domingo, 5 de octubre de 2008

NAPUS. SEGUNDA PARTE




La semana pasada hicimos un recorrido por la etimología de la palabra "napus" en el mundo griego y romano. A su vez, vimos las variedades conocidad en la antigüedad.

En este artículo nos centraremos en las formas de cocinado y su uso medicinal.


FORMAS DE COCCIÓN


El nabo se consumía principalmente en la gustatio, es decir, se servía como aperitivo sazonado con vinagre, sal y mostaza. He aquí una receta:


“Pues de nabos y rábanos una doble raza,


grande y compacta, aparece en los arrietes.


Los unos, lávalos y sécalos con los vientos del norte.


Son agradables en invierno, incluso para los ociosos que permanecen en casa;


Y remojados en agua caliente reviven.


Corta raíces de nabos picadas finas, limpia


suavemente la piel no desecada, y sécalas


un poco al sol. Ora sumérgelas en agua


hirviendo y mete una gran cantidad en acre salmuera,


ora pon en un mismo vaso vino blanco dulce con vinagre


a partes iguales, sécalas con sal, y deposítalas dentro.


Ponle quizás unas pasas, tras majarlas en un mortero,


y picantes semillas de mostaza. Y cuando en uno el poso


del vinagre rezuma, y es más fuerte por arriba,


retira la salmuera en sazón para los que están deseosos del festín”


(Nicandro, Geórgicas II, 70)


Cabe comentar que, pese a ser muy utilizado, no era un alimento que tuviera buena fama:


“ Entre los alimentos que no gozan de buena fama, las almejas monstruosas, las anchoas de las Líparas, el rábano de Mantinea, los nabos de Tebas y las acelgas de la zona de Ascra (Ateneo, Banquete de los eruditos, I, 4,d)


“Entre las plantas hortícolas, la remolacha, los nabos y todos los bulbos, entre los cuales incluyo la cebolla y el ajo, ofrecen una alimentación más floja que lo que se llama especialmente el rábano” (Celso, Ocho libros de la medicina, II, 18)


Los alimentos de jugos malos son: [...] el queso añejo, la chirivía, los rábanos, la remolacha, los nabos, los bulbos,...” (Celso, Ocho libros de la medicina, II, 21)





Nabas asadas:


“Traigo esta naba de aquí para asar” (Eubulo, Ancilión, V, 3)


“Parloteo mientras aso tajadas de naba” (Alexis, El inspirado, II, 92)


“La naba asada- afirma- se digiere con mayor facilidad, aunque adelgaza más” (Dífilo de Sifnos)


Nabas en salazón y hervida:


“La naba en salazón es más adelgazante que la hervida, y especialmente la que se aliña con mostaza” (Dífilo de Sifnos)


“La naba en salmuera, comida, es menos nutritiva; sin embargo, hace recobrar el apetito” (Dioscórides, Plantas y remedios medicinales, II, 110)


“La raíz de los nabos se conserva en salmuera” (Dioscórides, Plantas y remedios medicinales, II, 111)


Nabas cocidas:


“La raíz de la naba cocida es nutritiva” (Dioscórides, Plantas y remedios medicinales, II, 110)


Beber su caldo estimula los placeres afrodisíacos” (Dioscórides, Plantas y remedios medicinales, II, 110)


Cocerlos en agua y escurrirlos. A continuación, picar gran cantidad de comino, algo menos de ruda, benjuí De Partia, macerara con miel, vinagre, garum, defritum y un poco de aceite. Hervir y servir” (Apicio, II, 13, 1)


Hervirlos en agua y servir. Echar por encima unas gotas de aceite, y si se quiere, añadir vinagre” (Apicio, II, 13, 2)


PROPIEDADES CURATIVAS Y PREVENTIVAS


Dioscórides, Plantas y remedios medicinales, II, 110 y 111 comenta los beneficios que aporta esta raíz: “La raíz de la naba cocida es nutritiva, flatulenta, engendradora de carne fofa, estimulante de los placeres afrodisíacos. Su decocción es fomento contra la podagra y contra los sabañones, también la propia naba, majada es útil.

Su semilla es útil en antídotos y en las teríacas analgésicas. Auxilia, además contra los venenos mortíferos"



Celso en su libro V, 28 recomienda también la naba cocida para los sabañones.


El médico, Dífilo de Sifnos dice: “La naba es adelgazante, acre e indigesta, y además flatulenta. Es mejor- asegura- el nabo común, ya que es más dulce y digestivo, además de ser estomacal y alimenticio”


Dioscórides, Plantas y remedios medicinales, II, 111 no coincide con Dífilo con respecto al nabo pues considera su raíz cocida flatulenta y menos nutritiva. Su simiente, si se bebe, elimina la fuerza de los venenos mortíferos”


RECETA PARA CURAR LOS SABAÑONES


“Hacer un hueco en la raíz de una naba y meter en ella cerato rosado y derretirlo sobre ceniza caliente” (Dioscórides, Plantas y remedios medicinales, II, 110).


Los nabos en la actualidad no ocupan en nuestras cocinas un lugar muy privilegiado, pero sabemos de la existencia de una fiesta de los nabos el 17 de enero en La Foz de Morcín en Asturias, declarado fiesta de interés gastronómico regional.



Todavía nos queda tiempo para ir organizando una visita en nuestra agenda



Plurimam salutem!


*Imágenes propias

7 comentarios:

Isabel Romana dijo...

¡No sabía que los nabos tuvieran mala fama! Ay, esa Roma nuestra ocurrían toda clase de cosas. Besitos, querida amiga.

Charo Marco dijo...

Querida Isabel, gracias por tu comentario.
Resulta curioso, un alimento muy consumido, pero considerado de pobres y con mala fama.

Besos

El llano Galvín dijo...

Alucino con la cantidad de referencias bibliográficas, algunas totalmente desconocidas para mí como Alexis ¿es un escritor griego? No lo había oído jamás.
Muchas gracias por la referencia que me diste de Catón, voy a intentar conseguirlo. Para según qué cosas se estudie es un libro fundamental.
Muy interesante tu post! Un saludo!!!

M@riel dijo...

Es curiosa la manera en la que un alimento podía ser valorado por su evidente función en la gastronomía, pero también como una sustancia con propiedades curativas. Si es que hasta en la ciencia farmacéutica actual volvemos a la naturaleza... Un saludo.

Charo Marco dijo...

Reconozco que la primera sorprendida fui yo, jamás hubiera pensado que el nabo diera para tanto.

Gracias a tí.
Saludos

Isra dijo...

Charo, como siempre, mágnifica entrada.
A mí no se me ocurren nada más que maldades, en lugar de comentarios elogiosos sobre el nabo. Me cuesta mucho no hacer algún chiste (malo) al pelo de comentarios como "jamás hubiera pensado que el nabo diera para tanto", pero es que lo dejáis a "huevo".
Besos

Charo Marco dijo...

Isra, es cierto, la maldad está justificada.

besos