domingo, 20 de noviembre de 2011

LA MENTA, LA DE SUAVE OLOR I


Bajo la nomenclatura latina de mentha, -ae o del griego mínthe encontramos a  nuestra menta, planta muy aromática y de agradable sabor, como bien nos dice Dioscórides, III, 34:”A la de “suave olor” (hêdýosmon) unos la llaman menta (mínthê)  y Ateneo IX, 403 d:Excita la nariz el venerable perfume del incienso, el maro, la mirra, el acoro y la menta”
Incluso Ovidio, Metamorfosis, X, 728 hace mención de su principal característica: “Mas tu crúor en flor se mutará, ¿o es que a ti en otro tiempo un femíneo cuerpo convertir en olientes mentas, Perséfone, te fue concedido, y mal se verá que por mí sea mutado el héroe Cinireio?”
Era común en todos los jardines griegos y romanos por su complaciente olor, por su fácil cultivo pues se propagaba con facilidad y por su valor en varios campos como el culinario, medicinal, cosmético y decorativo, de los que hablaremos la próxima semana.

De momento nos centraremos en otros aspectos como tipos y beneficios.

Encontramos en las fuentes diferentes VARIEDADES Y TIPOS DE MENTA: mentha spicata (nuestra hierbabuena), mentha pulegium o sativa (nuestra menta poleo), mentha viridis (menta verde), menta agrestis (menta silvestre), entre otras.
Así Isidoro, XVII, 11, 9 nos habla de:”la menta presenta seis especies distintas

En el libro de Sir T.Browne,  Certain Miscellany Tracts I encontramos una observación sobre la menta que explica perfectamente el gran número de variedades: “Todos los miembros de la familia de la menta son en todo caso, susceptibles de variación causada tanto por el cruce y por la extravagancia simple de los genes. Es por eso que hay tantas variedades de menta, y por qué las personas que han encontrado una planta de menta que es su intento de agrado para mantenerla pura, reproducirla vegetativamente y sacrificio ejemplares inferior”

Veamos que nos transmiten las fuentes clásicas sobre la tipología de la menta:

Comentar que muchas veces la menta se vincula e incluso se confunde con la hierbabuena pero Plutarco, Quaes. Conv. 8.9  dice que son diferentes: Primeramente nos pareció que Diogenianus muy precariamente desea que nosotros pensamos que las intensificaciones y remisiones no causen ni originen cambios de género, pues, si esto fuera cierto, entonces debemos considerar que el vinagre no es completamente diferente del vino picado, ni los trigos de la  cizaña, ni la menta de la hierbabuena”

Sobre la MENTA VERDE, Teofrasto, VII, 7,1 menciona: “la mentha viridis o menta verde la llamamos verdura, por ser parecida a la achicoria”

Sobre la MENTA SILVESTRE podemos leer en los autores clásicos:  

Isidoro, XVII, 9, 82 nos habla de su etimología:”La menta silvestre (menta agrestis), a la que los griegos llaman kalamínthe, “calamento”, la denominamos nosotros vulgarmente nepeta (nevadilla). Sus virtudes se acrecientan y su aroma es más intenso cuando hace calor”

A su vez, Dioscórides, III, 34 nos cuenta cuáles son sus principales rasgos:Nace también la menta silvestre; es más vellosa en sus hojas y un poco más grande que la menta acuática, es de más fuerte olor y menos útil para el uso de los sanos”

Sobre la MENTA ACUÁTICA, Teofrasto II, 1, 3 nos comenta que:La menta acuática nace de la rama no de la cabeza o cepa”
Otras menciones son Teofrasto II, 4, 1:De las otras plantas, la menta acuática parece convertirse en menta verde, si ello no se impide mediante cuidados; de ahí el motivo por el cual muchas veces se trasplanta”
Teofrasto VI, 7, 2:”Hay también una menta acuática silvestre y especies silvestres que tienen un olor más penetrante”
Teofrasto VI, 7, 4:La menta acuática tiene raíces superficiales que se dividen, se subdividen y se entrecruzan”
Teofrasto VI, 6, 2:En otras plantas como la menta acuática, todas sus partes son fragantes: las ramas y las hojas”
Teofrasto VI, 7, 6:”La menta acuática degenera si no se la trasplanta

Por su parte Dioscórides, III, 41 nos describe una planta parecida a la menta:unos la llaman “serpol silvestre mayor”. Nace en terrenos áridos, es semejante a la menta, aunque de más ancha hoja y más olorosa”

Sobre su CULTIVO, Paladio, III, 24, 9 nos habla de cuándo es recomendable que:En el mes de febrero se sembrará la menta con esquejes o raíces en sitio húmedo o rodeado de agua. Requiere un terreno soleado, ni graso ni abonado.”. Por su parte Columela, XI, 3, 37 recomienda el mes de marzo.

En Dioscórides, III, 41 podemos descubrir los amplios BENEFICIOS DE LA MENTA:la menta silvestre; Tiene virtud calorífica. Bebida su semilla con vino, es conveniente contra la estranguria, la litiasis y hace cesar los retortijones de vientre e hipos. Sus hojas se aplican como cataplasma, en las sienes y en la frente, contra la cefalalgia y contra picaduras de avispas y de abejas. Bebida, contiene los vómitos”

Dioscórides, III, 34:la menta (mínthê) es planta conocida, que tiene virtud calorífica, estíptica, desecativa, por lo que bebido con zumo de vinagre restaña la sangre y mata las lombrices redondas. Sirve de afrodisíaco y, bebidos dos o tres ramillos con zumo de granada agria, hace cesar el hipo, los vómitos y el flujo colérico. Aplicada en cataplasma con polenta, resuelve los apostemas. Y puesta en la frente, mitiga la cefalalgia y relaja la tensión y turgencia de los pechos.
Con sal es cataplasma para las mordeduras caninas. Su zumo con aguamiel es conveniente a las otalgias. Aplicado a la mujer antes de unirse al varón, impide la concepción. Suaviza las asperezas de la lengua, si se la frota con ella. Metidas unas ramillas en la leche la conservan sin cuajar. En general es beneficiosa para el estómago y propia para sazonar las comidas.

Plinio, XX, 53 nos descubre otros beneficios de esta olorosa hierba: “En general se cree, también, que por esta propiedad que se impide la suspensión de la menstruación. Tomadas en el agua, con amylum, evita que la flojedad en los problemas celíacos. Syriation empleaba esta planta para la curación de los abscesos del útero, y, en dosis de tres óbolos, con vino melado, para las enfermedades del hígado. Prescrito también, en potaje, para escupir sangre. Es un remedio admirable para las ulceraciones de la cabeza en los niños, y tiene el efecto igual de secado de la tráquea, cuando es demasiado húmeda. Tomada en el vino melado y agua, te hace expulsar la flema purulenta.
El jugo de menta es bueno para la voz cuando una persona está a punto de participar en un concurso de elocuencia, pero sólo cuando se toma justo antes. Se emplea también con la leche para hacer gárgaras para la inflamación de la úvula, con la adición de la ruda y el cilantro. Con alumbre, también es bueno para las amígdalas de la garganta, y, mezclada con miel, por la aspereza de la lengua. Empleado por sí mismo, es un remedio para las convulsiones internas y afecciones de los pulmones. Se toma con jugo de granada, como Demócrites nos dice que los ataques de hipo y vómito. El jugo de menta fresca se inhala para las afecciones de las fosas nasales. Machacada  y tomada, la menta es una cura para el cólera, y los flujos internos de la sangre: se aplica externamente, con la polenta.  Se aplica, también, como un linimento contra el dolor de cabeza, y si se toma internamente es un antídoto para las picaduras de scolopendræ, escorpiones de mar, y las serpientes. Como linimento se aplica también para las inflamaciones de los ojos, y todas las erupciones de la cabeza, así como las enfermedades del recto.
La menta es un preventivo eficaz, también, de las rozaduras de la piel, incluso si se mantiene en la mano. En combinación con el vino melado, se emplea como una inyección para los oídos. Se dice, también, que esta planta es buena para curar las afecciones del bazo. Está comprobado que durante nueve días consecutivos, sin arrancar, directamente en el jardín, una persona la muerde es beneficioso para el bazo: y, si se seca, y se hace polvo, una pizca de él con tres dedos tomadas en el agua, puede curar el dolor de estómago. Salpicada de esta forma en la bebida, se dice que tienen el efecto de expulsar los gusanos intestinales”

Plinio, XX, 144 y ss habla de los beneficios de la menta silvestre:
“El mentastrum es una menta silvestre, diferente por el aspecto de sus hojas, que tienen la forma de las de la albahaca y el olor de las de poleo silvestre. Las hojas masticadas y aplicadas curan la elefantiasis. Bebidas son buenas contra las mordeduras de serpientes y las picaduras de los escorpiones. Su decocción contra las escolopendras. Contra todos los venenos se guardan las hojas secas reducidas a polvo. En bebida provoca la menstruación y mata los fetos. Es muy eficaz para las roturas, desgarrones, ortopnea, cólicos y cólera. En aplicación es beneficiosa para la gota y el lumbago; impide los sueños eróticos; con vinagre, expulsa las tenias; contra la tiña, se pone en vinagre y se rocía con ella toda la cabeza”

Hipócrates. Morb. Sacr. 1 no la recomienda a ciertas personas: “Y de las hierbas, menta, ajo y cebolla, que al ser acre no les va bien a una persona débil

Celso VI, 15 nos indica que es un buen remedio contra los piojos: También hay un tipo de trastorno en el que los piojos nacen entre las pestañas, los griegos lo llaman ftiriasis. Este mal estado de salud empeora, ya que con el tiempo sigue un ataque de  reuma, de manera que los ojos se vuelven severamente ulcerados, e incluso se destruye la visión. En estos casos, la cabeza debe ser rapada y frotar durante un buen rato todos los días. El paciente debe caminar y hacer otros ejercicios. Además debe hacer gárgaras de vino con miel en el que se han hervido menta e higos maduros

 Para incrementar la orina también Celso II, 31 recomienda el consumo de diferentes hierbas entre la que está la menta: Los siguientes factores incrementan la orina: las hierbas del jardín de buen olor, como el perejil, ruda, eneldo, albahaca, menta, hisopo, eneldo, cilantro, berro, rúcula, hinojo, y además de estos espárragos, alcaparras, hierba gatera, tomillo, ajedrea, chirivía, especialmente en estado silvestre, rábano, la cebolla, del juego, especialmente la liebre, el vino fino, pimienta redondos y largos, la mostaza, el ajenjo, los piñones”

Podemos resumir las excelentes propiedades de la menta es unas pocas líneas: desinfectante, calmante, carminativa, digestiva y estimulante de la bilis. Para aliviar las digestiones lentas; catarro del estómago y del intestino. Inflamaciones del hígado, contra el mareo y los gases intestinales. Útil en quemaduras.

También sabemos por Vegecio, Medicina Veterinaria I, 34, 5, que la menta se empleaba para hacer un ungüento y sanar  a los animales con fiebre. También para los animales extenuados (I, 38, 10) aconseja bueno aplicar “fomentos de menta en las narices y en toda la cara”

Como vemos las propiedades que nos describen los autores clásicos son muchas. La semana próxima hablaremos de sus usos.

Plurimam salutem!

*Imágenes propias

2 comentarios:

Viena dijo...

Interesantísimo todo lo que nos cuentas sobre la menta Charo. Yo conocería más la menta piperita, que es una especie de cruce entre la menta aquaica y la menta spicata y que se cultivó posteriormente, o al menos eso creo.
La menta piperita tendría muchas propiedades medicinales también.
En fin, espero la próxima entrega, seguro tan interesante como esta.
Un beso.

Charo Marco dijo...

Querida Viena, a mi me pasaba lo mismo, hasta que me puse a investigar conocía sobre todo la piperita.

Gracias por tus palabras

Un beso