domingo, 4 de octubre de 2015

UN PASEO DE LA MANO DE MARCVS VERGILIVS EVRYSACES

Ponemos de nuevo en marcha el blog de cocina romana antigua De Re Coquinaria haciendo un paseo virtual por la tumba del panadero Marcus Vergilius Eurysaces, un liberto enriquecido que vivió en el s. I a.C. 

Viendo el monumento funerario se comprende perfectamente la riqueza que acaparó durante su vida, hasta el punto de poder erigir una tumba con forma de horno de pan para él y para su esposa Atistia.

Preciosa construcción que muestra claramente el cambio de estatus de un antiguo esclavo que, tras ser liberado, dedicó su vida a la producción y  distribución de pan, consiguiendo un gran éxito económico.

La tumba está hecha de hormigón recubierto de mármol travertino, fue construida entre los años 30-20 a.C. y se puede contemplar junto a la puerta  Maggiore en Roma, una de las entradas a la ciudad desde las vías Praenestina y Labicana.

Está situada justo fuera de la muralla como acostumbraban a ubicar las necrópolis en la antigüedad, en medio de las arcadas de los acueductos de Aqua Claudia y Anio Novus.

Se trata de una tumba especial, de forma trapezoidal con pilastras en las esquinas.


Llama la atención por lo bien conservada que se encuentra, salvo el lado Este que está destruido, y por su gran tamaño, 8,75, 6,85, 5,80 y 4,05 metros en sus lados.

En esta imagen se puede ver el mausoleo hoy en día y una posible reconstrucción.





Como podemos ver en la reconstrucción, se podía acceder a su interior a través de una puerta que daba entrada a la sala en la que se encontraba la cámara funeraria con las sepulturas del matrimonio, cuyas estatuas estaban expuestas en una de las caras exteriores, sobre una inscripción dedicada a su esposa.


La inscripción funeraria (CIL I2.1206 = VI.1958) decía lo siguiente:


Fuit Atistia uxor mihei/ femina opituma veixsit/ quoius corporis reliquiae/ quod (sic) superant sunt in/ hoc panario


"Atistia era mi esposa. Vivía como una excelente mujer, cuyo restos se encuentran en esta canasta de pan"


Tras comentar las características generales de la construcción, veamos con detenimiento una descripción del mismo.



Debajo de la cubierta se aprecia un hermoso friso clásico siguiendo el estilo llamado “plebeyo” que decora toda su parte alta. En él se pueden ver los diferentes pasos para elaborar el pan de modo industrial, con esclavos especialistas, operarios que controlan el proceso y la distribución del pan. 

Ante este bajorrelieve nos damos cuenta de la importancia de la industria del pan en el mundo romano.

  

Veamos qué representan cada uno de los relieves que se podrían comparar a cualquiera de los relieves bélicos, honoríficos o religiosos de la arquitectura imperial romana, tan característicos de los emperadores.

CARA SUR 

Su lectura va de derecha a izquierda 


CARA NORTE

 Su lectura va de derecha a izquierda 


CARA OESTE

Su lectura va de izquierda a derecha


 Pasemos a hablar de los cilindros que caracterizan a la tumba, tres filas de cuatro, un total de doce son los que están hoy en día visibles.

Muchas han sido las explicaciones que se han dado sobre ellos: podrían hacer referencia a los agujeros de los hornos para cocer el pan, a los recipientes empleados para mezclar la masa del pan o para medir el grano, e incluso, a la forma de los moldes. 

Hoy en día continúa la incógnita sobre su significado.



Debajo mismo de los cilindros se puede leer la siguiente inscripción que se repite en todos los lados del monumento (CIL I2.1203-1205 = VI.1958):


EST HOC MONIMENTVM MARCEI VERGILEI EVRYSACIS PISTORIS REDEMPTORIS APPARET

ESTE ES EL MONUMENTO DE MARCO VERGILIO EURYSACES, PANADERO, CONTRATISTA, SERVIDOR PÚBLICO

Comentar que el nombre de nuestro protagonista presenta los tria nomina de los ciudadanos libres. Praenomen o nombre de pila (Marcus) y nomen o nombre de la gens (Vergilius) que quizás tomó de su patrono como solían hacer todos los libertos al ser manumitidos. Cognomen (Eurysaces) que presenta un origen griego.

Concluir que se trata de un monumento excepcional que no pasa desapercibido para el viajero, pero que a su vez, nos abre muchas posibilidades de trabajo en el aula de las que hablaremos en la siguiente entrada.


Plurimam salutem!

* El montaje de las imágenes pertenece a la autora.