciudad de Creta, según Plinio H.N, 15,10,37: “el fruto llamado por nosotros "Cotonea,", por los griegos "Cydonia", introdujo por primera vez desde la isla de Creta”. 

En la actualidad está siendo discutida esta vinculación con la isla pues se cree que procedía de Armenia, de donde pasó a Grecia algo después del siglo VII a. C., y a finales de s. IV a. C. a Italia. 

Sobre sus cuidados agrícolas Paladio dice lo siguiente:


Sobre el cultivo, II, 15: ”En enero se injertan los frutales como el membrillero”


Sobre su injerto, II, 25, 6:”En el mes de febrero o marzo se injerta el peral de la manera que se indicó cuando tratamos del injerto: en la corteza y en el tronco. Se injerta con el peral silvestre y el manzano; según algunos, con el almendro y el espino; para Virgilio, con el olmo, el fresno y el membrillero la incisión en el tronco”

Formas de plantarlo, III, 25, 20 y ss:” Para plantar membrilleros, la mayor parte de la gente recomienda una época distinta; por lo que a mí respecta, he comprendido por propia experiencia que Italia, en las cercanías de Roma, durante el mes de febrero o a comienzos de marzo, los vástagos de membrillero con sus raíces, en terreno cavado, arraigan tan bien que normalmente fructifican al año siguiente, a condición de que se hubieran plantado de cierta dimensión. En lugares secos y calurosos, plántense a finales de octubre o comienzos de noviembre. Los membrilleros requieren un lugar frío y húmedo. Si se ponen en uno caluroso, es necesario ayudarlos con riegos. También se dan en climas suaves de tipo medio, entre fríos y calurosos. Prosperan también en llanuras y declives, pero prefieren las pendientes y las depresiones. Hay gente que los planta con sus copas o por estaca, pero en uno y otro caso tardan en salir. Los árboles de membrillo deben ponerse distanciados de forma que cuando bata el viento no gotee uno sobre otro. Mientras son pequeños o cuando se plantan deben ayudarse con estiércol, en cambio a los que son mayores se les echa a las raíces una vez al año ceniza o greda en polvo”

También Columela, Libro de los Árboles, 24 habla sobre época de plantación: “Los manzanos de estío, los membrillos, los serbales y los ciruelos deben plantarse mediado ya el invierno, hasta los idus de febrero”

Cuidados, III, 25, 20 y ss: “El riego permanente propicia que maduren pronto sus frutos y los hace crecer más. Deben regarse cuando no llueve y cavar a su alrededor un foso en el mes de octubre y noviembre en sitios calurosos, en febrero o marzo en los fríos; si no se cavan con frecuencia, se vuelven estériles o empeoran sus frutos. Hay que podarlos, según he comprobado, y quitarles todo lo perjudicial. Si el árbol está enfermo debe verterse en las raíces alpechín mezclado con agua a partes iguales, o cal viva rebajada con greda, o untar el tronco del árbol con resina conservada en pipa mezclada con pez líquida, o también se restablecen poniendo según su tamaño membrillos en número impar junto a las raíces enterrándolos después de haber excavado el árbol. Esta operación hecha cada año los protegerá de daños, pero impedirá una duración prolongada del árbol”


Injertos, III, 25, 20 y ss: “En el mes de febrero se injertan los membrilleros, en el tronco mejor que en la corteza. Admiten injertos de casi todas las especies: del granado, del serbal, y de todos los manzanos que den buenos frutos. Se injertarán los árboles jóvenes que tengan savia, en la corteza. Si son mayores, se injertarán preferiblemente cerca de la raíz donde la corteza y la madera están humedecidas gracias a la tierra que tienen pegada”

Recolección y conservación, III, 25, 20 y ss: “Los membrillos deben cogerse maduros y conservarse del siguiente modo: o bien metiéndolos entre dos tejas cerradas con barro por todas partes, o cocidos en arrope o vino de pasas. Hay quienes los conservan envolviendo los que son más grandes en hojas de higuera. Hay otros que los ponen simplemente en sitios secos en los que no haya viento. Otros los cortan en cuatro partes con una caña u objeto de marfil, les quitan todo el carozo y los introducen en miel en un recipiente de barro. Hay gente que los mete enteros en miel, escogiéndolos bastante maduros para conservarlos mediante este procedimiento. Otra fórmula es cubrirlos con mijo o meterlos por separado en pajas. Hay otros que los ponen en recipientes llenos de vino de muy buena clase o bien hacen una mezcla uniforme de vino y arrope a fin de conservar los membrillos. Otros los introducen en tinajas de mosto y luego las cierran, operación que, además, da aroma al vino. Y otros, poniendo por separado los membrillos en tarteras nuevas, los cubren de yeso seco

Para su conservación también Apicio I, 12, nos dice lo siguiente: “Escoger unos membrillos sin ningún defecto, con el tallo y las hojas; colocarlos en un recipiente, cubrirlos con miel y defritum. Así se conservarán mucho tiempo”

Variedades, Plinio, H.N XV, 10, ss: “Esta fruta dobla las ramas con su peso, y por lo tanto tienden a impedir el crecimiento del árbol principal. Las variedades son numerosas: el chrysomelum está marcado con muescas hacia abajo, y tiene un color de parecido al oro; la que se conoce como el membrillo "italiano", es de tez más pálida, y tiene un olor más exquisito: los membrillos de Neapolis, también, son tenidos en gran estima. Las variedades más pequeñas del membrillo que se conocen son "struthea", tienen un olor más picante, pero maduran más tarde que los otros; otro es el llamado "musteum," que madura más pronto de todos. Al injertar el cotoneum con el strutheum, se ha producido una variedad peculiar, conocida como la "Mulvianum," el único de todos ellos que se come crudo. En la actualidad todas estas variedades se mantienen encerrados en las antecámaras de los grandes hombres, en el que reciben las visitas de sus amigos; se cuelgan, también, sobre las estatuas que están durante la noche con nosotros en nuestras cámaras.
Hay un pequeño membrillo silvestre cuyo aroma, junto a la del strutheum, es el más potente; crece en los setos”

Columela, Libro sobre los árboles, 25 distingue estas variedades:” Cydonea (de los que hay tres clases —(eydonea) struthia, chrysomelina, mustia— y las tres proporcionan no solo placer sino ademas salud)”

Tras indagar sobre su etimología y cuidados, cerramos esta entrada, anunciando que dedicaremos otra a sus usos culinarios, médicos y cosméticos.


Feliz día San Valentín


Plurimam salutem!