sábado, 27 de octubre de 2007

MUSTACEUM, TARTA NUPCIAL



Ayer, 26 de Octubre se llevó a cabo la reconstrucción histórica de una boda romana según el rito de la confarreatio como acto de clausura del XII Congreso de la Sociedad Española de Estudios Clásicos.
Podéis ver las fotos de la boda romana, aquí.
En el espacio imaginario dejamos a nuestros recién casados con la familia festejando este evento con una cena nuptialis que no sobrepasó los 1000 sestercios para no contradecir la ley suntuaria de Augusto.
Cuando pensamos en un banquete nupcial lo primero que se nos viene a la mente es la tarta de boda.
Así pues, ¿tenían los antiguos romanos tarta nupcial?
La respuesta sería sí, pero no debemos pensar en las típicas tartas que se sirven hoy en día, con varios pisos apilados, con cuyo reparto se agasaja a los invitados. Más bien se trataba de una pequeña torta nupcial, llamada MUSTACEUM.
Se trataba de un pastel de vino dulce o mosto, anís y queso que se cocía y servía con unas hojas de laurel. Para su elaboración se utilizaba harina de trigo, pues el trigo era símbolo de fertilidad y prosperidad. Este pastel se ofrecía a los invitados antes de retirarse a sus hogares, después del banquete nupcial:
“Si no has de querer a ésta con la que ahora te has prometido, y te has juntado a ella con documentos legítimos, no veo por qué te casas. Como no veo tampoco el motivo por el que has de malgastar la cena y los pasteles que se ofrecen, al final del banquete, a los convidados ahítos.
(Juvenal, Sát. VI 202)
La procedencia del término MUSTACEUM presenta una doble interpretación:
De mustum: “mosto” por el vino dulce que acompañaba a este pastel.
De mustax: “especie de laurel” por las hojas del arbusto con el que se cocinaba y servía. Esta especie de laurel fue atestiguada por Plinio.
Resulta interesante saber que esta torta tenía varias funciones. Como ya se ha comentado, era un símbolo de fertilidad y buena suerte, pero a su vez, al estar elaborada con anís se favorecía la digestión después de una comida frugal e higienizaba los dientes. Como ya indicó Dioscórides: “el anís tiene, en general, virtud calorífica, desecativa, facilita la respiración; analgésico, resolutivo, diurético, sudorífico, disolvente, bebido quita la sed “(Plantas y remedios medicinales, III, 56)
Se cree que este pastel, en tiempos muy antiguos, se rompía sobre la cabeza de la novia como señal de buena suerte, pero Lucrecio, en De Rerum Natura, nos confirma que sólo se desmenuzaba un pedazo de este pastel sobre ella o que se espolvoreaba un poco de harina de trigo. Los invitados corrían para recoger los restos del pastel o de la harina para ser también partícipes de esa buena suerte.
Los invitados también eran agraciados con un dulce de nueces, frutas secas y almendras con miel, quizás denominado “confectum”, que con el tiempo ha dado lugar al confetto italiano, un dulce de boda que se entrega envuelto en un tul como símbolo de fertilidad.
También parece que el mustaceum habría dejado su nombre (con la versión procedente de mustum: “mosto”) en un dulce actual, típico de Salento, mustazzoli, aunque su procedencia sería árabe.

RECETA DE MUSTACEUM, según Catón De Agricultura, CXXI:

"Haz panes de mosto [vino dulce] así. Rocía de vino dulce un modio de harina de trigo candeal: añade anís, comino, dos péndulos de manteca, una libra de queso, y ralla una vara de laurel, y cuando lo hayas amasado, pon debajo hojas de laurel. Entonces se cuece"

Desde De Re Coquinaria deseamos mucha felicidad a nuestros recién casados y como siempre, recordad que el mundo clásico está presente en la mayoría de nuestras acciones.

Plurimam Salutem!
N.B: Muchas gracias a tod@s los que habéis hecho posible que la representación de la boda se llevará a cabo. Un trabajo realizado con amor, entrega y en equipo da sus frutos, pues sobre el papel las ideas pueden ser muy buenas, pero es necesario el respaldo de gente como vosotr@s.

Gratias omnibus!

*Fotografías propias
*Fotos de la boda romana de Carlos Cabanillas

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tu excelente trabajo. Todavía te ha dado tiempo, después de las muchísimas horas dedicadas al congreso, incluido recoger en condiciones muy precarias, de publicar este artículo. Extraordinario, como siempre.
Mª José

Amparo dijo...

Un post muy oportuno y adecuado a los últimos acontecimientos. La boda fue un éxito, sobre todo gracias a tí y a Conxa las alma mater de este magnífico lío.
Mil besos

Charo Marco dijo...

Mª José y Amparo, gracias por vuestros comentarios.
Lo pasamos muy bien en la representación de la boda, incluso con las prisas y los nervios.

Un besazo

Isabel Romana dijo...

Veo que tambi�n en esta boda representada hubo "prisas y nervios"... Las fotograf�as est�n preciosas y deduzco que la puesta en escena fue todo un �xito. Felicidades y gracias por la tarta nupcial, un buen remate para una boda. Besos, querida charo.

Charo Marco dijo...

Efectivamente, fue una verdadera puesta en escena, con todo incluído.No nos faltó de nada.

Besos Isabel