domingo, 10 de octubre de 2010

CICER II

La semana pasada nos adentramos en el mundo de los garbanzos, fueron muchas las cosas que nos contaron de ellos los clásicos, pero todavía nos quedan curiosidades por descubrir.

¿Os gustaría saber más? pues vamos a ello:

ENFERMEDADES QUE LES AFECTAN

Teofrasto VIII, 10,1, 5:”De los garbanzos es característicos que fueran roídos por los gusanos y arañas. También aparecen las orugas

No obstante nos dice Teofrasto, VIII, 11, 2, 6 que:”El garbanzo resiste mejor que los demás”

Paladio, 1, 35, 3:”Los garbanzos deben sembrarse entre las legumbres por su poder portentoso contra las orugas”


USO MÉDICO DEL CICER

Dioscórides, II 104 nos comenta los beneficios e inconvenientes que aporta el cicer: “El garbanzo cultivado es bueno para el vientre, diurético, genera ventosidades, produce buen color, provoca menstruos y los fetos y genera leche. Cocido con miel se aplica en emplasto, contra las inflamaciones de los testículos, contra los lamparones, contra los empeines, contra las verrugas formiculares y contra las úlceras cancerosas y malignas. Otros tipos de garbanzos son muy diuréticos y su decocción con romero se gasta contra la ictericia e hidropesía. Dañan la vejiga ulcerada y los riñones. Contra las verrugas es importante tocar una a una con un garbanzo propio y atándolos en un lienzo, algunos ordenan a los enfermos arrojarlos hacia atrás, pensando que las verrugas caerán”
En el mismo sentido nos comenta Ateneo, II 55 b:”Dífilo dice que los garbanzos son indigestos, purgantes, diuréticos, flatulentos. Según Diocles hacen fermentar la carne; son mejores los blancos que los negros, junto con el color del boj; los milesios, que los llamados carneros; los verdes, que los secos; y los remojados, que los sin remojar. Los garbanzos son un descubrimiento de Poseidón”

También Plinio, XXII, 148 afirma que : “Hay un garbanzo silvestre, con hojas como los que son cultivados y con un olor fuerte. En dosis copiosas relaja el intestino, pero causa flatulencias y cólicos. Asado es más saludable. El garbanzo pequeño es todavía más beneficioso para los intestinos. Su consumo es bueno para las llagas de la cabeza, aunque por naturaleza es más eficaz para la epilepsia, para el hígado inflamado y para las mordeduras de serpiente. Promueve la menstruación y la orina, en concreto el grano. Es bueno para la inflamación de testículos, la ictericia, los líquenes y la hidropesía. Otros tipos de garbanzos son perjudiciales para la vejiga y el riñón. Son más beneficiosos con miel para las erupciones gangrenosas, sobre todo para la llamada maligna. Las verrugas de cualquier tipo se eliminan si las tocas con un solo garbanzo en luna llena. Para ello los garbanzos se atan a una sábana, que se estira y se cree que las verrugas se van detrás. El agua de su cocción con sal es buena para alejar las piedras de la vejiga y la ictericia. El agua resultante de hervir hojas y tallos del garbanzo se usa para el mal de pies, la gota, al igual que la propia planta machacada y calentada. El agua de los garbanzos aguileños es buena para las fiebres terciarias y cuartanas. Los garbanzos oscuros, sin embargo, machacados con media nuez de agallas y aplicados con vino de pasas son buenos para las úlceras de los ojos

FORMA DE COMERLOS EN EL MUNDO ROMANO

Se tomaban crudos, cuando su piel aún estaba tierna. Tostados, cocidos o en sopas cuando se dejaban secar. Conocemos por Ateneo el gusto por su consumo en fresco. También eran molidos, consumiéndolos en forma de harina.


A su vez, eran servidos muchas veces como postre acompañando a pasteles, frutos secos, fruta, con vino dulce, etc. Veamos esos usos en las fuentes clásicas:


COMO APERITIVO


Ateneo, II 55 a: “Entre los frutos secos para picar se cuentan, en la temporada que están más tiernos, la algarroba, el haba, el garbanzo; pero una vez curados se toman hervidos y tostados casi la mayor parte de las veces”


COMO POSTRE


Ateneo II 54 f:”Jenofonte de Colofón, en sus Parodías fr. 13, G-P:”Junto al fuego hay que decir esto en la estación del invierno, recostado en un blanco lecho, bien ahíto, mientras se bebe vino dulce y se roen garbanzos”


Ateneo, II 55 b: “Se ahogó mascando garbanzos tostados

Horacio. Ars poetica, 249:”Pues ofenden a quienes tienen caballo, padre y patrimonio y, si aprueba algo el comprador de garbanzos tostados y nuez, no lo aceptan de grado ni lo premian con corona”


Petronio, 66-4: “el plato siguiente fue una tarta fría cubierta de exquisita miel caliente de España. Por eso no probé bocado de la tarta, pero me atiborré de miel. A su alrededor había garbanzos y altramuces, nueces a discreción y una manzana por persona”


RECETAS


En Apicio encontramos cuatro recetas en las que los garbanzos son los protagonistas, así vemos que los presenta solos, aliñados, en crema, cocidos, etc. Veámoslos:


CREMA DE CEBADA Y GARBANZOS


Aliñar lentejas, garbanzos y guisantes. Limpiar cebada y cocerla con agua junto con estas legumbres. Ya cocida, echar aceite en gran cantidad y espolvorear con puerro, coriandro, eneldo, hinojo, acelga, malva y col pequeña. Cocer en agua unas coles y machacar una buena cantidad de hinojo en grano, orégano, laserpicio y ligústico. Una vez picado todo, macerar con garum y echarlo encima de las legumbres, removiendo. Cortar también las coles en trozos.


GARBANZOS ALIÑADOS


Se sirven con sal, aceite, comino y un poco de vino puro.


GARBANZOS FRITOS


Fritos, se comen con enogaro y pimienta.


GARBANZOS HERVIDOS

Hervidos, se sirven con huevos en una bandeja, hinojo fresco, pimienta, garum y un poco de careno en lugar de salsa picante, o bien, solos, como es muy frecuente.



Comentar que, al igual que otras legumbres, el garbanzo era considerado un alimento vinculado a la muerte, por lo que se servía en los banquetes fúnebres, hecho que nos puede recordar al potaje de Viernes Santo en nuestra cultura.

También se ofrendaba a los muertos en fiestas como las Parentalia e incluso los ediles los lanzaban al pueblo en fiestas como la Floralia como tenemos atestiguado en Persio, Sát. V, 177 y ss: "No te duermas, da con largueza el garbanzo al pueblo, cuando se sienten al sol, puedan recordar tus fiestas como edil en honor a Flora". En el mismo sentido nos habla Horacio, Sát.II,3,182:"¿Gastarías tus bienes en garbanzos, habas y altramuces para pavonearte por el Circo y ser plantado en bronce, desnudo de campos y dineros paternos, insensato?


Terminar con unas líneas de la Ilíada que en su canto XIII, se habla por primera vez de los garbanzos: “El Priámida dio con la saeta en el pecho de Menelao, donde la coraza presentaba una concavidad; pero la cruel flecha fue rechazada y voló a otra parte. Como en la espaciosa era saltan del bieldo las negruzcas habas o los garbanzos al soplo sonoro del viento y al impulso del aventador, de igual modo, la amarga flecha, repelida por la coraza del glorioso Menelao, voló a lo lejos”. Batalla junto a las naves.


Plurimam salutem!
Imágenes propias

8 comentarios:

Apicius dijo...

Francamente la lectura de este segunda parte ha sido una verdadera delicia.
Para cuando el próximo escrito.
Saludos

Charo Marco dijo...

Hola Apicius, muchas gracias por el comentario. Muy amable.
Confío en que te animes a realziar alguna de las recetas.
Saludos

Apicius dijo...

Hola Charo:
Ya he oficiado algunas de las recetas de Apicius (el legitimo) y francamente quedan comestibles, lo que pasa que para la mayoría hay que utilizar algún sucedáneo o la interpretación del ingrediente.
Lo ideal sería hacer una comida completa, creo no sería difícil, pero la ambientación sí.
Saludos

Charo Marco dijo...

Hola Apicius, tienes mucha razón, es necesario emplear otros ingredientes parecidos a los clásicos, pues algunos de ellos lamentablemente no nos han llegado.


La semana próxima unas recetas originales y adaptadas para practicar un poco.

A mí me gusta mucho intentar cocinarlas y efectivamente, son comestibles, pero no sé hasta qué punto son fidedignas.

Saludos

Viena dijo...

Estoy con lo que dice Apicius, leer estas entradas es todo un placer, nos enriquece. Gracias de nuevo y a la espera de más.
Un abrazo.

Charo Marco dijo...

Hola Viena, eres francamente muy amable. Con lectores como vosotros da gusto trabajar.

Gracias

Saludos

Angel dijo...

Hola amigos:

mi suegra es profesora de griego y había pensado regalarle un libro de cocina clásica, sobre todo griega. Busco algo serio, con fundamento y referencias pero también con recetas que se puedan hacer hoy en día y he pensado que nadie sabría mejor que vosotros si existe algo así.
Os agradezco de antemano vuestra ayuda, estoy convencido de que a mi suegra le haría mucha ilusión.

Saludos y enhorabuena por el blog.

Angel

Charo Marco dijo...

Hola Ángel, gracias por pensar en este blog para un regalo de tanta importancia. Hay que cuidar mucho a las suegras.

Un libro de cocina griega serio y con recetas podría ser EL ARTE DE COMER EN LA ANTIGUA GRECIA, de Mª José García Soler, de la ed. Biblioteca Nueva, Madrid, 2001, en él su autora ha realizado una investigación de la alimentación en el mundo griego tomando como base las fuentes clásicas.
Al final hay un apéndice de recetas, algunas de ellas difíciles de realizar pues están tomadas directamente de las citas, pero no imposibles.

Espero que la información te sea de utilidad.

Saludos