domingo, 16 de septiembre de 2012

STAITITAI, UN DELICIOSO PASTEL GRIEGO




Museo Vaticano

Tras un descanso estival, De Re coquinaria comienza de nuevo su andadura. 

En esta ocasión queremos brindar un merecido tributo a la cocina griega clásica presentando unos deliciosos pasteles llamados STAITITAI.


Se trataba de unos deliciosos pasteles de harina de espelta y miel que se freían en una sartén con aceite de oliva y eran servidos con queso y semillas de sésamo.

RECETA CLÁSICA

La receta la encontramos en Ateneo, Banquete de los eruditos,  XIV 646 b:

Un tipo de pastel hecho con masa  de espelta y miel. Epicarmo lo menciona en su obra “El matrimonio de Hebe”. La masa húmeda se coloca en una sartén y sobre la tortita se vierte miel, semillas de sésamo y queso de acuerdo con Iatrocles”

Algunos autores consideran hoy en día que estos pasteles podrían ser los predecesores de las pizzas italianas por su forma redondeada y plana.

 Veamos una posible actualización de la receta.

Museo de Nápoles
ACTUALIZACIÓN DE LA RECETA

Ingredientes:

Para la masa
- 250 gr. de harina de espelta integral
- Una cucharada de levadura
- Aceite de oliva para freír
- 150 ml de agua tibia
- Una pizca de sal

Para el relleno
- 150 gr. de queso feta o queso fresco
- Una cucharada de miel
- Una cucharada de semillas de sésamo

Elaboración:

Mezclar la levadura con la harina, la sal y el agua. Amasar convenientemente, añadiendo más agua o más harina si es necesario. 

A continuación, dejar reposar la masa tapándola con un trapo hasta que doble su tamaño, en un bol de cristal ligeramente engrasado.

Conseguida la masa, la cortaremos en porciones que estiraremos bien con un rodillo hasta conseguir unas tortitas circulares, no demasiado gruesas, que freiremos en una sartén con unas cucharadas de aceite de oliva bien caliente. 
Otras opciones en lugar de freír son: asarlas en una plancha eléctrica u hornearlas, en ambos casos impregnándolas con un poco de aceite.

Sobre estas tortitas se coloca el queso desmenuzado (si es de feta) o a daditos (si se trata de un queso fresco de oveja o cabra), una cucharada de miel y unas semillas de sésamo.
Antes de servir se pueden hornear al grill para que las tortitas queden más crujientes y sabrosas, al tostarse el sésamo y reblandecerse el queso. En el caso de tostarlas al grill, la miel se pondrá al final.

Con esta receta damos por inaugurada la nueva temporada de comunicaciones culinarias con las que intentaremos seguir aprendiendo y disfrutando con la sabiduría gastronómica de nuestros queridos clásicos.


Prosit!

Plurimam Salutem!


*Imágenes propias

6 comentarios:

Apicius dijo...

Poco a poco vuelve la rutina y volveré a deleitarme con sus escritos.
Saludos

Apicius dijo...

Poco a poco todos volvemos a la rutina diaria y espero volver a deleitarme con sus escritos.
Saludos

Viena dijo...

¡Qué alegría Charo volver a tenerte por aquí!
Espero que las vacaciones hayan servido para un buen descanso y un acopio de muy buenos recuerdos.
Bienvenida.
Esta receta se ve fácil y prometedora, quizás la pruebe. Curioso que pueda ser la precursora de las tan extendidas pizzas.
Un beso grande.

Charo Marco dijo...

Querido Apicius, ciertamente todo vuelve a su curso. De nuevo en marcha...
Abrazos

Charo Marco dijo...

Estimada Viena, yo también me alegro de tenerte de nuevo por la cocinita romana.
Espero que tú también hayas descansado mucho y si te animas, me lo dices que podré un enlace a tu blog
Un besazo

Anónimo dijo...


Bueno... qué maravilla de blog!