domingo, 16 de octubre de 2011

Κόκκωρα, EN HONOR A IRIS


 Hace unas semanas hablamos de diferentes tipos de pasteles e intentamos realizar una adaptación de uno de ellos.

En esta ocasión vamos a centrarnos en un pastel de trigo con nueces e higos secos que Ateneo, XIV, 645 b nos legó en su obra Banquete de los eruditos: Existe también el llamado basynias. Semo, en el segundo libro de su Historia de Delos, dice:" En la isla de Hécate, los Delianos sacrifican a Iris, ofreciéndole los pasteles de queso llamados basyniae; es un pastel de harina trigo, grasa y miel, hervidos  juntos: y lo que se llama κόκκωρα consta de un higo y tres nueces"

Se trata de un pastel consagrado a la diosa Iris, mensajera de los dioses como bien podemos leer en la Ilíada, XXIV, 77 y ss:”Levantóse Iris, de pies rápidos como el huracán, para llevar el mensaje o en el canto XV, 174: Vengo, oh Poseidón, el de cerúlea cabellera, a traerte un mensaje de parte de Zeus”. También se nos presenta como “yo soy Iris, servidora de los diosesen Heracles, 824, de Eurípides.

Quizás resulte de interés hablar brevemente sobre esta alada divinidad antes de intentar recrear esta receta para su posterior consagración.

Hemos comentado que es la enviada por los dioses para transmitir misivas buenas y malas tanto del dios Zeus-Júpiter como de su esposa Hera-Juno. 

Homero nos la presenta a lo largo de su célebre epopeya a través de epítetos como la “de los pies veloces como el viento, la de los pies rápidos como el huracán, la de las doradas alas, la mensajera de los inmortales dioses, la diligente, la rápida, la veloz y la ligera de pies”. Y de su boca siempre salen aladas palabrase incluso Homero compara a Iris con una tímida paloma(Aristófanes, Las aves, 575)

Se la personifica como el arco iris por unir a los dioses-cielo con los hombres-tierra al igual que podemos ver al contemplar el hermoso espectáculo que se produce cuando el sol ilumina las gotas de lluvia. En el arco iris se distinguen los colores rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta, como una escalera de unión entre mortales e inmortales. En Virgilio, Eneida, V 676 y ss vemos esa unión: Juno Saturnia envió a Iris desde el cielo a la flota de Ilión y vientos insufla a su caminar, tramando muchas cosas sin saciarse aún por el dolor antiguo. Ella apresura su camino por el arco de mil colores y corre la virgen sin que nadie la vea con rápido vuelo”
También se extrae la misma idea en el canto IV, 700:”Iris por eso con sus alas de azafrán cubiertas de rocío vuela por los cielos arrastrando contra el sol mil colores diversos y se detuvo sobre su cabeza”

Esta idea de puente entre el cielo y la tierra es recogida en otras tradiciones como podéis ver en este enlace.

 En la antigüedad se creía que el arco iris cogía las aguas del mar y de los continentes, transformándolas en lluvia, así lo leemos en Virgilio, Geórgicas, 380: “Frecuentemente trillando la hormiga su sendero estrecho, sacó los huevos de su apartado abrigo, o el arco inmenso absorbió las aguas

En Homero, Ilíada, XI, 27 y XVII, 547 podemos leer en griego la utilización de la palabra ἴρις para referirse al efecto óptico del arco iris: semejantes al iris que el Cronión fija en las nubes como señal para los hombres dotados de palabra” (XI, 27 ) y “De la suerte que Zeus tiende en el cielo el purpúreo arco iris, como señal de una guerra o de un invierno tan frío que obliga a suspender las labores del campo y entristece a los rebaños, de este modo la diosa, envuelta en purpúrea nube, penetró por las tropas aqueas y animó a cada guerrero” (XVII, 547)

Gracias a Hesíodo, Teogonía, 265-269 sabemos que era hija de Taumante y de Electra: “Taumante se llevó a Electra, hija del Océano de profundas corrientes. Ésta parió a la veloz Iris y a las Harpías de hermosos cabellos, Aelo y Ocípeta, que con sus rápidas alas compiten con las ráfagas de los vientos y con las aves; pues ya se lanzaban por los aires”.
También en los Himnos de Calímaco 66, leemos que es hija de Taumante: “el otro centinela era la hija de Taurnante”

La etimología de su nombre corrobora su papel de mensajera pues viene del verbo griego εἴρω que significa “anunciar, decir, contar”. 

Se la representa como una joven alada o con unas sandalias con pequeñas alas y un caduceo. A veces puede ir con un velo que muestra los colores del arco iris.

Conocemos la existencia de una flor de vivos colores y de un metal  que reciben sus nombres en honor a la deidad alada.

 Tras esta breve presentación de la diosa y tras comprobar su importancia, vayamos a la receta de los κόκκωρα.

ADAPTACIÓN RECETA

Ingredientes:

RELLENO
100 gr. de nueces
40 gr. de higos secos

MASA
250 gr, de harina
65 ml de aceite de oliva
90 ml de agua

DECORACIÓN Y PRESENTACIÓN
90 ml de miel

Elaboración:
Mezclar todos los ingredientes necesarios para hacer la masa en un bol. Amasar hasta conseguir una masa ligera y suave (si fuera necesario se puede añadir más agua o harina). Dejar reposar la masa durante aproximadamente una hora. Mientras tanto picar o moler las nueces y los higos.
Cuando ya tengamos la pasta  la aplanamos lo más fino que podamos sin romperla. A continuación cortamos círculos que rellenaremos con las nueces y los higos. Les daremos forma de bolsitas bien cerradas. Freiremos cada bolsita en abundante aceite de oliva hasta que estén crujientes y doradas. Las colocaremos sobre un papel de cocina para que absorba el aceite restante.
Serviremos los pastelitos cubiertos de miel templada.


Para acompañar a estos pastelillos estas hermosas palabras y de fondo esta canción:

“La conoció el joven y alzó a las estrellas sus palmas
gemelas y con estas palabras la siguió en su huida:
«Iris, gloria del cielo, ¿quién te hizo bajar de las nubes
a la tierra para mí? ¿De dónde este brillante
prodigio repentino? Veo el cielo por la mitad abierto
y el vagar de los astros por su bóveda. Sigo señal tan grande,
quienquiera que a las armas me convocas.» Y dicho esto,
se agachó hasta el agua y líquido bebió de su superficie
implorando a los dioses, y el éter llenó de promesas”
(Virgilio, Eneida, IX)

Plurimam salutem!

ACTUALIZACIÓN DE LA ENTRADA, 6 DE NOVIEMBRE 2011

De nuevo nuestra querida Viena ha hecho realidad una de las recetas, con ella se ha ganado la amistad de la divina Iris y evidentemente, toda nuestra simpatía. Es un verdadero honor tenerla como fiel seguidora de este blog. No dudéis en visitar sus recetas, pues es todo un placer para los sentidos.

GRACIAS VIENA Y MUCHOS BESOS

10 comentarios:

Viena dijo...

Qué bonito post sobre Iris, Charo, incluyendo el escrito de Virgilio y la música que nos has seleccionado.
Iris es el nombre no solo de una flor, que los japoneses tienen por purificadora, sino el de toda una familia de plantas, de las que yo conozco mejor la iris versicolor porque es un medicamento en homeopatía cuya patogenesia he estudiado.
También da nombre a la membrana de nuestros ojos e incluso Iris se llama un asteroide.
La receta es tan apetecible y tan fácil aparentemente, que me gustaría mucho hacerla, pero hoy que tengo tiempo, no tengo higos. Compraré higos y si tengo tiempo, la haré, me gusta mucho y considero un honor poder colaborar contigo en estas adaptaciones, sobre todo porque se hacen en un momento y son recetas que nos dan la oportunidad, de recrear y comprender mejor lo que los antiguos consideraban deliciosos manjares.
Siempre gracias por ilustrarnos de esta forma.
Un beso.

Charo Marco dijo...

Querida Viena, gracias por tus palabras.

Ciertamente, el término iris se emplea para diferentes conceptos, es muy curioso.

Me encanta cuando cocinas pues siempre les das tu toque especial.

Cuando hagas los dulces ya me lo dices y pondré un enlace.

Besitos

Apicius dijo...

Como siempre es un placer leerle y siempre se aprenden cosas o se recuerdan las que tenemos casi olvidadas.
La receta la paso a cosas pendientes.
Saludos

Charo Marco dijo...

Hola Apicius, muchas gracias por su comentario.

Si se anima a hacer la receta no dude en decírnoslo.

Gracias de nuevo

Abrazos

Viena dijo...

Charo, acabo de publicar la receta de esta entrada. No había podido hacerla antes porque no encontraba higos, pero ha merecido la pena la espera, estos saquitos están riquísimos.
En este enlace la tienes:

http://saboresdeviena.blogspot.com/2011/11/monederos-para-iris.html

Un beso.

Charo Marco dijo...

Estimada Viena, enhorabuena por los "monederos de Iris". Son una preciosidad, da pena comérselos. Si Ateneo pudiera verlos, se sentiría muy feliz, pues tendría el éxito asegurado ante sus comensales.
Me encanta que hagas realidad estas recetas clásicas, para mí es todo un honor.

Muchas gracias

Besos

Labidú dijo...

Hola!!! LLego hasta tí por el blog de Viena y me quedo, con tu permiso. Me parece muy interesante lo que haces. Te leeré más a fondo y veré tus propuestas. Gracias guapa y besinos.

Charo Marco dijo...

Labidú, gracias por unirte al grupo, es un placer tenerte con nosotros.
Yo también te he visitado, felicidades por tu blog.

Saludos

foodtravelandwine dijo...

Que interesante el post y que buen blog....me gusta esta cocina con raices y cultura....he llegado por Viena y por aca me quedo!!......Abrazotes, Marcela

Charo Marco dijo...

Hola Marcela, bienvenida a De Re Coquinaria, me alegra mucho tenerte con nosotros, es un gran honor.

Viena siempre aporta cosas bonitas.

Saludos