domingo, 7 de noviembre de 2010

PARA LA GENS CLASSICA


Este sábado han tenido lugar en Sagunt las VIII Jornadas de Cultura Clásica organizadas por el CEFIRE saguntino.

Como todos los años, las comunicaciones y los talleres han sido de gran interés, pero no menos placentero ha sido el reencuentro con amigos que comparten el amor por el mundo antiguo.



Entre esos numerosos collegae, cabe destacar a nuestra amiga DIDO, a la que Sofonisba, su mayor servidora, lleva siempre en su corazón. Así pues, nuestra cocinera no quiere perder esta oportunidad para prepararle tres dulces virtuales dignos de la reina de Cartago.

Para empezar quiere agasajar a su soberana con una Puls Punica, unas gachas que le transportarán a la niñez y le harán recordar los momentos más hermosos.

PULS PUNICA (Catón, De Agr. 85)

Poner a remojo una libra de espelta. Amasar bien. A continuación colocarlo en un recipiente al que añadiremos tres libras de queso fresco, media libra de miel y un huevo. Mezclar todo muy bien y servir en un nuevo recipiente.

ACTUALIZACIÓN DE LA RECETA

Mezclar unos 100 gr. de copos de trigo o avena con 300 gr. de queso rallado (preferiblemente cheddar). A continuación añadir unos 60 gr. de miel. Mezclar bien. Batir un huevo ya añadir a la mezcla. Amasar y unificar la mezcla. Hornear unos 30 minutos al horno previamente precalentado a unos 180 º. Se puede servir con un poco de miel y pimienta por encima.

Después, Sofonisba le servirá con unos pastelitos de sésamo que le proporcionarán la energía necesaria para enfrentarse a sus viajes.

PASTELES DE SÉSAMO (Ateneo, 14, 646 d)

Pastel realizado con semillas de sésamo y miel. Anacreonte nos dice esto: “almorcé un pedazo de itrion y un poco de vino”

ACTUALIZACIÓN DE LA RECETA

Calentar a fuego lento 2 cucharadas de miel hasta que tome una textura más diluida. Añadir unos 100 gr de sésamo y cocinar esta masa unos 5 minutos, removiendo continuamente. Colocar en una bandeja engrasada ligeramente con aceite de oliva o mantequilla y aplanar la masa. Dejar enfriar unas horas y cortar en pedazos para servir.

Para terminar le ofrecerá unos dulces de adormidera, sésamo y nueces para que su dulzura no decaiga nunca.

PASTELES DE SEMILLAS DE AMAPOLA, SÉSAMO Y NUECES (Plauto, Poenulus, 329)

Son puros pastelillos sésamo, adormidera, harina de trigo y nueces tostadas.

ACTUALIZACIÓN DE LA RECETA

Prepararemos unos moldes para contener los pastelillos.
Los moldes los haremos con unos 200 gr de harina de trigo, un huevo, dos cucharadas de aceite y un vaso de agua. Mezclar bien todos los ingredientes y amasar con un rodillo. A continuación, colocar la masa resultante en unos moldes para hacer madalenas y hornear durante unos 20 minutos a 180 º. Cuando estén fríos, se dejan en una bandeja preparados para rellenar con la masa resultante de unir las semillas de sésamo (unos 50 gr.), las semillas de amapola (unos 20 gr.), las nueces tostadas (unos 200 gr.) y miel (unos 50 gr. aproximadamente). Los pastelitos se pueden acompañar de algún tipo de mermelada.

Prosit, cara Dido!, aunque seguro que nuestra reina, sumamente generosa, compartirá con toda la GENS CLASSICA estas delicias.

Plurimam salutem!

12 comentarios:

Apicius dijo...

A pesar que no he hecho ningún comentario desde mediados de octubre, no por ello dejo de leer cada cosa que publica.
Hoy y días pasado he disfrutado con sus escritos.
Me vienen muy bien, las recetas a las que hace referencia y sobre todo por su actualización, ya que servirán para hacerme una idea y acoplar las que yo haga.
De momento tengo la agenda muy cargada, de momento hasta la última semana que habrá una reunion de blogueros gastronomicos en Granada.

Charo Marco dijo...

Hola Apicius, gracias por su comentario.

La agradezco que siga mis escritos, es un honor para mí.

Le deseo lo mejor en su reunión de blogueros gastronómicos en Granada.

Saludos

Isabel Romana dijo...

Con un regalo tan cariñoso y dulce, como solían ser siempre los tuyos cuando ella estaba en vida, la reina Dido se habrá sentido profundamente satisfecha allá en el reino de las sombras. ¡Ay, si Eneas la hubiera amado sólo la mitad de lo que la quería Sofonisba...!
Muchas gracias por estas delicias culinarias que, desde luego, toda la gens classica está invitada a degustar.
Un abrazo muy fuerte.

Amparo Moreno dijo...

Me ha pasado al leer tu post de dulces como ayer al oír a Isabel (Dido), ambas conseguís que me lo imagine todo de manera muy viva. Ayer con la evocación de Isabel ya me veía yo paseando por Roma de la mano de Cornelia, de Julia, de Tarpeya....y ahora leyendo tus dulces casi consigo paladearlos!
Felicidades a las dos!

Elena GP dijo...

Eres toda dulce, Charo. Espero que lo pasarais muybien. besos

Charo Marco dijo...

Hola Elena, gracias por tus dulces palabras.
Las Jornadas estuvieron muy bien. Te echamos mucho de menos, así pues, cuídate muchísimo tenemos ganas de verte bien muy pronto.

Un besito

Charo Marco dijo...

Hola mi nena Amparo, gracias por tus hermosas palabras, me han llegado al corazón.

Tú si que eres dulce.

Prometo ofrecerte algún dulce que no sea virtual.

Un besito

Charo Marco dijo...

Querida Isabel, me hubiera gustado llevarte en mano todas estas delicias, confío en que te hayan gustado.

Un besito para mi reina.

pompilo dijo...

Hola, Charo. Los pasteles de sésamo y miel los siguen haciendo hoy en día en Grecia, con el nombre de παστέλι (aquí fotos en Google y entrada en su wikipedia). Yo se los compro aquí en España a mis chicos en las herboristerías y les encanta.

También Heródoto (3.48) habla de ellos: τρωκτὰ σησάμου τε καὶ μέλιτος. Salud.

Charo Marco dijo...

Hola Pompilo, gracias por la información.
Recuerdo los pasteles de algún viaje a Grecia.
Lo cierto es que la receta es muy sencilla y divertida de hacer. Anímate a elaborarla con los nenes.

Un beso

Viena dijo...

Hola Charo: Felicidades porque por lo que se deduce de tu entrada, lo habéis pasado bien en vuestro encuentro. En cuanto a las recetas, cuando das las actualizaciones significa que las has experimentado, que se han hecho o es simplemente una propuesta o sugerencia?
Alguna la experimentaré, me gusta imaginar algo más de cerca los sabores que recibían las gentes de la antigüedad. Dicen que en la antigua Roma, muchos médicos recibían la misma queja de sus pacientes: un gusto metalizado en la boca que les quitaba el apetito. Se especula con que pudiera ser por los recipientes de plomo que usaban, para lo cual, los médicos aconsejarían ciertas preparaciones tendentes a abrir el apetito y a enmascarar ese sabor que ellos percibían.
Un abrazo.

Charo Marco dijo...

Hola Viena, gracias por tus comentarios. Efectivamente fue un encuentro muy esperado de profesores de latín y griego que tenemos la oportunidad de reunirnos una vez al año para actualizarnos en diferentes temas gracias a la asesoría de Cultura clásica de Sagunto.
Con respecto a las actualizaciones todas están experimentadas, por lo que si te animas, ya me contarás qué te han parecido.

Un abrazo