domingo, 8 de mayo de 2011

LUDI FLORALES

Una diosa importante en la estación del año en la que nos encontramos era Flora a la que los romanos le dedicaron una fiesta llamada Floralia que duraba del 28 de abril al 3 de mayo.

“Comienzas en abril y pasas a los días de mayo
te abarca el mes que se va y el que llega"
Ovidio, Fastos (185-187)
Como bien indica su nombre era la diosa de las flores, de los jardines y huertos. Su festividad se caracterizaba por festejar la primavera y el ciclo de la vida.
Era una celebración alegre, con flores en las mesas y guirnaldas en los cabellos de los asistentes, bailes y mucho vino:Nada serio se hace con la frente coronada y los que se ciñen flores no beben agua pura”, Ovidio, Fastos (341), una fiesta de “mayor libertinaje y bromas más desenfadadas”, Ovidio, Fastos (333).
Sabemos que esta festividad era consideraba un poco lasciva puesto que en ella participaban las meretrices romanas con desnudos incluidos, quizás esta costumbre proceda de considerar a Flora como una cortesana que benefició al pueblo con las riquezas que acumuló, esta leyenda nos la narra Ovidio y Lactancio, Divinæ Institutiones (I.20):
“Flora, tras haber conseguido gran cantidad de riquezas en su profesión de meretriz, nombró como heredero suyo al pueblo y le dejó una cantidad de dinero: los intereses anuales de este dinero son destinados a la celebración de su cumpleaños en unos juegos que reciben el nombre de «Floralia»… Lo que se celebra son juegos con toda lascivia, convenientemente adaptados al recuerdo de una meretriz: efectivamente, además del libertinaje en las palabras, con las que se desparrama todo tipo de obscenidades, las meretrices, a petición del pueblo, se desnudan; entonces, éstas se dedican a hacer mímica y se detienen con movimientos vergonzosos ante los ojos del pueblo hasta saciar la vista de los impúdicos.”
Los Ludi Florales se acompañaban de juegos en el circo, donde se cazaban liebres y cabras, por ser “alimañas agresivas” que perjudican al campo: “¡Madre de las flores, ven, que has de ser festejada con juegos y regocijos!”, Ovidio, Fastos (182-183).
En las representaciones teatrales que se llevaban a cabo se exigía a las actrices que se desnudaran (Valerio Máximo II.10.8)
Sus asistentes iban vestidos con hermosos colores y las calles se iluminaban: “Por qué a Flora se arregla con atavíos multicolores?…¿es por qué las flores acaparan todo los colores y vistosidades?... dijo que sí…porque ni la flor ni las llamas tienen colores apagados y ambos brillos atraen las miradas”, Ovidio, Fastos (359 y ss) que simbolizaban la alegría de esta estación y el colorido de las flores campestres.
La diosa recibía ofrendas de leche y miel en su templo junto al Circo Máximo y en sus sacrificios le entregaban ovejas. El pueblo, a su vez, recibía garbanzos como símbolo de fertilidad: “No te duermas da con largueza el garbanzo al pueblo que se lo disputa para que los viejos, cuando se sienten al sol, puedan recordar tus fiestas como edil en honor a Flora”. (Persio, Sátiras, V.177).
Tras la descripción de la fiesta nos gustaría realizar nuestro particular ofrecimiento no sólo a la diosa Flora, sino también a la primavera con un menú que contenga algunos de alimentos de los que hemos hablado y que sea fácil de realizar con el alumnado para poder festejar con ellos unos Ludi Florales.
Comenzaremos con unas recetas de garbanzos ya cocinados:
GARBANZOS
Hacer una salsa de ajo, vino, aceite y pimienta. A continuación servir sobre los garbanzos ya cocinados.
OTRO PLATO DE GARBANZOS
A los garbanzos ya cocinados se les añaden huevos duros picados, eneldo, pimienta, aceite, garum y vino aromático.
Seguiremos con un plato con queso de oveja:
TOSTADAS CON QUESO DE OVEJAS
Picar en un mortero dos ajos, añadiéndoles un poco de sal. A continuación, mezclar hojas verdes de apio, unos granos cilantro y ruda. Después añadir el queso de oveja, moviendo de forma circular y añadiendo a la mezcla aceite de oliva y un poco de vinagre.
Acabaremos con una tortilla de leche y miel:
TORTILLA DE LECHE Y MIEL
Batir 4 huevos, mezclar bien con ¼ l de leche y 25 gr de aceite hasta que quede disuelto. Poner aceite (en muy poca cantidad) en una sartén pequeña y echar el preparado cuando esté caliente. En el momento que esté cocido por una parte, darle la vuelta, untar con miel, espolvorear con pimienta y servir.
Todo regado con un vino de rosas de rápida realización:
RECETA VINO DE ROSAS
1 l. de mosto
3 cucharadas de miel 3 cucharadas de agua de rosas
Mezclar todos los ingredientes y servir muy frío.
Preparadas las ofrendas, coronadas nuestras cabezas y con una música de fondo, invoquemos a la diosa para después consumir en buena compañía todos los platos realizados:

¡Oh diosa Flora, haznos florecer toda la vida y salpica nuestro corazón con tus bienes!

Plurimam salutem!

Imágenes propias


12 comentarios:

L. Pineda dijo...

Hola.

Enhorabuena por tan magnífico blog. Gracias a él me he animado a hacer con mis alumnos un taller de cocina romana. Sin tus adaptaciones y el cálculo de cantidades hubiera sido dificilísimo, por no decir imposible. Añadimos por necesidad un cambio que resultó bien, aunque no sé si muy ortodoxo: sustituimos el agua de rosas por el agua de azahar en el "vino de rosas".

Por cierto el taller ha tenido bastante éxito y los alumnos aprendieron y disfrutaron mucho.

Un saludo. Seguiremos visitándote.

sabor a galletas dijo...

Hola Charo, como siempre, he disfrutado leyendo esta preciosa entrada, me fascina todo lo que publicas. Las recetas son muy sencillitas así que voy a poner en práctica alguna de ellas. Un abrazo. Rosa

Apicius dijo...

Interesante su ofrecimiento a la diosa Flora y a la primavera con sus Ludi Florales.
Como siempre el escrito sin desperdicios.
Saludos

Charo Marco dijo...

Hola L.Pineda, gracias por tu comentario.
Me alegra mucho saber que el blog os ha sido de utilidad.

Las innovaciones y cambios en la cocina no están nada mal.

Os felicito por la iniciativa de hacer un taller de cocina

Gracias de nuevo

Saludos

Charo Marco dijo...

Hola Rosa, gracias por estar ahí.

Si te animas a realizar alguna de las recetas ya me lo cuentas.

Besos

Charo Marco dijo...

Estimado Apicius, muchas gracias por su comentario.

La buena suerte que nos traiga este ofrecimiento a la diosa Flora es para compartir con todos los amigos.

Saludos

Isabel Romana dijo...

Me sumo a esta celebración de Flora, la diosa más benevolente, la que no quiere ver nunca caras largas ni ceños fruncidos, la que no ama los sacrificios sangrientos. Un abrazo, querida amiga.

Charo Marco dijo...

Estimada Isabel, nos unimos todos a esta festividad.

Un abrazo

Viena dijo...

Qué maravilla de celebraciones para vivir las estaciones que nos influencian, nos alimentan, nos modifican. Creo que hay muchas fiestas que quedan hoy día como reductos de aquellas y que habría que rescatar despojándolas de todos esos disfraces con que se han cubierto. Y qué diferente alegría la de la antigua Roma para sus celebraciones, con el oscurantismo de la Edad Media ¿verdad?
Apostemos por este tipo de jolgorios, al menos en primavera, la vida nos anuncia que es alegre.
Un beso.

Charo Marco dijo...

Querida Viena, estoy totalmente de acuerdo contigo.

Muchas gracias por tus palabras

Besos

Anónimo dijo...

Encuentro muy interesantes todas tus aportaciones que haces en tu blog para un mayor conocimiento de la gastronomía greco-romana.
Existen reminiscencias en nuestra propia cultura de estas tradiciones religioso-gastronómicas, como en San Pedro Manrique (Soria), al tradicional paso del fuego se pueden añadir los cesteños de las Móndidas cuyo contenido culinario es el mismo que ya se hacia para celebrar las fiestas de la diosa Ceres, incluso el de la diosa Pales nos remite al propio paso del fuego..., al parecer hay cosas que no cambian.
Un cordial saludo.

Charo Marco dijo...

Efectivamente, hay muchas tradiciones que tienen su origen en la antigüedad, por lo que hemos cambiado poco.
Muchas gracias por el comentario.
Saludos