sábado, 20 de enero de 2007

Y LAS AGUAS VUELVEN A SU CAUCE...

Tras las fiestas navideñas, en las que nos reunimos alrededor de la mesa y nos dejamos llevar por la comida y la bebida, qué mejor que "las aguas vuelvan a su cauce".

De nuevo, la rutina, y con ella un pequeño y merecido descanso a nuestro cuerpo.

¿Qué nos recomendarían los antiguos romanos?, pues, como el mundo clásico jamás nos deja sin respuesta, la solución al problemas de abuso en la mesa, la encontramos sin dificultad.

Era frecuente el abuso de comida y de bebida en los banquetes, por lo que se hacía necesario un consumo moderado de alimentos e incluso el ayuno en los días posteriores.

Estos textos nos ilustran muy bien sobre el problema de la falta de moderación en la alimentación:

"Comprenderías que mal tan grande para los hombres
es el estómago, qué clase de cosas nos enseña, y a cuántas nos obliga.
Si alguien nos privara de esta parte del cuerpo,
nadie recibiría ultraje alguno ni cometería ofensa, amigo, voluntariamente.
Ahora, sin embargo, por su culpa sucede todo lo desagradable"
Alexis, Los que mueren juntos [PCG II, fr.215]

"Dijo muchas cosas bien Eurípides, hombre de oro,
pero la mejor: "mi necesidad y mi desgraciado
estómago", pues no hay nada más desgraciado
que el estómago. Para empezar, le echas dentro cuanto
no podrías en otro recipiente. En una alforja podrías llevar
panes de trigo, pero no caldo, o lo echarías a perder;
en una cesta podrías poner panes de cebada, pero no unas lentejas;
en una botella, un vinillo, pero no una langosta.
En este enemigo de los dioses, en cambio, te metes
toda clase de cosas que nada tienen que ver entre sí"
Dífilo, El parásito [PCG V, fr.60]



Ayunar, beber mucha agua y consumir alimentos que ayuden a descansar al estómago eran la clave después de un gran banquete. Se consumían platos de verduras, hortalizas, mucha fruta (pera, manzana, uva o higos secos, principalmente), legumbres,..., alimentos todos ellos que eliminan las toxinas y depuran el cuerpo.

Veamos algunas recetas clásicas de verduras:

COLES (
Caules)

a) "Hervir unas coles en agua, picar coliandro, cebolla, comino, pimienta, rociar con vino y un poco de aceite. Servir".

b) "A unas coles hervidas echar por encima piñones y pasas. Espolvorear pimienta."

ACELGAS (Betas elixas)

"Hervir y servir con mostaza, un poco de aceite y vinagre."

ZANAHORAS (Caroetae frictae)

"Servir zanahoria frita con garum mezclado con vino."

PLATO DE HABAS (Cum faba)

"Cocer unas habas. Machacar pimienta, ligústico (sustituir por bayas de enebro), comino, coliandro fresco, rociar con garum, y echarlo en la cazuela con las habas. Añadir aceite. Hervir a fuego lento y servir."

PLATO DE VERDURAS (Patina holerum)

"Cocer diversas verduras en agua, sazonar con aceite y garum, y dejar hervir. Picar un poco de pimienta y una hoja de nardo; mezclar un huevo y picar bien. Servir".

FONDOS DE ALCACHOFA CON SALSA (Cinarae cum cuminato)

"Hervir unas alcachofas y después servir por encima una salsa realizada con aceite, sal, pimienta negra, coliandro y vino".

CHAMPIÑONES CON MIEL (Fungi cum melle)

"Se cuecen unos champiñones con miel y después se aderezan con aceite, sal y pimienta molida."

APIO (Ollus molle)

"Hervir con agua y bicarbonato. Cortar en pequeños trozos. Picar pimienta, ligústico, ajedrea seca, cebolla seca, garum y macerar con vino y aceite. Añadir la mezcla, tras haberla cocido, al apio y servir".

CARDO (Carduos)

a) "Hervir unos cardos con agua. Servir con garum, aceite y huevos duros picados".

b) "Hervir unos cardos y servir con ruda, menta, hinojo y cilantro. Por encima añadir pimienta, garum, miel, garum y bayas de enebro."


ACHICORIA (Intuba et lactucae)

"Cortar la achicoria y servir con aceite, garum y cebolla picada".

REMOLACHAS (Betacios Varronis)

"Cocer unas remolachas con un poco de sal, mulsum o miel y aceite. Triturar la cocción hasta conseguir una crema que se consumirá con un poco de pimienta por encima."

LECHUGA (Lactuca)

"Trocear una lechuga, condimentar con pimienta, garum, vino cocido, agua y aceite. Cocer y ligar con huevos. Servir espolvoreado con pimienta."

Para terminar unos versos que abogan por la moderación en la mesa:

"¡Qué grato todo lo moderado! No me voy
ni llenísimo ni vacío, ahora, sino a gusto
conmigo mismo. Ya dice Mnesíteo que hay
que evitar el exceso de cualquier cosa siempre"
Alexis, Los hermanos de leche [PCG II, fr.219]


N.B: Isra, lo prometido es deuda:¡Va por ti! y también para tod@s los lectores.

Plurimam salutem omnibus!



4 comentarios:

Ana dijo...

Tomo nota, pero creo que me falta voluntad ...

Manuel Allue dijo...

Fantástica la cita de "El Parásito" sobre "este enemigo de los dioses". ¡Quiero aprendérmelo todo!: mi afición (otra afición desmedida) por las pasas y los piñones mezclados con las verduras (ya lo hacía, pero sólo con las espinacas) va en aumento.

Gracias una vez más. Saludos.

Charo Marco dijo...

Ana y Manuel, gracias a los dos por vuestros comentarios.

Me siento muy respaldada y espero que los artículos estén al nivel con seguidores tan importantes y entusiastas como vosotros.

Besos.

Isra dijo...

Gracias, Charo, tomo nota de estas recetas y espero ponerlas en práctica pronto (o las otras) porque ya tengo voluntarios para realizar un festín romano depurativo (o no).