sábado, 10 de noviembre de 2007

INSTRUMENTA- CAPITULUM SEPTIMUM

MOLDE PARA EL QUESO


El consumo de queso formaba parte de la dieta cotidiana de los antiguos romanos. Se utilizaba principalmente como postre, costumbre tomada por algunas culturas actuales.
Se solía emplear la leche de oveja o cabra para su elaboración. Encontramos citas sobre el consumo de quesos frescos, secos, salados, dulces, etc.
Lo que nos interesa es saber cómo se llevaba a cabo su elaboración. Columela, en De Re Rustica, nos describe cómo producía "la leche de vaca, cabra u oveja recién ordeñada, se coagula en barreños de madera, para ello se añaden ramitas de higuera o "Cynara cardunculus", es decir, cardo silvestre. En unos moldes de queso, se bate, para eliminar el exceso de suero y se deja reposar "
También en los Carmina II, 3 de Tibulo encontramos una mención a la elaboración del queso: "El propio dios se habituó a sacar de sus establos la vacada [...] y enseñó a mezclar con leche fresca el cuajo, y con la mezcla de la leche a ponerlo duro. Entonces se tejió la cesta con la mimbre del fino junco y a través de sus nudos quedó un pequeño resquicio para el suero. "

Esos moldes de queso se parecen mucho a los actuales, aunque ahora suelen ser de otros materiales como por ejemplo, madera o plástico.
De nuevo descubrimos que el legado del mundo clásico sigue estando presente en nuestros días.

Plurimam salutem!

*Fotografías propias

*Amparo, muchas gracias por la cita de Tibulo.


5 comentarios:

Amparo dijo...

De nada, Charo. Me encanta haber podido aderezar un poquito tu post sobre el queso.

Amparo dijo...

De nada, Charo. Me encanta haber podido aderezar un poquito tu post sobre el queso

Charo Marco dijo...

Gracias de nuevo Amparo, es una maravilla tenerte entre mis amigas.
Con tu aderezo el post resulta más exquisito.

Besos

Isabel Romana dijo...

No sabes cuánto me gustaría que inventasen de una vez una máquina del tiempo para irme contigo a una cocina romana y degustar tantas cosas ricas. Besos, querida charo.

Charo Marco dijo...

No sabes bien las veces que he tenido el mismo pensamiento. Sería un placer ir acompañada de tus hermosas palabras.

Besos