jueves, 28 de diciembre de 2006

FRUCTUS SICCI

Entre los diferentes productos que se consumen durante las fiestas navideñas, uno de los más característicos son los frutos secos. También los antiguos griegos y romanos eran grandes consumidores de estos alimentos, pues consideraban que aportaban un gran número de beneficios a la salud.

Sabemos que los consumían tanto como aperitivo como de postre. Sobre la conveniencia de servirlos para picar o después de cenar, Heraclidas de Tarento opinaba que era mejor hacerlo como aperitivo, pues al estar el estómago lleno de comida, los frutos secos estimulan la sed y producen, al fermentarse, muchas ventosidades y su digestión resulta difícil.

La manera de ser consumidos los frutos secos solía ser en crudo, cocidos, asados, tostados o hervidos, aunque de todos estos métodos, Mnesíteo de Atenas consideraba que jamás había que consumirlos sin cocer, pues con la cocción se eliminaba la grasa de aquellos frutos secos que son más oleosos y se ablandaban para poder ser consumidos con facilidad. A su vez, las digestiones serían más ágiles al disminuir la flatulencia que proporcionan.

Las fuentes clásicas nos proporcionan información sobre los siguientes frutos secos:

  • Los piñones se consideraban provechosos para el cuerpo por ser muy nutritivos.
  • Las almendras, según Diocles de Caristo son alimenticias y buenas para los intestinos, además de caloríficas, por tener un componente semejante al mijo. Perjudican menos las verdes que las secas, las remojadas que las sin remojar, y las tostadas que las crudas”.

Era un fruto muy consumido, principalmente tostada. Se pensaba que su consumo provocaba sed y alejaba la embriaguez cuando se tomaban seis almendras amargas antes de consumir alcohol, también su aceite se utilizaba para elaborar perfumes.

  • Las avellanas, para Diocles de Caristo “las avellanas, llamadas bellotas de Zeus, no alimentan tanto como las almendras y poseen un componente semejante al mijo que se deposita en el estómago. Si se toman en cantidad excesiva, ponen la cabeza pesada. Incomodan menos también de ellas las verdes que las secas”.

El médico griego Filotimo afirma que “crudas son difíciles de asimilar y digerir, ya que son retenidas en los intestinos por la mucosidad, y poseen acritud.” Se pensaba que si se consumía en exceso provocaba mareos.


  • Las nueces, de ellas también habla Diocles de Caristo, “las nueces producen menos dolor de cabeza que las bellotas de Zeus, pero alimentan más. Irritan la garganta y la boca, pero tostadas son menos nocivas. De los frutos secos son los que se evacuan mejor si se toman con miel.”

    Filotimo en su obra Sobre la alimentación, dice que “la nuez es oleosa y producen un líquido dulce y aceitoso”.

Dífilo de Signos señala que “las nueces producen dolor de cabeza y se depositan en el estómago. […] las tiernas y blanquecinas resultan más jugosas y mejores; en cambio, las asadas al horno son poco nutritivas. […] Las de Tasos y Chipre, por ser tiernas son fáciles de evacuar.”

Coincide con la opinión de Dífilo, Mnesíteo de Atenas, pues considera que “el proceso de fermentación en el intestino de las nueces de Eubea es difícil y su digestión resulta flatulencia, […] pero si se logra tolerarlas, dan consistencia a la constitución del cuerpo

Se consumían como postre, crudas, tostadas o cocidas con miel o acompañando en guisos.

    Las nueces ocupaban un papel importante en la vida de los antiguos, no sólo en la alimentación, sino también en los juegos infantiles y en las bodas.

  • Los dátiles eran muy caros, ya que se importaban desde Egipto, Arabia y el Golfo Pérsico, los más famosos los de Babilonia. Se tomaban solos o acompañando a carnes, aves y pescados, jamás con verduras. Era muy preciado el vino de palma o una bebida llamada, “miel de dátil
  • La bellota se tomaba tostada al fuego, aunque era considerado un "alimento de pobres." Plinio XVI 16 y 18, la consideraba “dulce y agradable”, por lo que se piensa que se refiere a otro fruto seco como la almendra o que existieron otras variedades de bellotas diferentes a las que se conocen hoy en día.
  • Los pistachos se creía que era un fruto nutritivo, pero de digestión compleja si no se consumían asados.
  • Sobre la castaña, Diocles afirma “son más flatulentas, y menos nocivas las hervidas que las crudas o asadas, y las asadas menos nocivas que las crudas”
  • Era frecuente el consumo de frutas que dejaban secar para poder consumirlas en cualquier época del año: higos secos, eran el producto romano por excelencia, aunque considerados comida de pobres. Se sabe que se conocían muchas variedades e incluso se le daba el nombre de los pájaros que los consumían (higos de gorrión, de golondrina,...), se tomaban acompañando al pan y al jamón. Se empleaban para engordar a las ocas. Uvas pasas y ciruelas secas, eran unas frutas muy apreciadas y se utilizaban como ingrediente en muchas recetas.

Citas sobre frutos secos en Marcial, Xenia:

RAMO DE DÁTILES

"Los dorados dátiles se prodigan por las calendas de Enero; sin embargo, éste es el regalo que suelen hacer pobres”.

TARROS DE HIGOS DE SIRIA

Estos higos de Siria llegaron a ti en tarros cónicos; si fueran más grandes serían higos comunes.”

UVAS PASAS

Soy uva poco hecha para las copas e inútil para Baco; Yo Seré néctar para ti pero sí no eres bebedor.”


H HIGOS DE QUIOS

Los higos de Quios son muy semejantes, en su gusto, al vino que envía Setia. En su interior llevan vino y sal.”


RECETAS VARIAS

LENTEJAS CON CASTAÑAS (receta romana)

Poner en una cazuela castañas peladas. Cocer con agua y un poco de bicarbonato sódico. Poner en un mortero pimienta, comino, semillas de culantro, menta, ruda, raíz de láser y poleo; machacar bien y empapar con vinagre, miel y garum. Verter sobre las castañas cocidas. Añadir aceite y poner a hervir. Cuando esté todo bien cocido machacar en el mortero y aderezar con esta salsa las lentejas ya cocidas. Servir y aliñar con aceite verde.”

RECETA DE VINO DE DÁTILES. Se puede también hacer con higos secos.

Machacar unos dátiles y mezclar con agua, sale un vino semejante al vino con miel. Se bebe sin añadir agua. Se conserva sólo durante 10 días”.

HOJALDRES RELLENOS (dulce romano)

Opciones:

Coger unos hojaldres y rellenar con nueces, uvas pasas y miel”.

Otra opciónrellenarlos con piñones y almendras tostadas”.

También se pueden rellenar con “avellanas, nueces e higos secos. Para servir espolvorear con pimienta.”

Otra posibilidad es “rellenarlos con mermelada de melocotón y nueces”.

MANZANAS ASADAS CON FRUTOS SECOS (dulce romano)

Tomar unas manzanas asadas y adornarlas para servir con nueces, piñones, orejones y miel. Espolvorear con pimienta”.

DULCES CASEROS (dulce romano)

Sacar el hueso de unos dátiles, rellenar de nueces, piñones y un poco de pimienta molida. Envolver para servir con miel”.

DULCES VARIOS (dulce romano)

Tostar piñones, nueces y añadir a una cazuela con miel, pimienta, leche y huevos batidos. Calentar y añadir un poco de aceite. Servir.”

Otra versión:

"Tostar piñones y nueces, después machacar con miel, pimienta, garum, leche, huevos, vino y aceite. Cocer al baño maría y servir”.

DULCES CON PIMIENTA (dulce romano)

Mezclar miel, vino puro, vino de pasas (rancio) y ruda. Añadir piñones, nueces y espelta cocida con agua. Finalmente, echar nueces cortadas y avellanas tostadas”.

Otra versión:

"Machacar pimienta, piñones, miel, ruda y vino de pasas; cocerlo con leche y harina. Una vez haya cuajado, poner a cocer con huevos, en poca cantidad. Untar con miel y espolvorear con pimienta antes de servir.

DULCES CASEROS (dulce romano)

Sacar el hueso de unos dátiles, rellenar de nueces, piñones o de pimienta molida. Envolver con sal y freírlos con miel cocida”.

BASYNIAS (dulce griego)

Consiste en una pasta de trigo cocida con miel, que se adorna con un higo seco y tres nueces.
Una opción para elaborar este dulce sería coger pasta quebrada y hacer unos saquitos que contengan un higo seco y tres nueces, untar con miel el saquito ya cerrado y gratinar en el horno.

GÁSTRIS (dulce griego)

Pastel que se elabora con frutos secos, miel cocida, adormidera, pimienta y sésamo.

Posibilidad de elaboración: Mezclar diversos frutos secos con miel, pimienta y adormidera. Hacer pequeñas bolitas que se decorarán con sésamo. Si se quiere se pueden gratinar unos minutos.

OSTRAKIDES (dulce griego)

Dulce griego cuyo ingrediente principal eran los piñones.

Opción de elaboración: mezclar almendras molidas con miel. Hacer unos pastelitos planos que decoraremos con piñones. Gratinar unos minutos.


Para terminar unos curiosos versos sobre frutos secos:

“Las muelas

todas me las saltó, así que

no podría cascar

una almendra de Naxos

Frinio (PCG VII, fr. 73)


“Venga, ahora coge las almendras

estas y cáscalas con tu propia cabeza [como piedra]”

Aristófanes (PCG III, 2, fr. 605)

Para saber más sobre los beneficios que aportan los frutos secos:

http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/frutos.htm

http://www.termavital.com/revista/0004_frutossecos.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Fruto_seco


Curate ut valeatis!

2 comentarios:

Flauta de Pan dijo...

Salve,

¡Impresionante! Enhorabuena por tu blog. ¡Qué rico, qué bueno, qué sabroso!De verdad, Charo, cada vez que te leo me quedo gratamente más sorprendido. Continúa así.

Cura ut valeas!

charo dijo...

Juanma, eres muy amable con tus palabras de ánimo.

Yo también te felicito por tu blog, te seguimos de cerca, tanto mis alumn@s como yo.

Gracias.

¡Feliz año!

Besos