domingo, 26 de junio de 2011

QUÉ FUE PRIMERO ¿EL HUEVO O LA GALLINA?

Hay preguntas que se repiten a lo largo de la historia y que son difíciles de contestar. Estas cuestiones nos recuerdan que no estamos tan lejos de nuestro querido mundo clásico, pues descubrimos que pese a la lejanía en el tiempo, la proximidad está patente al embargarnos las mismas dudas con respuestas complejas.

Así pues, qué fue primero ¿la gallina o el huevo? Ésta es, ha sido y será una cuestión universal que ya viene ya Macrobio en Sat, VII, 16 se la planteó.

Del escrito de Macrobio podemos extraer reflexiones muy curiosas. Veámoslas:

“Si vuestra sabiduría tiene callos, querría saber de vosotros quién fue primero ¿la gallina o el huevo?

Disario replica: te crees muy bromista, pero la cuestión que has planteado merece una investigación y una respuesta. Pero esta cuestión debe guardarse entre los más serios, y discutirse con mucho cuidado. Expondré los argumentos que me vienen a la mente a favor de una y otra tesis, dejando a tu criterio cuál de las dos te parece más acertada.

TESIS A: EL HUEVO FUE LO PRIMERO

[...] Si admitimos que todo lo que existe tuvo un origen un día, es justo admitir que la naturaleza creó primero el huevo. De hecho, siempre lo que está en sus principios es aún imperfecto e informe, y se va formando a través de sucesivos desarrollos aportados por el talento y por el tiempo, hasta alcanzar su perfección. Por tanto, para hacer al ave, la naturaleza comenzó por un rudimento informe y produjo el huevo, en el cual no existe aún la forma exterior del animal. De este huevo surgió el aspecto del ave en su plenitud, desarrollándose poco a poco el efecto de la madurez. Además todo lo que la naturaleza fue adornando empezó desde la sencillez. Pues bien, el huevo fue creado con apariencia simple y se fue transformando por todas partes, y a partir del huevo se consumó la variedad de ornamentos que constituyen el aspecto externo de un ave. […] De hecho en todo el género de los animales que nacen fruto de la unión sexual, encontrarás que el huevo es el principio de algunos de ellos. […] Para que no parezca que ensalzo en exceso el huevo elemento fundamental, consulta a los iniciados en los misterios del padre Líber, entre los cuales el huevo se venera con tal veneración que, por su forma redondeada y casi esférica, y cerrada por todas partes, y porque encierra vida en su interior, lo llaman símbolo del mundo; y el mundo es el principio del universo.

TESIS B: LA GALLINA FUE PRIMERO

[...]Ahora veamos los que apoyan que primero fue la gallina; y ahí tienes cómo intentaremos defenderla. El huevo no es ni el principio ni el final de nada, ya que su principio es el semen, su final es el pájaro desarrollado. Puesto que el semen procede el animal y el huevo del semen, no es posible que existiera el huevo antes que el animal, tal como no puede tener lugar la elaboración o digestión de la comida antes de que se coma. Decir que el huevo se hizo antes de la gallina, es como si se dijera que el útero se hizo antes de la mujer. El que pregunta cómo la gallina ha podido existir sin el huevo es similar al que preguntaría cómo el hombre ha podido ser creado antes que los órganos genitales que sirven para la procreación del hombre. Por eso, tal como nadie dirá con razón que el hombre procede del semen, sino el semen del hombre, del mismo modo nadie dirá que no es la gallina la que procede del huevo, sino el huevo de la gallina. […] Así, la naturaleza creó primero a cada uno de los animales en su forma definitiva, luego les dio una ley eterna, a fin de que la estirpe tuviera continuación merced a la procreación. En cuanto a la posibilidad de que fueran creados desde el principio en su forma definitiva, sirven de testimonio aún hoy no pocos animales que nacen de la tierra y del agua de la lluvia en su forma definitiva como los ratones en Egipto, las ranas, serpientes y animales similares. Los huevos, en cambio, nunca se generaron de la tierra, pues en ellos no hay ninguna perfección y la naturaleza genera formas perfectas.

Aquí tienes argumentos para sostener una u otra tesis.”

La respuesta está vuestras manos pues la cuestión sigue sin resolver desde la antigüedad.

Plurimam salutem!!


15 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Me ha encantado este post, con esos razonamientos tan encantadores que demuestran cómo la razón no es suficiente para dilucidar algunas cuestiones. Por mi parte, temo no estar llamada a resolverla... Un abrazo, querida amiga.

Apicius dijo...

Vaya exposición filosófica que nos ha brindado.
Creo que todavía se sigue estudiando y tratando de explicar que fue primero si el huevo o la gallina.
La verdad yo me quedo con la segunda versión que da.
Gracias por deleitarnos con estos bellos escritos.
Saludos

Charo Marco dijo...

Mi querida Isabel, realmente es muy curiosa la reflexión que se hace, cuando lo leí me pareció encantador.
Yo tampoco sabría qué decir.

Besos

Charo Marco dijo...

Estimado Apicius, gracias por sus palabras.
Se trata de una reflexión profunda, difícil de resolver.

Saludos

C.G. Aparicio dijo...

¿Por cuál decidirse si las dos exposiciones son tan magníficas? Creo que seguiremos durante muchos años más manteniendo el misterio.

Un saludo!

Charo Marco dijo...

Hola C.G Aparicio, realmente tienes mucha razón, difícil decisión, a mí me convencieron las dos cuando las leí.

Saludos

Viena dijo...

Es bastante curiosa la argumentación que hacían, en una y otra defensa, de la paradoja que parece eternamente irresoluta ¿verdad?
Si tenemos en cuenta que no tenían conocimientos de genética, ni estudios de la composición de las células, etc. uno se maravilla de los argumentos que aún así utilizan, tan coherentes y tan parecidos, ciertamente a los que hoy se pueden sostener con todos los conocimientos actuales.
De pronto, aparecen en revistas científicas especializadas que por fin, se puede responder la paradoja: ¡El huevo! sostienen, porque el material genético no cambia durante la vida, de modo que tuvo que ser el huevo el que sufrió la primera mutación de otra cosa que era, a gallina.
Pero más tarde aparecen otros titulares: ¡La gallina! Puesto que tuvo que crear la gallina la proteína que dio lugar al huevo y se quedan tranquilos, unos y otros creyendo haber resuelto por fin el dilema. Mientras, nosotros, con esta perspeciva extraordinaria de la antigüedad, podemos darnos cuenta de que lo único que nunca cambia, es la posibilidad de cambio, de que todo se vuelque y sea de otra manera.
Un beso Charo.

Charo Marco dijo...

Querida Viena, preciosa reflexión la tuya.

Me encanta leerte.

Gracias

Besos

Anónimo dijo...

Bueno en la Antigüedad clásica no conocían la teoría de la evolución y que los seres se van desarrollando en esa evolución, sí sabían que "...todo fluye...", pero tenían una idea estática de las cosas (como el caso del huevo y la gallina), evidentemente también se preguntaban sobre el origen de la creación y del Universo. Lo más aproximado, por resumir, sería la teoría del griego Parménides: “Lo que es no pudo llegar a ser. Si fue, o bien se originó de lo que es, o de lo que no es. Pero no se originó de lo que es, puesto que si existe, no llegó al ser, sino que ya es; ni de lo que no es, porque lo no existente no puede generar nada”. Su conclusión: “lo que es ha existido siempre y es infinito”. La actual ley de la Termodinámica dice algo parecido: "La materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma".
Un cordial saludo

Charo Marco dijo...

Muchas gracias por tu aportación, es muy interesante.
Lamento no poder dirigirme con tu nombre, pero te agradezco tus interesantes ideas
Saludos

Anónimo dijo...

Gracias a ti por permitirme opinar en tu blog. Me llamo Emilio (aunque no estoy inscrito en ninguna red social por lo que figuro como anómimo). No conocía este blog que resulta muy interesante. Con la misma fecha te he dejado otras aportaciones en los artículos "Ludi florales","En honor de los milites saguntini" y en "Cenae saliares", estos dos últimos, si no se ha perdido la información, están pendientes de moderación.
Un cordial saludo.

Charo Marco dijo...

Hola Emilio, encantada de conocerte. Muchas gracias por tus aportaciones, con ellas aprendemos todos.
Sólo he recibido dos comentarios: uno en esta entrada y otro en los Ludi Florales (que ya está publicado)

Gracias de nuevo
Saludos

Anónimo dijo...

Hola Charo, he intentado poner nuevamente los comentarios sobre los artículos que te había comentado (los dos últimos), pero sin suerte. Te facilito mi email y si lo deseas me envias un mensaje y a vuelta del mismo te envío estas aportaciones bibliográficas (pues soy un apasionado de la Historia)y los pones en tu blog a ver si hay más suerte (corresponsal234@hotmail.com)
Como siempre, un cordial saludo.

Charo Marco dijo...

Hola Emilio, los comentarios han llegado perfectamente. Por cierto, son muy interesantes.
Gracias
Saludos

Anónimo dijo...

Pero dice que primero el huevo y ahora que la gallina por mi opinion primero fue el huevo porque fue desde la era de los dinosaurios no soy muy buena explicando ni se si eso es verdad gracias.