jueves, 1 de noviembre de 2007

INSECTA Y OTROS BICHOS



Con la celebración del día de Todos los Santos y de Halloween, son frecuentes las imágenes y las representaciones de esqueletos, brujas, calabazas, insectos y bichos de diferentes tipos.

Es habitual vincular el mundo de lo tétrico, catastrófico, repulsivo y morboso con los insectos, pero es necesario tener presente que estos “animalitos” no tienen, en algunas culturas, tan mala publicidad como se les da ni la han tenido en la antigüedad.

Plinio en H.N XI, I, comenta que" con razón se llaman todos insectos ( del verbo inseco: cortar, seccionar), pues tienen unas incisiones unas veces en el cuello, otras en el tórax y el abdomen, que rodean y dividen en secciones su cuerpo, las cuales se mantienen unidas entre si solamente por un fino canal...en ningún otro lugar puede apreciarse mejor la habilidad de la naturaleza [...] Por lo cual ruego a los lectores que, llevados por el desprecio que sienten hacia muchas de estas criaturas, no rechacen con disgusto también el relato de las mismas, puesto que en la contemplación de la naturaleza nada puede parecer superfluo"

La palabra ENTOMOFAGIA, alimentarse a base de insectos, presenta un origen clásico con los étimos griegos entomos “insecto” y fagos “comilón”.

Se sabe que los insectos son los animales que mejor se alimentan, por lo que aportan un gran número de proteínas, sales minerales, calcio, vitaminas y magnesio. No necesitan conservación y hay en abundancia. En algunas culturas actuales forman parte de su dieta cotidiana e incluso, son venerados como animales sagrados por considerarlos la reencarnación de sus antepasados (día del “jumil sagrado” en Taxco, el lunes después de la fiesta de Todos los Santos)

Al pensar en los antiguos griegos y romanos, nos resulta difícil imaginarlos ante un plato de cucarachas o cigarras, pero es interesante saber que los antiguos sentían predilección por el sabor de los insectos como cigarras, grillos, langostas, saltamontes, larvas, etc. A su vez, no debemos creer que su consumo estaba restringido a las clases no pudientes, sino que es sabido que los ricos degustaban larvas maceradas en vino y salvado o que a Aristóteles le encantaba un buen plato de cigarras doradas y acompañadas con miel. También era frecuente el consumir las hembras que acababan de copular por considerarlas más nutritivas y sabrosas o el insecto naciente tras romper la crisálida.


Plinio (H.N XX y XXX) y Dioscórides (Plantas y remedios medicinales II) recomiendan el consumo de los insectos y otros bichos con fines medicinales, veamos algunos de estos animales:

ARAÑA

Indicada para curar:

Fiebres y heridas superficiales. Problemas de otalgia.

Remedio medicinal:

  • Aplastada y aplicada en un paño sobre las sienes reduce la fiebre.
  • También se puede guardar en una bolsa y atarla a la muñeca con los mismos resultados.
  • La tela de araña es beneficiosa para detener la sangre y curar heridas superficiales.
  • Frita en aceite rosado y en forma de gotas se aplica al oído.

CIGARRAS

Indicadas para curar:

Problemas en la vejiga.

Remedio medicinal:

  • Para dolores de vejiga consumir cigarras asadas.

CUCARACHAS

Indicadas para curar:

Problemas de oído.

Remedio medicinal:

  • Para las otalgias, molidas con aceite o hervidas.

ESCORPIONES

Indicados para curar:

Las picaduras de escorpiones.

Remedio medicinal:

  • Se aplican crudos y majados para aliviar las picaduras de los escorpiones.
  • Se consumen asados con la misma finalidad.

LANGOSTA

Indicadas para curar:

Mordeduras y problemas de micción.

Remedio medicinal:

  • Para mitigar los problemas femeninos de micción, se consumen quemadas en sahumerio.
  • Para las picaduras de escorpiones se toma seca, bebida con vino.

ORUGAS

Indicadas para curar:

Mordeduras de animales venenosos.

Remedio medicinal:

  • Empleadas como un ungüento con aceite.

Se nos hace extraño, e incluso, de mal gusto, el pensar en el consumo de insectos, pero es una cuestión educacional, así pues, igual de desagradable es para un vegetariano el alimentarse a base de carne o el imaginarnos a los antiguos griegos o romanos esperando a que les sirvan platos con carne de asno, de perro, sesos, lenguas de gorriones o flamencos, etc.

En la diversidad, respeto y tolerancia está el enriquecimiento cultural y el aprendizaje.

Si os animáis a realizar algunas recetas actuales con insectos, he aquí unas páginas de interés:

http://www.arecetas.com/insectos/index.html

http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/Chef/insectos%20recetas.htm

Plurimam salutem!

*Fotografías propias

2 comentarios:

Amparo dijo...

No dejarán de sorprendernos con sus costumbres, ni tú con tus artículos. Enhorabuena, Charo.

Charo Marco dijo...

Gracias Amparo, eres una buena amiga.
No sé si nos animaremos a hacer alguna receta.

Besos