domingo, 15 de marzo de 2009

¿GULA O NECESIDAD?


"No lo hay más mísero ni hambrón más grande que Santra. Cuando le convidan a un banquete de cumplido corre allí después de haberlo codiciado durante largos días y otras tantas noches, pide tres veces criadilla de cerdo, cuatro veces chuletas de lomo, los dos muslos y las dos paletillas de una liebre; no le avergüenza perjurar ante un tordo ni arramblar con los blancos filetes de ostras. Ensucia su servilleta guardando en ella trozos de tarta; allí van a parar uvas pasas envueltas con algunos granos de granada, con la piel desagradable de una vulva de cerda sin su relleno, un higo con su gota de almíbar y unas setas lacias. Y cuando ya casi revienta de estos mil hurtos es su caliente seno el que recibe costillas ya roídas y una tórtola mutilada después de haberle tragado la cabeza. No considera vergonzoso atrapar con mano larga los restos de comida y cuanto han despreciado los perros.

Pero no le bastan los comestibles como botín de su voracidad; a sus pies tiene una vasija que llena de vino aguado. Todo esto se lo lleva a su casa y después de haber subido doscientos escalones se encierra con llave en su buhardilla. Al siguiente día nuestro glotón lo vende"


XX. -EL TRAGON SANTRA(L.VII)


Tras la lectura del epigrama de Marcial no sabemos qué pensar, si a Santra le invade la gula o más bien, la necesidad económica.

En estas líneas comprendemos a la perfección la función y utilidad de la famosa "mappa" en los banquetes romanos. No obstante, dejando de lado estas reflexiones personales, vayamos en compañía de nuestro Santra, el glotón, al banquete virtual.

RECREACIÓN DEL BANQUETE

Suponemos que se servirían muchos más platos, pero en este epigrama Marcial, se ha centrado principalmente en la prima mensa, es decir, en los platos fuertes en los que se servían carne y pescado, pues se trata de los menos económicos.

Nos faltan los alimentos servidos durante la gustatio (entremeses), pero para estar a la par con los presentados en la prima mensa, seguro que no faltaron ni las verduras, ni las legumbres, ni los huevos, todo ello acompañado por el meloso mulsum.

PRIMA MENSA (PLATO FUERTE)

CRIADILLAS DE CERDO
"Hacer una salsa para las criadillas con pimienta, apio en grano, menta seca, raíz de benjuí, miel, vinagre y garum"

CHULETAS DE LOMO
"Hacer una salsa con 50 gr. de pimienta molida, cantidad suficiente de miel, 3 cebollas secas, un poco de cilantro fresco o seco, garum, 1/2 l de aceitem un poco de agua y amalgamar en una cazuela. Echarlo encima de las chuletas y poner a cocer. A media cocción, remover para que espese; si lo hace en exceso, añadir agua. Servir acompañado de esta salsa".

LIEBRE
"Colocar en una bandeja y echar en ella aceite, garum, vinagre, vino de pasas, cebolla troceada, ruda fresca y tomillo triturado. Se servirá así."

TORDOS
"Asar los tordos cubriéndolos con esta salsa: machacar pimienta, ligústico, orégano, garum, miel, un poco de vinagre y aceite. Dejar hervir. Añadir almidón y por encima de la salsa colocar una rodajas de calabaza cocida. Servir en una fuente, espolvoreando pimienta."

TÓRTOLAS
"Pimienta, ligústico, menta, ruda en grano, garum, vino puro y aceite. Calentar el ave con la salsa".

OSTRAS

"Pimienta, aligustre, yema de huevo, vinagre, garum, aceite y vino. Añadir está salsa a las ostras (si se quiere, también puede llevar miel)"


VULVA DE CERDA

"Envolvedla en salvado, después metedla en salmuera, y hacedla cocer así."(Nota: estimamos que deben invertirse los términos de esta frase y leer: se adoba en la salmuera, se envuelve en el salvado y se asa a la parrilla.)


COSTILLAS DE CERDO
"Asar las costillas de cerdo con sal, comino y benjuí. Servir con pimienta."

SECUNDA MENSA (POSTRES)

Una fuente con uvas pasas, higos en almíbar y granadas peladas.
A su vez, una dulce tarta cierra el excelente menú presentado.

Todos los platos estarían amenizados con el vino aguado tan característico de los antiguos romanos.

Prosit!

Plurimam salutem!



4 comentarios:

El llano Galvín dijo...

Pues no utilizaría ninguno de esos calificativos, me parece más un avaricioso.
Qué costumbre tan curiosa la de que cada uno llevase su propia servilleta a la cena ¿verdad?
Un beso!!

Charo Marco dijo...

Quizás tengas razón, pura avaricia.

Realmente, hay ciertas costumbres de los romanos que son sorprendentes, una de ellas esa.
Besos

Isabel Romana dijo...

Está claro que, además de tragón, era un tipo con recursos, porque la idea de vender el sobrante al día siguiente apunta en esa dirección. Hay que tomar nota del nombre para no invitarlo a ningún banquete... Besitos, charo.

Charo Marco dijo...

Cierto, Isabel, iremos con cuidado con el famoso Satra.

Besos