domingo, 28 de mayo de 2023

PASTINACAE

 


En esta ocasión vamos a trabajar una mención que nos ha dejado Anthimus en su obra Sobre los alimentos, 53 que nos puede servir de punto de partida para recrear una receta que nos recuerda en gran medida a los snacks vegetales.

“Las chirivías y las zanahorias son buenas si se hierven bien y se mezclan en otros platos. También son diuréticas. Si se comen fritas, hay que hervirlas primero en agua”

POSIBLE RECETA

Ingredientes

½ kg de chirivías y/o zanahorias

Aceite de oliva o girasol (para freír)

Sal

Pimienta

Ajo en polvo (opcional)

Elaboración

Tras limpiar y pelar bien las chirivías y/o zanahorias, se cortan en tiras.

Se pueden cocer al vapor durante unos 6 o 7 minutos para, a continuación, ponerlas a freír en una sartén con el aceite o en una freidora de aire hasta que estén doraditas.

Servir espolvoreadas con sal, pimienta y ajo en polvo.

Prosit!!

Plurimam salutem!

domingo, 14 de mayo de 2023

MENTHA PVLEGIVM III. USOS CULINARIOS

Antes de la realización de los Ludi Saguntini estuvimos hablando de la Mentha, características y usos medicinales. En esta ocasión nos centraremos en los usos culinarios, que son muchos y muy interesantes.



 USOS CULINARIOS

El poleo formaba parte de las hierbas aromáticas utilizadas para condimentar los platos de cocina romana antigua, así lo podemos ver en varias recetas de Apicio o de Columela, por citar algunos autores clásicos. Esta hierba normalmente se conservaba en seco o en un frasco con vinagre.

Veamos algunas de las recetas que nos han llegado hasta nuestros días:

Columela XII, LVII, nos explica “el modo de hacer la composición llamadla en latín OXIPORVM- OXIGARVM: “Echa en un mortero ajedrea, hierbabuena, ruda, cilantro, apio, puerro sectivo, y si no lo hubiere cebolla verde, hojas de lechuga y oruga, tomillo verde o hierba gatera, como también poleo verde, queso fresco y queso salado: muele todo esto junto y échale un poquito de vinagre polvoreado con pimienta, ponlo todo en un plato pequeño y échale aceite por encima. Así que hayas molido las plantas verdes, que hemos dicho arriba, muele lo que te parezca suficiente de nueces mondadas, mezcla un poco de vinagre polvoreado con pimienta y rocíales aceite por encima. Molerás ajonjolí ligeramente tostado con plantas de que acabamos de hablar. También le mezclarás un poco de vinagre, con pimienta sobre el cual rociarás aceite.—Parte queso de las Galias o de cualquiera otra especie que quieras en pedazos pequeños, muélelo, mezcla con él piñones, si los hubiere en abundancia, y si no avellanas tostadas quitada la película, o almendras y los aliños que acabamos de decir, échale un poco de vinagre con pimienta, revuélvelo todo bien y rocía esta mixtura con aceite. Si no hubiere aliños verdes molerás con el queso poleo seco, o tomillo u orégano u ajedrea también secos, y, les echarás vinagre con pimienta y aceite. Sin embargo, si no hubiere proporción de todas estas plantas secas, se puede mezclar con el queso aunque sea una sola; se mezclarán con miel tres onzas de pimienta negra si la hubiere, y si no de blanca, dos de semilla de apio, una y media de laserpicio, al cual llaman los griegos silphion, y dos de queso todo molido y cribado, y guardarás esta mezcla en una olla nueva: después, cuando fuere menester gastarlo, se desleirá lo poco que se quisiere tomar en vinagre y garo. Tomarás una onza de apio montano, dos de pasas que se les hayan quitado los cuesquezuelos, y tres de pimienta blanca o negra: estas cosas, si quieres excusar mayores gastos, se pueden mezclar con miel y conservarse de esta suerte. Pero si quieres hacer un oxíporo  más costoso, mezclarás estas mismas cosas con la composición anterior, y en seguida guardarás esta mezcla para tu gasto; pero si no tuvieres laserpicio, echarás en su lugar media onza más de miel”

Gargilio Marcial, De hortis, comenta cómo elaborar el liquamen que llaman oenogarum: Se cogen peces de naturaleza grasa, como son los salmones, anguilas, sábalos y sardinas o arenques, y se hace a partir de ellos y de hierbas aromáticas el siguiente preparado con sal. Se prepara un recipiente bien sólido y bien empegado, con una capacidad de tres o cuatro modios, y se cogen plantas secas que huelan bien, tanto de huerta como de campo, como por ejemplo eneldo, cilantro, hinojo, apio, ajedrea, caramillo, ruda, hierbabuena, sisimbrio, ligústico, poleo, sérpol, orégano, betónica, adormidera silvestre, y con éstas se extiende una primera capa en el fondo el recipiente. Luego se dispone otra capa de peces, enteros si fuesen pequeños y cortados en trozos si mayores. Sobre ésta se echa una tercera capa de sal, de dos dedos de gruesa. Y de este modo se debe llenar el recipiente hasta arriba con estas tres capas alternantes de hierbas, peces y sal alternativamente encima; luego se debe cerrar una vez puesta la tapadera y así se debe dejar durante siete días. Pasados éstos, se debe remover este preparado hasta el fondo durante veinte días seguidos, dos o tres veces al día, con un palo de madera dispuesto a la manera de un remo. Cumplidos éstos, se recoge el líquido que proviene de este preparado y de esta manera se hace, a partir de este preparado, liquamen u oenogarum. Se cogen dos sextarios de este líquido y se mezclan con medio sextario de buen vino, luego se echan a esta mezcla cuatro manojos de cada una de estas plantas secas, a saber, eneldo, cilantro, ajedrea y caramillo. También se echa un puñado de semillas de alholva, y treinta o cuarenta granos de pimienta, tres denarios por libra de costo [planta aromática], una cantidad similar de canela y otra similar de clavo. Todo esto se mezcla con este líquido una vez minuciosamente machacado. Luego este preparado se debe cocer en un recipiente de hierro o de bronce durante el tiempo que haga falta hasta que quede reducido a un sextario. Sin embargo, antes de que se cueza del todo, conviene añadirle media libra de miel espumada. Cuando éste esté cocido completamente, debe colarse a través de un filtro, como se hace con las bebidas, hasta que se aclare; no obstante, se debe verter hirviendo en el filtro. Una vez clarificado y enfriado, se guarda en un recipiente bien empegado para sazonar los alimentos”



Apicio III, 8 Calabaza con pollo

Melocotones, trufas, pimienta, alcaravea, comino, laserpicio, finas hierbas, menta, apio, coliandro, poleo, dátiles, miel, vino, garum, aceite y vinagre.

3. OTRA MANERA.

Pimienta, poleo, miel o vino de pasas, garum y vinagre. Puede añadirse laserpicio.

VII MELONES

Pimienta, poleo, miel o vino de pasas, garum y vinagre. Puede añadirse laserpicio.

Apicio IV. SALA CATTABIA

Pimienta, menta, apio, poleo seco, queso, piñones, miel, vinagre, garum, yema de huevo y agua fresca. Escurrir pan macerado en agua y vinagre, poner en una marmita queso de vaca y cohombros, añadiendo unos piñones. Echar unas alcaparras trituradas y unos higaditos de pollo. Cubrir con la salsa, ponerlo en un recipiente, y servir.

2. Otra receta de sala cattabia apiciana

Echar en un mortero semilla de apio, poleo seco, menta seca, coliandro fresco, jengibre, uva pasa sin la semilla, miel, vinagre, aceite y vino; picarlo todo y amalgamarlo. Poner en una marmita trozos de pan de Piceno con carne de pollo, mollejas de cabra, queso de Vestino, piñones, cohombros, cebollas secas cortadas en trozos pequeños. Echar la salsa por encima, recubrir de nieve cuando esté a punto, y servir.

Apicio IV, IV, 1 (173) nos presenta una receta de una sopa llamada Ptisana: Limpiar bien la cebada, que se habrá dejado en remojo el día anterior. Cocerla a fuego máximo. Después de su ebullición, añadir aceite en cantidad abundante, un pequeño manojo de eneldo, cebolla seca, ajedrea y un codillo de jamón, dejándolo cocer hasta que haga una crema. Echar coliandro fresco y sal, picada conjuntamente, y dejar hervir. Cuando esté, sacar el manojo de eneldo y trasladar la crema a otra cacerola procurando que no se queme. Quitar los grumos y seguidamente colar la crema encima del codillo de jamón. Picar pimienta, ligústico, un poco de poleo seco, comino y séseli frito, macerar con miel, vinagre, defrito, garum, y echarlo todo en la cacerola de manera que cubra bien el jamón. Dejar hervir a fuego lento"

 Galeno, VI, 526-527 K nos presenta la receta de una sopa de lentejas aromatizada con poleo elaborada con cebada, carne de cerdo, lentejas, acelga, ajedrea, poleo, puerro y anís.


Apicio II, 1 Lentejas con acanto

Preparar una cazuela limpia. En un mortero picar pimienta, comino, coliandro en grano, menta, ruda, poleo, majar bien, rociar con garum y vinagre, añadir miel y defrito, macerar con vinagre y echar dentro de la cazuela. Machacar acanto cocido con agua y dejar hervir. Cuando esté, ligarlo todo y servir en una fuente añadiéndole aceite verde.

 2. Lentejas con castañas

Preparar una cazuela y echar en ella castañas cuidadosamente limpiadas. Añadir agua y un poco de carbonato sódico, y dejar hervir. Durante su cocción, machacar en un mortero pimienta, comino, coliandro en grano, menta, ruda, raíz de benjuí, poleo, picarlo bien, rociar con garum, vinagre y miel, macerar con vinagre y echarlo encima de las castañas cocidas. Añadir aceite y dejar hervir. Cuando esté, machacarlo en el mortero. Catar; si está falto de algo, arreglarlo. Servirlo en una fuente, rociando con aceite verde.

3. Otra receta de lentejas

Ponerlas a cocer. Cuando hayan espumado, cubrirlas de puerro y coliandro fresco. Picar coliandro en grano, poleo, raíz de benjuí, menta y ruda, rociar con vinagre, añadir miel, macerar con garum, vinagre y defrito, añadir aceite y remover. Si le falta algo, arreglarlo. Envolver con almidón, echar aceite verde, espolvorear pimienta y servir.

Apicio, V. 1 Receta de espelta o crema de cebada

 Machacar la espelta o la cebada, puesta en agua el día anterior. Poner a hervir; y cuando alcance el punto de cocción, echar aceite en cantidad suficiente y un pequeño manojo de eneldo, cebolla seca, ajedrea y un trozo de jamón para que dé una salsa. Añadir coliandro fresco y sal, picado conjuntamente. Cuando hierva, sacar el manojo, traspasar la crema de cebada a otra cazuela, evitando que se queme. Quitar bien los grumos y colarlo en la cazuela sobre el jamón. Machacar pimienta, ligústico, un poco de poleo seco, comino y séseli frito. Rociar con miel, vinagre, de-frito, garum. Echarlo en la cazuela encima del jamón, de manera que quede bien cubierto. Dejar hervir a fuego lento.

2. Otra receta

Cortar los bulbos, una vez cocidos con agua, y luego freírlos con aceite. Preparar la siguiente salsa: tomillo, pimienta, poleo, orégano, miel, vinagre en poca cantidad y, si se quiere, un poco de garum. Espolvorear pimienta, y servir.



Apicio VIII,  2

Salsa para todo tipo de caza, cocida o asada

10 gr. de pimienta, 5 gr. de ruda, ligústico, apio en grano, enebro, tomillo, menta seca y poleo, todo en cantidad de cinco gramos. Machacar hasta reducir a finísimo polvo, y amalgamar. Añadir miel, en cantidad suficiente, y emplear esta salsa añadiéndole garum al vinagre.

5. Plato de sangre, hígado y vísceras de la liebre

 Poner en una cacerola garum, aceite, caldo, puerro y coliandro picado, y añadir el hígado y vísceras. Cuando haya cocido, machacar pimienta, comino, coliandro, raíz de benjuí, menta, ruda; poleo, rociar con garum, añadir el hígado y sangre de la liebre, y picarlo. Echar miel y jugo del caldo, amalgamar con vinagre, y vaciarlo en una cazuela, junto con las vísceras cortadas en trozos muy pequeños. Dejar hervir. Cuando esté, envolver con almidón, espolvorear pimienta, y servir.

XXIII Cochinillo al tomillo

Cocer con agua, sal y eneldo un cochinillo muerto el día anterior, yque se habrá dejado en agua fría para que la carne estuviera tierna. Preparar finas hierbas, tomillo, un poco de poleo, huevo duro, cebolla picada, y echarlo encima del cochinillo, mojándolo con garum y 1/4 1. de aceite, 1/4 1. de vino de pasas, y servir.

X. Sarda rellena

Se saca la espina; se machaca poleo, comino, granos de pimienta, menta, nueces y miel, y con ello se rellena el pescado. Se cierra, se envuelve en papel y se pone en un recipiente a fuego lento. Se sazona con aceite, careno y salmuera.

* Cordula: atún recién nacido

También fue muy utilizada para elaborar BEBIDAS:

VINO DE POLEO

Historia Augusta, Heliogábalo, 19, 4: “Fue el primero que inventó el vino aromatizado con almaciga y con poleo y todos los combinados que mantiene nuestro boato actual”

Columela XII, 25, nos habla sobre cómo  hacer el vino de ajenjos, de hysopo, de abrótano, de tomillo, de hinojo y de poleo. El vino de ajenjos, el de hysopo, el de abrótano, el de tomillo, el de hinojo y el de poleo conviene prepararlo de esta manera. Cuece una libra de ajenjos del Ponto con cuatro sextarios de mosto hasta que quede en las tres cuartas partes, y echa el resto luego que esté frio en una urna de mosto amíneo; haz lo mismo con las demás plantas que se han escrito arriba. También se pueden cocer tres libras de poleo seco con un congio de mosto hasta que se disminuya la tercera parte, y cuando el líquido se haya enfriado, sacar el poleo y echar aquel en una urna de mosto; este vino se da después en el invierno con utilidad a los que tienen tos, y esta especie se llama gleconites”

Dioscórides, V, 52 nos ha legado una receta de vino: “El vino de calamento, de poleo, de abrótano. Se preparan igualmente que el de tomillo. Son eficaces para los de estómago débil, para anoréxicos y para icténcos. Son diuréticos”.



CICEÓN (KYKEÓN)

El vocablo está en relación con el verbo kykáó, «agitar», «mezclar líquidos»

Se trata de una tisana hecha de harina de cebada, con agua, miel, aceite o vino y poleo, tomillo o menta que se consumía en los misterios de Eleusis en honor a Deméter para romper el ayuno sagrado. Era una tisana considerada muy nutritiva por los ingredientes que llevaba.

Himnos Homéricos, 207, bebida con poleo: “Metanira le dio una copa de vino dulce como la miel, una vez que la llenó. Pero ella rehusó, pues decía que no le era lícito beber rojo vino. Le instó, en cambio, a que le sirviera para beber harina de cebada y agua, después de mezclarla con tierno poleo

También en Heráclito, Las Metamorfosis, XXIV Ascálabo, nos habla de esta bebida servida a Deméter: “Deméter, cuando recoma errante toda la tierra a la búsqueda de su hija, se detuvo a descansar en el Atica. Misme la recibió en su casa y, como hacía mucho calor, le dio de beber agua mezclada con poleo- menta y harina de cebada. Deméter, que estaba sedienta, ingirió la bebida  de un solo trago. El hijo de Misme, Ascálabo, al ver esta escena, se echó a reír, y dio la orden de que le trajeran a la diosa un cántaro profundo o una tinaja. Deméter,  encolerizada, arrojo sobre el muchacho la bebida que le quedaba. Y Ascálabo se metamorfoseo, quedando convertido en una salamanquesa de cuerpo moteado”

Aristófanes, La paz, 712, Hermes le ofrece una infusión de esta hierba aromática que es la manera habitual de consumirla: “No, si te bebes una infusión de poleo. Mas saca de aquí enseguida a Teoría y llévala al Consejo, donde estaba antes.”

Yambógrafos griegos, Hipocnate, 48, de nuevo leemos sobre el brebaje que consumía Ceres: A las tribulaciones entregaré mi quejumbrosa alma si no me envías cuanto antes un medimno de cebada, para que haga yo de su harina un brebaje, y lo beba (?), remedio contra mi mísera condición”

CURIOSIDADES Y OTROS USOS

Paladio, Tratado de agricultura, XII, 22, en el que nos explica que se empleaba para aliñar las aceitunas: “También durante este mes se aliñarán las aceitunas. Existen diferentes variedades de ellas. Las aceitunas «columbares» las aceitunas se preparan como sigue: en los cañizos de las aceitunas se esparce poleo y se echa miel, vinagre y un poquito de sal formando una capa intercalada. O, también: se extenderán las aceitunas sobre unas hojas de hinojo, eneldo o lentisco; se colocan unas ramitas de olivo y se vierte por encima una hemina de vinagre y salmuera, y se irá superponiendo piso por piso hasta llenar el recipiente”

Columela VIII, uso de las ramas de poleo como sahumerio: “Se pondrán los pollos sobre un harnero que haya servido ya para acribar veza o aun ballico, en seguida se les sahumará con ramas de poleo; este sahumerio parece que los preserva de la pepita, la cual los mata con mucha prontitud cuando son chiquitos”

Al poleo se le atribuyen diversas virtudes, entre ellas las afrodisíacas, así lo leemos en  Yambógrafos griegos, Hipocnate, 86, nos habla del valor afrodisiaco del poleo: llegó... / ... remedio (?) de (su) poleo... y me preguntó él... diciendo... / sino que hacia la... / por el suelo... Nos desnudábamos... nos mordíamos y nos besábamos, mientras mirábamos a través de la puerta... para que no nos sorprendiera... desnudos...”

Como hemos podido ver son muchos los usos del poleo en la antigüedad e incluso en nuestros días por ser un gran antioxidante, cicatrizante, carminativa, diurética, relajante, expectorante, antiséptica, antiinflamatoria y antimicrobiana.

Incluye el poleo en tu vida, te sacará de algunos apuros.

Plurimam salutem!  

domingo, 30 de abril de 2023

LVDI SAGVNTINI MMXXIII CLAVSI SVNT

 

Tras una semana llena de emociones, los LVDI SAGVNTINI MMXXIII se dan por finalizados.

Pese al enorme trabajo, la semana ha pasado rápido.

Estamos muy satisfechos pues, además de recibir a mucho alumnado, hemos contado con la ayuda de tres profesores nuevos, Natalia, Alexandra y Mario con los que ha sido un verdadero placer compartir el trabajo. 

¡Muchas gracias a los tres!

Y a su vez, el tiempo nos ha acompañado, ....no podemos pedir más

A lo largo de toda la semana, en el taller de cocina romana antigua hemos disfrutado de la recreación del banquete del liberto Trimalción.

 Cada pase ha sido diferente, pues el alumnado, con su experiencia vivencial, ha dado vida a los diversos personajes de la obra, haciendo que la puesta en escena fuera única y especial.

















Agradecemos sinceramente la cesión del espacio en la Comunidad de Regantes, pues sin su ayuda no se podría ubicar el taller durante la semana de los Ludi.

Como siempre muchas gracias a tod@s por vuestros ánimos y por estar ahí siempre a nuestro lado

Plurimam salutem!

In aeternum Hermes!!!

domingo, 23 de abril de 2023

LVDI SAGVNTINI MMXXIII


 En la última semana del mes de abril, un año más, celebramos los LVDI SAGVNTINI MMXXIII, con algunas novedades y festejando los XXV años desde la realización del primer taller didáctico de Sagunto.

 Podréis disfrutar   de los Ludi Saguntini desde el  24 al 28 de abril.



De nuevo el taller de cocina romana antigua estará ubicado en la Comunidad de Regantes que muy amablemente ha cedido sus instalaciones, en concreto en la plaza Mayor de Sagunto, 10. 

En esta ocasión, no nos acompañará el taller del mundo militar que se traslada a otra sede y se realizará a lo largo de toda la semana.

Como novedad el taller de cocina estará realizado por Charo Marco, con la colaboración de Mario Díaz, profesor de enseñanza secundaria del IES Enric Valor (Picanya), Natalia Molina, profesora de enseñanza secundaria del Colegio Nuestra Señora del Socorro (Benetúser) y Alexandra Puchol, profesora de enseñanza secundaria del IES Francesc Ribalta (Castellón). Así que la recreación de la cena de Trimalción nos volverá a sorprender con todas sus peculiaridades.

Os esperamos en los Ludi Saguntini MMXXIII, 
bajo la protección de nuestro Hermes 

Plurimam salutem!!


domingo, 9 de abril de 2023

MENTHA PVLEGIVM II. USOS MEDICINALES

 En la entrada anterior hablamos de las características de la menta poleo. En esta ocasión vamos a descubrir sus magníficos beneficios.


USOS MEDICINALES

Sobre el poleo encontramos una gran cantidad de usos médicos

Hipócrates, en su libro Sobre la dieta, 54 dice que “el poleo calienta y es laxante”.

Dioscórides, III, 31: Es una hierba conocida, calorífica, que disuelve los humores, digestiva. Si se bebe provoca la menstruación, el parto y el alumbramiento. Hace subir también las secreciones del pulmón, bebida con sal y miel; ayuda a los que tienen convulsiones, alivia las náuseas y punzadas de estómago si se bebe con vinagre aguado. Hace salir vientre abajo las melenas; beneficia a los mordidos por serpientes si se bebe con vino, restablece a los que han perdido el sentido si se aplica en la nariz con vinagre. {2} Fortalece también las encías en seco, quemado su polvo; en emplasto con harina de cebada alivia toda inflamación; administrado solo, hasta que se enrojezca la superficie, a los que padecen de podagra; con ceroto elimina los granitos de la primera barba. Beneficia a los que sufren del bazo, aplicado en cataplasma con sal. Su decocción en loción pone fin a los escozores y en baño de asiento es apropiada para las flatulencias, durezas y retortijones de matriz. Algunos la llaman ‘baladora’ (blēkhōn) porque en su floración las ovejas que la prueban se llenan de balidos”

Hipócrates nos habla grande y tendido de sus usos en Enfermedades de mujeres I, 37: “En el momento en que cese la menstruación, que se aplique un pesario con poleo durante el día y que tenga relaciones con su marido; si se queda embarazada, se pondrá bien. Que coma durante la purgación”

Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 74: Para hacer bajar la regla: Otra receta: poleo, mirra, incienso y bilis de cerdo y buey revueltos con miel y aplicados en forma de pesario”

Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 75: “Si una mujer que ha dado a luz antes no puede concebir, machacar nitro, resina, mirra, comino etíope y ungüento en el mismo recipiente y aplicarlos en pesario, o bien aplicar poleo seco en un trozo de tela. Que beba poleo al irse a dormir”

Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 75: “Otro remedio para la concepción: Después, que la mujer se acueste con su marido. Ha de tomar primero poleo cocido con harina y beber una pizca de poleo con vino. […] Otra receta para lo mismo: orín de cobre y flor de cobre, un semióbolo de cada uno, incienso macho, alumbre partido, brote de parra, agalla de roble, mirra, corteza de granada, resina y poleo en una cantidad de un óbolo de cada producto. Triturarlo en miel y aplicarlo durante tres días dos veces al día. Si fuera demasiado fuerte, mezclar grasa de ganso y nitro cocido. Administrar vino teniendo en cuenta que hay que respetar la fuerza que contiene este elemento”

Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 78: Algunos pesarios: bilis de un escorpión marino, ponerla en un trozo de lana, secarlo a la sombra y aplicarlo como pesario. O bien secar poleo, triturarlo fino, empaparlo en miel y aplicarlo en un trozo de lana”



Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 113: “Flujo rojo. Probar con el tipo de preparado que mejor tolere la paciente a la hora de beberlo: deshacer semilla de apio, tostarla, cribarla y hacer lo mismo con erísimo; o bien semilla de adormidera cribada junto con harina de cebada e igualmente semilla de ortiga; también polilla de olivo, agalla de roble, ruda, orégano y poleo; cribarlos y amasarlos con harina de cebada; igualmente, harina espesa de cebada sin retinar tostada, granos gruesos de cebada mondada molidos y queso de cabra al que se le ha de raspar la corteza. Mezclar partes iguales de cada uno de los componentes, salvo del orégano, ruda, polilla de olivo y agalla de roble, de los que se pondrá la mitad. Que beba esto por la mañana en ayunas antes de hacer cualquier movimiento. Es conveniente mezclar todo bien cuando se vaya a servir”

Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 134: “Los pesarios deben aplicarse hasta que salga sangre limpia e insertarse durante tres días. Aplicar grasa de ciervo derretida sumergiendo en ella un trozo de lana blando, luego poleo durante el día, y una fumigación con sustancias aromáticas; y así, que se acueste con su marido”

Hipócrates, Sobre la naturaleza de las mujeres, 97: Diversos pesarios: envolver en un trozo de lana bilis de escorpión marino, secarla a la sombra y aplicarla en pesario. Otro: triturar bien poleo seco, empaparlo en miel y aplicarlo en un trozo de lana”

Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 78: “Irrigaciones para purificar la matriz en caso de que después del parto esté ulcerada o inflamada; También se pueden cocer en agua bayas de laurel y poleo, añadir aceite esencial de rosas y hacer la irrigación con ello tibio.[…] O también se puede hacer la irrigación con agua de cocimiento de poleo”

Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 157: “Si la matriz se vuelve dura, su orificio se endurece y se cierra, la regla no viene o, si lo hace, viene más escasa y mala. […] irrigar la matriz con sustancias grasas aromáticas. Al día siguiente de esto aplicar poleo durante un día y al siguiente fumigar con aromas. Que la enferma coma alimentos agrios y pescados de mar o carnes”

Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 162: “Si la matriz se ha cerrado, su orificio se pone duro y ya no recibe el esperma, […] Poner de aceite una tercera parte de lo que haya de vino. Dejar después transcurrir dos días y que se aplique durante uno el pesario hecho con poleo”

Hipócrates, Enfermedades de mujeres I, 205: “Un remedio eficaz contra el humor sanguinolento: aceite de almendras amargas, bilis de toro, nitro, ciclamen y agalla de roble; triturar todo con miel y aplicarlo, y después de un baño, que retenga en pesario grasa y poleo”

Hipócrates, Sobre las mujeres estériles, 30[242]: “Si una mujer aborta sin querer y sin desear expulsar al feto, trigo tostado y molido y uva pasa blanca desmenuzada, diluirlos en hidromiel dulce, añadir un poco de aceite y darlo a beber en ayunas. Luego, triturar simiente de rábano y mezclarle vinagre y grasa de ganso; que lo coma y que se aplique en pesario hojas de laurel trituradas. Seguidamente, que beba orégano, poleo y harina en agua en la que se han espolvoreado hojas de laurel desmenuzadas, trituradas bien y mezcladas con goma”



Hipócrates, Sobre la naturaleza de las mujeres, 3 y ss: “Cuando la matriz se dirige hacia el hígado, hay pérdida repentina de voz, castañeteo de dientes y el color de la piel de la enferma se vuelve lívido […] Dejar transcurrir dos días e irrigar la matriz con sustancias aromáticas y al día siguiente de esto, aplicar poleo en pesario. Dejar transcurrir un día y fumigar con aromas”

Hipócrates, Sobre la naturaleza de las mujeres, 3 y ss: “Otros remedios emolientes que hacen liberar agua y sangre, provocan que baje la regla si no lleva mucho tiempo suprimida y, además, ablandan el orificio uterino:[…] Otra receta: poleo, mirra, incienso y bilis de cerdo, amasar con miel, hacer un pesario en forma de bellota y aplicarlo”

Hipócrates, Sobre la naturaleza de las mujeres, 33: Si se ulcera el orificio de la matriz: Otra: cocer poleo en agua, echar encima aceite e irrigar con el agua”

Hipócrates, Sobre la naturaleza de las mujeres, 53: “Un remedio para purificar la matriz: si se desea purgar la matriz, en primer lugar hay que fumigarla con harina de cebada empapada de aceite y puesta sobre carbones. Al día siguiente, hay que cocer en una olla pequeña carne de oveja que haya estado expuesta al aire libre, la capacidad de la olla será de un congio y se pondrá a cocer a fuego fuerte; una vez que la carne esté cocida, que la paciente se la coma templada y se beba el agua de la decocción. Al día siguiente, triturar bien incienso y poleo, empaparlos en miel, mojar en ello un trozo de lana y aplicarlo en pesario durante tres días”

Hipócrates, Sobre la naturaleza de las mujeres, 94: “Si se desea que una mujer quede encinta, purgarla a ella y a su matriz aplicándole en ésta un trozo de tela muy fina y seca humedecida en miel, hacer unos cuantos pesarios en forma de bellota, bañarlos en jugo de higo y aplicarlos manteniéndolos hasta que la matriz se abra; entonces, es preciso meterlos más adentro y, cuando fluya el agua, remojar la parte con vino y aceite; a continuación, que se acueste la mujer con su marido y beba, cuando vaya a dormir, poleo en vino de cedro”

Para otras enfermedades que no están relacionadas con las mujeres:

Hipócrates, Sobre las úlceras, 11: “Emplastos para las hinchazones y la inflamación de las partes vecinas. El verbasco cocido, las hojas crudas del trébol, las hojas hervidas de la siempreviva y el poleo”

Hipócrates, Sobre las afecciones, 41:A los que han estado tomando medicamentos líquidos evacuantes darles después de la purgación, si tienen fiebre, lentejas o mijo ligero o caldo de cebada. Dar cebada y mijo porque son ligeros, y espelta porque es más nutritiva que éstos, y harina porque es lo más nutritivo de todo. Las lentejas prepararlas aromáticas, y darlas en pequeña cantidad en segundo lugar porque también son unas gachas ligeras y buenas para el corazón. Echarle a las lentejas sal o miel, y comino y aceite, o un poco de poleo verde y de vinagre”

Hipócrates, Sobre las enfermedades III, 17: “Otro: tres puñados de apio y dos pellizcos de poleo, cuécelo en diez cotilas de vinagre hasta que quede una tercera parte. Mézclalo con miel y con agua y que lo beba rebajado con agua tras echar un pellizco de adianto. Esto es diurético y suelta el vientre.”

Otro: tres pellizcos de poleo, el doble de apio, que cueza en vino mezclado con agua y dáselo. Este remedio no sólo es diurético sino que también arrastra la bilis vientre abajo



Hipócrates, Sobre las afecciones internas, 44: Las piernas le pesan, si da un paseo le tiemblan y, si camina cuesta arriba, se fatiga enormemente, los brazos es como si le colgaran, le duele la cabeza y parece que se le caigan los párpados; por la noche tiene sed y evacúa los alimentos sin digerir, tal y como los ha comido. Cuando el enfermo presente ese estado, después de un baño de vapor hay que darle a beber bufalaga, euforbia o grano cnidio y, una vez se haya purgado, administrarle las mismas cosas que a los del caso anterior; al día siguiente, darle a beber dos veces un congio de leche hervida de burra con sal y, al atardecer, que cene pan y, de plato, carne de oveja cocida y pulpos hervidos en vino Que tenga un puré de lentejas preparado de la siguiente manera: hervir una cotila de lentejas y triturarlas en puré fino, a continuación mezclarle harina y rallarle silfio, echar sal y vinagre y ponerlo a cocer con ajo; echando agua sobre estas cosas hacer hervir dos o tres veces y remover todo ello con un cucharón; luego, sacándolo déjese hervir. No debe quedar demasiado espeso; añádasele también poleo hervido para que quede aromático. Los días intermedios debe provocarse vómitos cada seis días, y darse baños de vapor de vez en cuando, antes del vómito y de tomar el purgante”

Podemos resumir sus usos médicos: útil para el dolor de estómago y matriz, para paliar las flatulencias y expulsar las melenas, para las inflamaciones, convulsiones y las náuseas, para el mal de encías, contra las mordeduras de serpientes, un gran expectorante, contra la gota, ayuda en los vértigos y ante los desmayos, acelera el parto y la menstruación.

Sus aplicaciones son varias: directamente o con resina, bebido con agua, con vino, con vinagre, con sal, con miel, baños de asiento, quemado previamente o en emplasto con sal o harina.

Como has podido ver, muchos de estos usos se continúan llevando a cabo en la actualidad.

Plurimam salutem!

*Imágenes propias

domingo, 26 de marzo de 2023

MENTHA PVLEGIVM I

Con el nombre de MENTHA PVLEGIVM conocemos a nuestro estimado poleo que nos mejora en todo momento cuando nos sentimos indispuestos y nos acompaña con su agradable olor.

Son muchos los autores clásicos que nos hablan de sus características, usos y curiosidades. En esta ocasión nos centraremos en sus características principales.




CARACTERÍSTICAS

El poleo pertenece a la familia de la mentha, suele crecer en lugares húmedos como manantiales y tiene un gran número de virtudes medicinales al ser un buen tónico estomacal, es carminativo y vermífugo. Sabemos por Aristófanes que se empleaba menos que la menta y que era muy abundante en Beocia.

Es curioso que pese a sus numerosas virtudes Séneca, Controversias, VII, 3 lo califica como “cosa ordinaria”: “Todos los días me insistís en que os hable de Albucio […] Le asistía la facultad de expresar cuanto deseaba y él mismo, para demostrar que no dudaba a la hora de elegir las palabras, solía decir: «Cuando la mente se ha hecho con el asunto, las palabras lo rondan». Pero era un fastidio su sorprendente irregularidad. Era de lo más distinguido, pero nombraba también las cosas más ordinarias: vinagre y poleo y linternas y esponjas; le parecía que no había nada que no pudiera decirse en una declamación”

Marcial, Epigramas, II, 32 también se refiere a su poco valor y sencillez: “Y no faltaba un cuarto de queso de Tolosa , ni un manojo ennegrecido de poleo de cuatro años, ni una ristra pelada de ajos y cebollas, ni la olla de tu madre llena de la resina asquerosa con la que se depilan las señoras del Sumemio”

Al igual que en la Antología Palatina, Leónidas, 117: “Rechazo de la vida errante, aunque lleve consigo el vivir en la abundancia. Y elogio de la sedentaria y miserable como ésta que parece ser la del poeta, en que no hay muebles; el pan es una masa sin cocer de mala calidad preparada por sí mismo en lo que llamamos la artesa, quizá~ un simple agujero en el suelo; y el resto de los alimentos, hierbas sencillas y sal. No te consumas, amigo, en vivir vagabundo, desde una a otra tierra sin cesar rodando; no te consumas; abríguele sólo la choza vacía, calentada por un exiguo fuego, en que comas el simple masón de mediana cebada en la artesa amasado por tu mano sin otro compañero en tu mesa tener que el poleo o tomillo”

Dioscórides, III, 31 nos enumera sus diferentes denominaciones: Del Poleo [Otros blêkhrōn, otros ‘espino macho’ (arsenákanthon); los romanos pulegium; los africanos apuleium; los galos albolon, otros ‘escrofularia’ (galēopsis)”

Plinio, II, 41, 8 nos comenta que: Florece el mismo día del solsticio invernal el poleo que se pone a secar colgado en los techos y explotan las vejigas hinchadas de aire”

Cicerón, Sobre la adivinación, II también indica cuándo se produce su floración: “Vamos ya a aceptar el hecho de que existe una especie de concomitancia en el mundo de la naturaleza (una concomitancia que concedo que existe, porque son muchos los ejemplos que recogen los estoicos: pues se dice que los pequeños hígados de los ratoncitos aumentan de tamaño durante el solsticio de invierno, que el seco poleo comienza a florecer, precisamente, el día del solsticio de invierno”

También Aristóteles, Problemas, Sec. XX, se pregunta: “21. ¿Por qué el poleo, los lirios blancos y las cebollas que han sido colgados florecen en el solsticio de verano? ¿Acaso contienen un alimento sin cocer, que en invierno no se cuece por el frio, pero en el solsticio de verano, al cocer se debido a la estación, se produce el crecimiento? Pero este crecimiento se agota rápidamente por no tener riego. Efectivamente, la planta se seca al no tener ninguna fuente de aporte ni ninguna irrigación, como ocurre entre los escitas, que, por nevar mucho, el trigo aguarda y luego crece rápidamente.”

Columela XII, 7 nos habla sobre su recogida y conservación: “Qué hierbas se aliñan en cada una de las estaciones del año,  y de qué manera. Preparadas estas cosas convendrá coger para el gasto, hacia el equinoccio de primavera, pella y tallo de col, alcaparra, tallos de apio, ruda, apio caballar con su tallo antes que salga del zurrón, tallos de férulas antes que se desenvuelvan , la flor muy tierna de la zanahoria silvestre o cultivada con su tallo, la flor sin abrir de nueza blanca, la del espárrago, la del brusco, la de la nueza negra, la de la hierba puntera, la del poleo, la de la hierba gatera, la de la lapsana, la del hinojo marino y su tallo que se llama pie de milano. Todas estas hierbas se guardan muy bien con un mismo aliño, esto es, mezclando dos partes de vinagre con una de salmuera fuerte […] Conviene secar en la casería por muchos días, hasta que se marchiten, las pellas y los tronchos de col, las alcaparras, el hinojo marino, el poleo y la yerba puntera, y en seguida encurtirlas del mismo modo que la férula, la ruda, la ajedrea y el orégano.”

Cicerón, Cartas a los familiares, 330 (XVI23) (Tusculano, 27 o 28 de mayo, del 44), destaca su dulzor como una de sus características: “Pero tampoco quiero apartarte de tus obligaciones: ‘la caridad bien entendida...’. Mañana espero a Lepta y a +N+ ante cuya ruda tendré que usar el poleo dulce de tu conversación. Adiós.”

En otras entradas comentaremos sus usos, tanto culinarios como medicinales.

Plurimam salutem!

Imagen extraída de la wikipedia