domingo, 1 de mayo de 2011

FELIX DIES MATRIS

Hoy se celebra el día de la Madre.


Es difícil poder agradecer a una madre su sacrificio diario y principalmente, su amor incondicional.

"Ella es su tierra...es su alimento, su lecho y la manta de más en las noches frías; es su calor, su salud y su refugio..."

(K, Butler)



Este poema contemporáneo recoge una idea clásica sobre la vinculación de la madre a la tierra, al sustento...¿Qué tal si les dedicamos a las madres una receta romana, simple, pero esencial como lo son ellas?


PANIS PICENS, pan de Piceno, un pan dulce como las madres.

Citado en varios autores como Marcial, Xenia, Plinio, HN, 18, 27, 106 y en Macrobio, Sat. 3, 13, 12 en el banquete que se ofrece en una cena Saliar.

Plinio en ese capítulo habla los diferentes tipos de pan según su procedencia, tipo de harina empleada, técnica de cocción, alimento al que acompaña, etc.

Entre los mejores panes y de mayor antigüedad menciona el Pan de Piceno. Veamos cuál es su fórmula:

"Piceno todavía mantiene su reputación antigua para hacer el pan que fue el primero en inventar, siendo la espelta el grano empleado. La harina se mantiene en remojo durante nueve días, y se amasa el décimo con el jugo de pasas de uva, dándole forma de rollos alargados. Después se cuece en un horno dentro de una olla de barro, hasta que ésta se agrieta. Este pan no se come hasta que se ha empapado bien en leche mezclada con miel"

PANES DE PICENO

"El pan se hincha con este blanco néctar de Piceno como la leve esponja se hincha con el agua."(Marcial, Xenia)

Os presentamos la adaptación que hace de esta receta Mark Grant, Roman Cookery:

Ingredientes:


300 gr harina de malta con copos de trigo
175 ml de zumo de uvas rojas
1 cucharada de miel
un vaso de leche


Elaboración:

"Mezclar la harina con el zumo de uvas, trabajar la masa durante unos minutos. Colocar la masa en un recipiente de plástico y dejarla reposar una hora.
A continuación, extende
r la masa en una superficie enharinada y hacer una capa fina. Con un cuchillo cortar rectángulos de 2, 5 cm de ancho por 7, 5 cm de largo. Colocar estas barritas en una bandeja enharinada y ponerlas a cocinar al horno (precalentado a 200º) durante unos 40 minutos. Cuando estén cocidas, dejar que se enfríen en una rejilla.
Mientras tanto calentar la leche con la miel hasta que ésta se disuelva. Empapar el pan con la leche y miel durante unos cinco minutos antes de servir con verduras o carne"



Si os animáis, es fácil de hacer, pues contiene los ingredientes de mayor valor en el mundo grecorromano: cereales, leche y miel. Así pues, qué mejor detalle para una madre que hacerle entrega de aquello considerado divino a lo largo de los tiempos.



Va por las madres,
las que tenemos junto a nosotros y
las que llevamos en nuestro corazón.


Felix dies matris!

Plurimam Salutem!


8 comentarios:

Apicius dijo...

Esta bien la receta que propone, aunque por lo que veo o mejor dicho entiendo, no es una masa leudada.
Interesante los panes de Piceno, que al fin y al cabo lo que hacía era un leudado natural en 9 días, que es lo que se tarda en iniciar una masa madre.
Como siempre, aunque en esta ocasión ha sido breve, un buen artículo.
Saludos

Charo Marco dijo...

Querido Apicius, muchas gracias por su comentario.
En esta ocasión, sólo unas líneas en honor a las madres.

Saludos

Elena Gallardo dijo...

Feliz día, Charo.
Un beso

Viena dijo...

Charo primero gracias por la parte que me toca como madre, por esta dedicatoria tan bonita y luego, ahí estamos de nuevo con una receta que me seduce mucho hacer. Me pregunto por qué en la adaptación, se cambia la harina de espelta por la de malta, pero sus razones tendrá Mark Grant. Como dice Apicius, en la receta original lo que se produce es un leudado natural. En la adaptación, creo que los panes quedan más bien como galletas, pues la harina de malta les daría una textura crujiente. En fin, habría que probarlas las dos, que apetecer, apetece, aunque andemos mal de tiempo.
Si hago alguna de ellas, te lo diré.
Un beso.

Charo Marco dijo...

Estimada Elena, feliz día a ti también.
Cuídate
Besos

Charo Marco dijo...

Querida Viena, felicidades personalizadas de mi parte.
Cuando vi la adaptación, pensé que la harina de malta sería por la textura final, aunque yo sería más fiel a la original y dejaría la de espelta.
Si tienes tiempo para hacer la receta, me encantaría que nos la mostraras.

Besos

Isabel Romana dijo...

Tengo que animarme con esos panes. Seguramente los comió más de una vez mi admirada Julia, hija de César y esposa de Pompeyo que, si mal no recuerdo, era piceno. Gracias por esta receta. Un abrazo.

Charo Marco dijo...

Estimada Isabel, si te animas no dudes en decírnoslo, nos encantará saberlo.
Te felicito por la nueva entrega de la Fundación de Roma

Un besito