domingo, 9 de diciembre de 2007

INSTRUMENTA- CAPITULUM OCTAVUM

SYNTHESIS


En los banquetes romanos se acostumbraba a utilizar una prenda especial llamada synthesis. Consistía en una toga pequeña de ligera muselina y de color oscuro, que servía para no ensuciarse la túnica cuando se recostaban en los lechos del triclinium.

Esta prenda tenía muchas utilidades, pues servía para lavarse los dedos, sucios por comer con ellos los alimentos ya cortados, para secarse el sudor cuando la temperatura subía por el consumo de vino y calorías que proporcionaban los platos servidos e incluso para sonarse, si la ocasión lo requería.

Los invitados, al llegar a casa del anfitrión del banquete, se desprendían de su incómoda toga, se descalzaban y recibían un baño de pies. Los esclavos de la casa les entregaban la synthesis que colocaban sobre la túnica y, con una libertad mayor de movimientos, pasaban al triclinium donde tomaban los puestos que se les otorgaban.

Era frecuente que el anfitrión de un banquete regalara la synthesis como recuerdo de esa comida.

Las fuentes clásicas nos indican que era frecuente cambiarla a lo largo del banquete, entre plato y plato.
Marcial, Epigramas, V, 79:

“Once veces te levantas en la misma comida y otras tantas mudas tu ropa de banquete (synthesis); temes que el sudor le impregne los vestidos y que al pegarse a tu cuerpo una leve corriente de aire dañe los abiertos poros de tu piel. ¿Cómo es entonces que, cuando ceno contigo, Zoilo, no sudo?, pues porque sólo tengo una muda y hago por sentir mucho fresco.”

Plurimam salutem!

*Fotografías propias




2 comentarios:

Isabel Romana dijo...

No s� si me hubiera yo atrevido a sentarme en un banquete al lado del agudo Marcial. Besitos, guapa.

Charo Marco dijo...

Daría bastante respeto, pero su genialidad nos cautivaría.

besos