domingo, 13 de abril de 2014

ACABARON LOS LVDI SAGVNTINI MMXIV...

Un año más se dan por finalizados los Ludi Saguntini. 
Este año especiales por la ausencia muy sentida de nuestro Hermes. Muchas personas han estado con nosotros compartiendo el recuerdo a Juanvi...a todos queremos darles las gracias por su apoyo y ánimo.

Muchos alumnos han participado en el Taller de cocina, De Re Coquinaria y en el Ejército Romano, Militaria, que se encontraban en el mismo espacio y eran impartidos por los mismos profesores. 









Muchas personas de Sagunto colaboran en el proyecto de impulsar la cultura clásica, entre ellas el Forn La Melica que desde hace mucho años elabora pan romano.




El cansancio se ve mitigado por la alegría que da ver las caras de los alumnos cuando están en los talleres,... esas miradas nos llenan de felicidad.

Días intensos pero llevaderos gracias al respaldo de muchas personas que han ayudado para que todo sea perfecto.
 Muchas gracias a  José Luís, por su paciencia y amor, 
Amparo y José Vicente, por estar siempre ahí, 
a Quique, Ana, José Mª y Mª José por su eterna sonrisa, 
a nuestros queridos talleristas que pese a la tristeza han sacado fuerzas para impulsar estos difíciles Ludi,
a los compañeros de Ludere y Prósopon que siguen trabajando por la cultura clásica y su legado,
a Andrea, Carlos, Ángel, Miri, Irina, Jessi, ... nuestros clásicos que han estado ayudando en el taller de cocina, 
a todos nuestros super monitores que hacen nuestro día a día más fácil, 
a Lorenzo y sus chicos, pues el traslado del material hubiera sido imposible,
a Federic Aznar, por sus fenomenales fotografías,
a los miembros de la Comunidad de Regantes con la cesión de dos de sus espacios para montar los talleres de cocina y militaria,
y a todos aquellos y aquellas que a lo largo de la semana nos han obsequiado con bellas palabras de ánimo.













Y a Juanvi que desde lo alto nos ha estado sonriendo y cuidando cada día.


 Gratias plurimas!!!




Plurimam salutem!

domingo, 6 de abril de 2014

LVDI SAGVNTINI MMXIV, PROCEDITE GENS CLASSICA!!!

Mañana comienzan de nuevo los LVDI SAGVNTINI MMXIV



Estos LVDI serán difíciles para todos, pues nos falta una persona muy importante, nuestro querido Juanvi, nuestro Hermes. 

Dicen que el tiempo mitiga el dolor, pero en nuestro caso sigue estando ahí...continuamos sin encontrar explicación a su ausencia.



Hemos querido que esta edición esté dedicada a Hermes.

Así pues el cartel de este año, la precatio que inaugurará los Ludi, las chapas identificativas, la revista Saguntina, todas las novedades como son la nueva decoración del foro, los talleres que llevarán a cabo los miembros del proyecto Gruntdvig y el “Trivial Ludi”, una app destinada al fomento y difusión de la cultura clásica.



Como preludio de los Ludi ayer se llevó a cabo un homenaje a Juanvi con la presencia de muchos amigos con los que pudimos recordar entre sonrisas y lágrimas a nuestro Hermes.






                        
                                            In aeternum Hermes from pezenelagua on Vimeo.


¡Oh Hermes, sabemos que estarás ahí 
cuidando de todos nosotros y de tus Ludi!

Con respecto al taller  DE RE COQUINARIA  que cumple este año sus 12+1, estará ubicado, como el curso anterior, en la Comunidad de Regantes que muy amablemente ha cedido sus instalaciones. En concreto en la plaza Mayor de Sagunto, 10. 


   


                                                 


Un año más tendrá el placer de  compartir el espacio con el taller  Militaria




Nos centraremos en la celebración de un banquete romano de lujo, recreando cuáles serían sus rituales según los testimonios clásicos.

La parte práctica consistirá en la elaboración de unas sales para elaborar un aceite aromático. Se degustará una tostada de pan con el aceite, epytirum o paté de aceitunas y los más valientes podrán  saborear una recreación del garum.

Confiamos en que aquellos que vais a participar en el taller de cocina romana antigua disfrutéis mucho de este paseo por el mundo culinario.

Nos vemos en los Ludi Saguntini


Plurimam salutem!

domingo, 23 de marzo de 2014

LA ASTUTA SEPIA II


Hace unas semanas hablamos de la información que los autores clásicos nos han proporcionado sobre la sepia, su forma, su estructura, su reproducción,...En esta ocasión nos centraremos en los sistemas de pesca utilizados para capturarla y en sus usos culinarios, medicinales y cosméticos.

Su modo de pescarla continúa vigente en la actualidad: atando una sepia hembra a una cuerda, Opiano, De la pesca, IV, 147. Sabemos que a veces la sepia podía ser sustituida por un maniquí de sepia en el que incrustaban trozos de espejo, al igual que la pesca actual en Mallorca “pesca de sipias amb mirall”: “Las sepias de funesta pasión corren al más alto grado de locura. Los pescadores que faenan en el mar no las ponen mortífera nasa ni redes de cerco, sino que simplemente arrastran entre las olas una hembra  atada a una cuerda. Cuando las sepias la ven desde lejos, en seguida salen a su encuentro y la retienen abrazada en sus lazos; así entonces las astutas sepias se enrollan una alrededor de la otra, y no cesa la tarea de su pasión hasta que los pescadores las sacan a la barca, pero ellas continúan todavía unidas, y perecen al tiempo que aman.  Los hombres también engañan a las sepias con nasas en la estación de la primavera. Tras cubrir las nasas con ramas de tamarisco y verdes hojas de madroño u otro follaje, las colocan en las arenosas playas, y las sepias en su anhelo de prole y apareamiento se precipitan en el interior de la nasa, se instalan entre el follaje, y allí ponen fin a su deseo y a la par cesa su desdichada vida, cuando los astutos pescadores las sacan a la superficie.”

Ateneo, VII, 323 c nos cuenta algunas curiosidades: “Se dice que cuando se produce una tormenta se mueven cogiendo con sus tentáculos unas piedras a modo de ancla. También se cuenta que cuando la hembra es cazada con un tridente, los machos la socorren tirando de ella en sentido opuesto: en cambio cuando son los machos los capturados, las hembras huyen. La sepia no vive más de un año, lo mismo que los pulpos. Según Aristóteles las sepias y los calamares  nadan juntos y entrelazados, encajando sus bocas y brazos entre sí unos frente a otros. También acoplan tentáculo por tentáculo”

En el mismo sentido nos habla Aristóteles, P.A,  685 a 14: “Todos tienen ocho patas pero las sepias y calamares cortas…al tener las patas cortas e inútiles para agarrarse  y no ser arrastrados de las rocas cuando hay oleaje y tempestad, por eso las sepias tienen dos tentáculos largos, con los que se anclan y permanecen fondeados como un barco cuando hay tempestad y atrapan presas alejadas y se las acercan”

Su uso principal es el culinario, por lo que será la protagonista de muchos platos.

Ateneo, VII, 324 c nos transmite cómo presentar las sepias a la mesa. A la plancha: “Tres veces tantas sepias por una sola dracma. Tras cortarles las patas y las aletas, las hago hervir. El resto del cuerpo, una vez picado en muchos dados y adobado con un poco de sal, mientras están cenando, voy y lo pongo en la silbante sartén

Otra curiosa receta: “Hypósphagma consiste en trozos de carne asada (de sepia) hervidos en sangre batida con miel, queso, sal, comino, silfio y vinagre”



Apicio nos ha legado varias recetas, veámoslas:

De Re Coquinaria, II, 1:

“Las albóndigas marinas se preparan con camarones, cangrejos de río, calamares, sepia y langosta. Se condimentan con pimienta, ligústico, comino y raíz de benjuí”

De Re Coquinaria, V, 3, 3 acompañando a unos guisantes:

Guisantes indios
“Cocer los guisantes. Después que hayan espumado, cortar puerro y coliandro; poner a hervir en una cacerola. Coger unas sepias pequeñas y cocerlas en su propia bolsa de tinta. Echar aceite, garum y vino, un manojo de puerro y de coliandro. Cuando alcance el punto de cocción, machacar pimienta, ligústico, orégano, un poco de alcaravea, rociar con su propio jugo, macerar con vino y vino de pasas. Cortar en trozos pequeños las sepias, y echarlas con los guisantes. Espolvorear pimienta y servir”

De Re Coquinaria, IX, 4 y ss nos ha transmitido diferentes salsas para las sepias:

Salsa para la sepia rellena
"Pimienta, ligústico, apio en grano, alcaravea, miel, garum, vino y finas hierbas para la cocción"

Cómo rellenar la sepia cocida
"Machacar unos sesos cocidos sin nervio con pimienta, mezclarle unos huevos crudos en número suficiente, pimienta en grano y pequeñas salchichas. Coser la sepia y ponerla a cocer en agua caliente para que el relleno pueda hacerse"

Sepia cocida para después del baño
"Una vez puestas en agua fría, preparar la salsa siguiente: pimienta, benjuí, garum, piñones y huevos; triturar, ligar y sazonar a gusto de cada uno"

Otra salsa para sepias
"Pimienta, ligústico, comino, coliandro fresco, menta fresca, yema de huevo, miel, garum, vino, vinagre y un poco de aceite. Cuando hierva, añadir almidón"



Además del uso culinario, conocemos su empleo en medicina y cosmética acudimos a Dioscórides, II, 21: “Lo negro de la sepia, comido, es difícil de digerir y molificante del vientre. Su concha, modelada, es útil como medicamento oftálmico, para friccionar los párpados ásperos. Quemado con la propia concha hasta que se consuma la costra y majado, limpia por detersión los albarazos, la caspa, los dientes y las efélides. Se mezcla también, lavado, en los medicamentos para los ojos. Es eficaz también insuflado dentro de ellos, contra los leucomas de los ganados. Majado, mezclado con granos de sal y aplicado a las excrecencias de los lagrimales, las consume”

Un resumen de sus beneficios médicos sería:

EFECTOS TERAPÉUTICOS

Contra las descamaciones 
Contra la lepra blanca
Laxante intestinal 
Para los ojos
Para afecciones de lagrimales 
Para limpiar los dientes 

EFECTOS SECUNDARIOS

Mala digestión

EFECTOS COSMÉTICOS

Contra la caspa
Contra las pecas

OTROS USOS

Para la visión del ganado

FORMAS DE APLICACIÓN

Acompañado de sal
Aplicado directamente tras quemarla o tostarla
Como colirio
Ingerido crudo


Hasta aquí el monográfico sobre la astuta sepia de Opiano.

Plurimam salutem!

*Imágenes propias




domingo, 9 de marzo de 2014

DE RE COQUINARIA SE VA DE FALLAS

Pensar que el pasado romano está muerto o que no suscita interés en nuestros días,
es una gran equivocación. 

Esta semana hemos podido comprobar en De Re Coquinaria que el mundo romano, su gastronomía, sus costumbres (muchas de ellas aún vigentes), sus curiosidades, ...en concreto su cotidianidad sigue interesando mucho.

La Falla Humanista Mariner-Manuel Simó de Valencia ha dedicado su semana cultural al mundo clásico con el lema "Viatge pel nostre passat romà", en colaboración con  la Saguntina Domus Baebia- Ludere et Discere.

Placa regalada a las asociaciones por su colaboración
A lo largo de tres intensos días se ha podido visitar la exposición sobre "Un viatge al nostre passat romà", participar en un taller sobre "Un día en una familia romana", diferentes talleres didácticos de escritura, mosaico, sabores, dioses, juegos, ...para niños y degustar comida romana antigua.


Cartel semana cultural
                                                          
EXPOSICIÓN UN "VIATGE AL NOSTRE PASSAT ROMÀ"







TALLERES INFANTILES

Mitos- El Juicio de Paris"




TALLER ADULTOS- "UN DÍA EN UNA FAMILIA ROMANA"





Como se puede observar, el pasado romano cobró vida en el casal, con tanto realismo que parecía que no hubiera pasado el tiempo y que la cultura romana estuviera más próxima a nosotros que nunca.


Además de la exposición y de los talleres, se inauguró la semana con la elaboración de un vino de honor romano y se clausuró con una exquisita "cena romana" que fue cocinada con gran ilusión y dedicación por los miembros de la Delegación de festejos de la falla.  



Se han cuidado todos los detalles, no ha faltado de nada...manteles con grecas, velas perfumadas, purificación de las manos, entrar con el pie derecho, coronas en las cabezas de los invitados, vinos romanos, libación previa, larva convivialis, gustatio, prima mensa, secunda mensa,...todo para ganarse la voluntad de los dioses en estos días festivos.

Aquí tenéis una muestra de los platos elaborados:


Desde De Re Coquinaria felicitar a todos los miembros de la Delegación de festejos por el interés, el buen hacer, la ilusión y amor que han puesto para que esta semana cultural fuera inolvidable. 

A su vez, agradecer que hayan pensado en la responsable de este blog y del taller de cocina romana antigua de Sagunto para colaborar en este evento. 

Ha sido un lujo y un placer conoceros y trabajar con todos vosotros.

¡Valéis mucho!

¡No perdáis nunca la ilusión!

Gratias plurimas!!!


domingo, 23 de febrero de 2014

LA ASTUTA SEPIA I

Conocida con el nombre científico de sepia officinalis fue muy apreciada en el mundo antiguo.

Veamos qué nos dicen los autores clásicos sobre ella.

Sabemos que pertenece a la familia de los cefalópodos al igual que el calamar por carecer de sangre y de huesos (Opiano, De la pesca, I, 640)

A su vez es un molusco como nos dice Eliano, H A, 11, 37: Moluscos son los que carecen de huesos, como, por ejemplo, el pulpo, la sepia, calamar, anémona de mar. Éstos carecen también de sangre y de intestinos

Aristóteles, P.A,  679 a 20 nos habla también sobre su principal característica: “Son animales no sanguíneos y por eso fríos y asustadizos y, al igual que en algunos animales, cuando se asustan, el vientre se descompone y  fluye la secreción de la vejiga, también se produce por necesidad el expulsar la tinta por miedo, como la orina de la vejiga, pero la naturaleza se sirve a la vez de esta secreción para su defensa y salvación”

Parecidas a los calamares se diferencian, por una parte por presentar un cuerpo más ancho y macizo y por otra, su hueso de jibia es más grande.

Aristóteles, P.A,  654 a 20 nos describe esta estructura ósea: “Existe una parte análoga a las espinas de los peces, en las sepias la llamada jibia

Tienen en sus laterales unas aletas que les permiten nadar con cierta velocidad y ocho brazos y dos largos tentáculos con ventosas, cuyas habilidades nos describe Opiano, De la pesca, I, 120: Y la astuta sepia asimismo ha hallado un hábil método de caza. De su cabeza nacen largos y delgados tentáculos" como cabellos, con los que a manera de sedales, arrastra y captura peces echada en la arena, enrollada bajo su concha. Con esos cabellos, cuando las olas se enfurecen en la estación del invierno, se adhiere a las rocas como un barco amarra sus cables a las rocas costeras”

 Ateneo, VII, 323 c nos resume a la perfección las explicaciones de Aristóteles, Hª de los animales, I 2, 489 a3; I 5, 489 b 35 y I 6, 490 13: “Aristóteles dice que tiene ocho brazos, de los cuales los dos inferiores son los más grandes: está provista de dos tentáculos y entre ellos, los ojos y la boca. Posee además dos dientes, el inferior y el superior, y en el dorso, el llamado jibión. En la bolsa está la tinta, aquella se encuentra situada junto a la misma boca, ocupando el puesto de la vejiga. El vientre es aplastado y liso, semejante a los cuajares de las vacas”

Aristóteles, P.A,  685 a 14 nos completa la información sobre cómo son sus patas: “Las sepias pueden caminar pues tienen las patas de arriba pequeñas y las dos externas mayores, de las restantes de abajo, dos son las más grandes de las ocho…Tiene en sus patas ventosas y tentáculos,…los tienen para el ataque y para otra defensa a modo de manos. Tienen dos filas de ventosas…tienen también una aleta alrededor del manto para nadar y marcar la dirección”
 
Se camuflan perfectamente según el fondo marino llegando a tomar coloraciones diferentes como rayas irregulares, jaspeadas, tonos claros y oscuros según nos informa Ateneo, VII, 323 e: “Además el macho es más manchado que la hembra y más oscuro de lomo”

Su reproducción es por cópula uniéndose por la boca y entrelazando sus tentáculos. De esta manera nadan juntos durante algún tiempo. Sabemos por Ateneo, VII, 323 e: “Las sepias son los primeros moluscos cefalópodos que hacen su puesta en primavera, continúan poniendo durante cualquier época y son fecundadas en quince días. Cuando depositan sus huevos, el macho, que las sigue de cerca, descarga sobre ellos y los compacta. Caminan en hileras”

Aristóteles, Reproducción de los animales, 757b, 32: “Las sepias…se reproducen por cópula, y se ha visto muchas veces al macho uniéndose a la hembra…la cópula de estos animales dura más tiempo que en cualquier otro, …los huevos parecen ser dos por estar dividido el útero y parecer doble…la razón es que la forma del útero es redonda y con aspecto de esfera; y su división  es imperceptible una vez que está lleno…La sepia cuando se está formando, permanece unida al huevo por la parte de delante: pues sólo es posible  por ahí ya que es el único animal cuya parte trasera y delantera no se diferencia”

Sus huevos parecen bayas de mirto, unidos unos a los otros como un racimo. Primero son blancos y después toman un color negro. Nacen las crías  a los 15 días.

 El macho se diferencia de la hembra por utilizar el brazo ventral izquierdo para la reproducción y por tener unos colores más abigarrados que ella. Por el contrario las hembras tienen dos sacos que contienen los huevos.

Aristóteles, Tratados breves de Hª Natural, 447 a nos habla sobre su manera de alimentarse: “Por la misma razón toman agua los moluscos y los crustáceos;… Lo que ocurre es que, al alimentarse, echan el agua, para que no les entre cuando toman alimento. Pues bien, los crustáceos, como los cangrejos y las langostas, expulsan esa agua a través de los opérculos situados junto a las partes pilosas, mientras que las sepias y los pulpos lo hacen a través de la cavidad que tienen sobre la llamada «cabeza»”

Aristóteles, P.A,  661 a 14: “En los cefalópodos,  como la sepia, existe dentro de la boca un órgano de tal tipo para percibir el alimento

Sobre su sistema digestivo nos cuenta Aristóteles, P.A,  678 b 28: “Después de la boca, los cefalópodos tienen un largo esófago, siguiendo a este un buche como el de las aves, luego a continuación un estómago y, seguido, un intestino simple hasta el orificio de salida, las sepias tienen los órganos próximos al estómago”

Ateneo, VII, 323 c: “Las sepias pequeñas se alimentan de los pececitos pequeños, extendiendo los tentáculos a manera de cañas y pescando con ellos”

Presenta ciertos peligros como su picadura,  al ser altamente venenosa, pues tienen unos dientes escondidos y con aspecto ganchudo como el pico de un loro: “Por cierto, no es leve la irritación que produce la picadura del  reptador pulpo, ni la de la sepia, sino que en ellos se cría una escasa pero nociva substancia” (Opiano, De la pesca, I, 455)

Su tinta brillante y viscosa se encuentra en una bolsa que abre cuando se siente atacada e incluso para esconderse: “Pues lo liso brilla naturalmente en la oscuridad -como las cabezas de algunos pescados y la tinta de la sepia-“(Aristóteles, Tratados breves de Hª Natural, 437 b).


Con ella se defiende según nos ha transmitido Opiano, De la pesca, III, 156: Y las sepias también utilizan tales engaños. Hay dentro de sus  cabezas una viscosa tinta más negra que la pez, una misteriosa sustancia productora de una nube negra, que es su defensa natural contra la destrucción. Cuando el temor se apodera de ellas, inmediatamente descargan de aquélla las negras gotas, y el oscuro liquido mancha y borra todos los vecinos senderos del mar, e impide toda la vista; y ellas, en seguida, a través de las turbias aguas, fácilmente escapan del hombre o quizá de un pez más poderoso”. En el mismo sentido habla Ateneo, VII, 323 c: Cuando es perseguida la sepia lanza la tinta y se esconde entre ella haciendo ver que huye hacia adelante”


Aristóteles, P.A,  679 a 1: Para su defensa y seguridad tienen la llamada tinta, que se forma en un manto membranoso que contiene la salida y el extremo por donde expulsan el excremento del vientre a través del llamado embudo: éste está en la parte inferior del cuerpo…cuando se asustan o tienen miedo, provocan la negrura del agua y la enturbian como una barrera delante de su cuerpo. La sepia la tiene debajo de su estómago y tiene mayor cantidad para usarla más…”

Tras comentar la morfología y características de las sepias, hablaremos de los sistemas de pesca empleados y de sus usos en otra ocasión.

Plurimam Salutem!

* Imágenes propias



domingo, 9 de febrero de 2014

PANIS NAUTICUS


Hace ya un tiempo que hablamos de los tipos de panes que se elaboraban  en el mundo romano y entre ellos había un pan destinado a los marineros que sigue siendo consumido en la actualidad.

Se trata del PANIS NAVTICVS, un pan destinado a los tripulantes de los barcos. 

Eran un tipo de galletas secas, planas, compactas y no fermentadas hechas con harina, agua y a veces, sal. Se cree que quizás llevara un poco de yeso para proporcionarle más densidad. Esto perjudicaba en gran manera al intestino como bien nos dice Plinio, Naturalis Historia,  22, 138: "vetus aut nauticus panis tusus atque iterum coctus sistit alvum."- "pan del viejo marinero, obtuso, se cocina una y otra vez, detiene el intestino."

Por sus características, aguantaban perfectamente la humedad y el paso de los días en las largas travesías.  Hay constancia de su consumo por la flota romana desde el 214 a.C.   Era fácil de almacenar y conservar.

Debido a la consistencia seca de este tipo de pan podemos pensar que sería difícil  su consumo en seco, más bien se tomaría cocido o sumergido en algún elemento líquido como caldo, salmuera o agua.

Con respecto al grano que se utilizaría para su elaboración podría ser la cebada, barata y muy empleada en el mundo militar por su resistencia y adaptación. Otros granos como la espelta, el centeno, la avena, el mijo o el pánico eran bien conocidos por los romanos, pero estaban reservados a otros usos como alimentación de los animales o para gachas o puls.

Por su textura y consistencia de pan viejo, recordaba a otro pan consumido por los soldados romanos, el panis militaris.



A ambos panes se les reconoce en los textos clásicos bajo el nombre genérico de COCTA CIBARIA según leemos en Tito Livio, 24, 11, 9: “Los marineros así dispuestos, tras ser armados y equipados por sus amos, subieron a bordo con las raciones [cocta cibaria] para treinta días”

Tito Livio, 3, 23, 3: “Dejándolo todo, Fabio traslada rápidamente el botín desde el campamento a Ancio, deja allí una pequeña guarnición y corre a Túsculo a marchas forzadas. A sus hombres no se les permitió llevar nada más que las armas y los alimentos cocidos que habían sido hechos a mano [cocta cibaria]”

Tito Livio, 3,27, 3-4: “Ordenó que los que estuviesen en edad militar se presentasen en el Campo de Marte antes de la puesta del sol armados, con alimentos cocidos para cinco días [cocta cibaria]  y con doce estacas; que los que ya no estaban en edad militar cociesen los alimentos del vecino mientras éste preparaba las armas e iba a buscar las estacas”

No nos ha quedado constancia escrita de su elaboración pero sí que nos llegado su legado, pues este panis nauticus traspasó las fronteras del tiempo.

Fue distribuido entre los tripulantes de la marina británica en el s. XVIII e incluso en la actualidad podemos encontrar versiones de la misma bajo el nombre de galletas marineras o hardtack.



Hay una panadería en Roma que cada día ofrece diferentes panes con origen romano, en concreto los martes es el día dedicado al panis nauticus. Si os animáis sólo tenéis que ir a la ciudad eterna y visitar Panella y si no es posible aquí tenéis nuestra particular receta de estas galletas marineras.

POSIBLE RECETA DEL PANIS NAVTICVS

Ingredientes:
500 gramos de harina
150 ml de agua
1 cucharada de manteca o mantequilla
10 gr. de sal (opcional, si queremos que las galletas estén más sabrosas)
10 gr. de levadura

*Para untar la bandeja del horno: aceite de oliva o pan rallado
*Para darles color: aceite de oliva.

Elaboración:

Tras calentar un poco el agua, disolvemos en ella la levadura y la sal. A continuación agregamos la harina y amasamos bien.
A la masa, le incorporamos la manteca y volvemos a amasar. Hacemos bolas y después las aplanamos con un rodillo.
Después las colocamos sobre la bandeja del horno que podemos engrasar con un poco de aceite o con un poco de pan rallado para que no se peguen.
Ya en la bandeja las dejamos reposar unos 10 ó 15 minutos.
Antes de ponerlas en el horno debemos pincharlas con un tenedor y pintarlas con un poco de aceite por encima.

El horno debe estar a unos 190 º  y las hornearemos durante unos 15 minutos hasta que estén doraditas.

Cuando se enfrían se endurecen al igual que ocurría en la antigüedad.


Plurimam salutem!


Imágenes de los dos panes con inscripción sacadas de esta página